Las fórmulas que plantea Alejandro Micco para ir en ayuda de grandes empresas afectadas por la crisis del Covid-19

El economista y exsubsecretario de Hacienda del gobierno de la expresidenta Bachelet, Alejandro Micco plantea dos fórmulas de ayuda a las grandes corporaciones, si es que el Estado decidiera otorgarles liquidez.


Ayudar o no a las grandes empresas. Ese ha sido uno de los debates que se ha instalado en las últimas semanas debido a la compleja situación derivada de los efectos de coronavirus.

En ese contexto, el gobierno no termina de cerrar la puerta a una eventual asistencia, mientras los expertos analizan distintas fórmulas para ir en su auxilio. Una de ellas es que el Estado tenga participación en estas compañías.

En conversación con Pulso TV, el economista y exsubsecretario de Hacienda del gobierno de la Presidenta Bachelet, Alejandro Micco, entró de lleno al debate, y comentó que “situaciones extraordinarias requieren de medidas inusuales”. Y precisamente en esa línea se abrió a la idea de hacer uso de los mecanismos que fueran necesarios, incluso aquellos que pudieran significar que el Estado tenga voz y voto a la hora de una toma de decisión dentro de esas empresas.

“Si es que uno le hace un apoyo a una empresa por US$100 millones, por ejemplo, y que forman parte de los ingresos de los chilenos y de los que aquí vivimos, obviamente se requiere que exista salvaguardas respecto a que esa liquidez que se le está dando a las empresas, se protegida en pos del bien común”, dijo Micco.

Bajo esta lógica, planteó entonces dos mecanismos posibles para ir ayuda de estas grandes corporaciones. La primera vía es darle liquidez por medio de un crédito, en cuyo caso, dice Micco, el Estado no podría intervenir directamente en la propiedad, pero sí podría poner una serie de covenants para restringir determinadas acciones hasta tanto no se pague completamente la deuda.

“Un ejemplo de estos convenants es que con la firma del crédito o de la garantía de ese préstamo, se le diga a las empresas que no pueden tener reparto de utilidades durante este período o que los salarios de los ejecutivos tiene que estar congelados”, plantea.

La segunda vía es la que se usó en Estados Unidos durante la crisis financiera de 2008, y que es cuando el Estado pone capital directo en la empresa. “Y en ese punto es más lógico pensar que al poner capital yo también pueda tener acceso al directorio”.

En todo caso, y respecto a ambos planteamientos, Micco apunta más bien al segundo, si es que se decidiera dar un apoyo de liquidez a una mega empresa.

Comenta

Imperdibles