Apple supera por poco las estimaciones y el iPhone obtiene mejores resultados de lo que se esperaba

Las ventas del iPhone y el iPad de Apple fueron mejores de lo esperado durante el trimestre, aunque otros productos -incluidos los Mac y los wearables- no alcanzaron las previsiones. Los servicios, un área de crecimiento clave para Apple, no alcanzaron las estimaciones.


Los resultados del tercer trimestre de Apple superaron por poco las estimaciones de Wall Street, aliviando la preocupación de que los problemas en la cadena de suministro y la inestabilidad de la economía hicieran estragos en las ventas del gigante tecnológico.

Los ingresos aumentaron un 2%, hasta los US$ 83.000 millones, en el periodo que finalizó el 25 de junio, frente a la previsión media de los analistas de US$ 82.800 millones. Los beneficios ascendieron a US$ 1,20 por acción, superando la proyección de US$ 1,16, lo que contribuyó a que las acciones subieran hasta un 4,2% en las últimas operaciones.

Las ventas del iPhone y el iPad de Apple fueron mejores de lo esperado durante el trimestre, aunque otros productos -incluidos los Mac y los wearables- no alcanzaron las previsiones. Los servicios, un área de crecimiento clave para Apple, no alcanzaron las estimaciones.

Con todo, las cifras del iPhone sugieren que Apple está capeando una desaceleración del gasto en teléfonos inteligentes. La compañía también ha demostrado que puede sortear las limitaciones de la cadena de suministro, alimentadas en parte por los paros de Covid-19 en China. En abril, Apple advirtió de que los problemas podrían reducir los ingresos del tercer trimestre entre US$ 4.000 y US$ 8.000 millones.

En este contexto, las últimas cifras fueron un alivio. Amazon.com, que también presentó sus resultados trimestrales el jueves, tranquilizó a los cautelosos inversores en tecnología con unas ventas superiores a las esperadas y una previsión optimista.

El consejero delegado de Apple, Tim Cook, reconoció en una entrevista con Emily Chang, de Bloomberg Television, que la compañía estaba lidiando con “cierta suavidad” y una economía más lenta, pero dijo que espera que los ingresos se recuperen en el cuarto trimestre. Apple no proporcionó orientación específica para el período, continuando un enfoque que adoptó al principio de la pandemia.

Aunque le está yendo mejor que a otros fabricantes de tecnología, Apple se ha vuelto más cautelosa al enfrentarse a una economía en declive. El fabricante del iPhone tiene previsto ralentizar la contratación y el gasto de algunos equipos en 2023, según informó Bloomberg a principios de este mes. Antes de publicar sus resultados el jueves, las acciones de Apple habían caído alrededor de un 11% este año, superando ligeramente al índice S&P 500.

Apple tuvo problemas para conseguir suficiente suministro el pasado trimestre después de que las precauciones de China (Covid-19) cerraran algunas fábricas y obstaculizaran las entregas. Estos problemas han disminuido, pero no han terminado.

La dura postura de China contra el virus ha provocado algunas restricciones de producción para el proveedor Foxconn, incluso esta semana. El fabricante, junto con otros de la región, se vio obligado a operar con un sistema de “circuito cerrado” durante siete días. Eso significa que los trabajadores de la fábrica no pueden tener contacto con personas ajenas a sus plantas durante ese periodo.

En los últimos meses, Apple tampoco ha presentado muchos productos nuevos para atraer a los clientes. La compañía lanzó un iPhone SE actualizado en marzo y se espera que lance nuevos iPhones en septiembre, perdiéndose el trimestre que acaba de terminar.

Aun así, ese producto generó US$ 40.700 millones el pasado trimestre, superando las estimaciones de unos US$ 39.000 millones.

Apple generó US$ 14.600 millones en el país en el tercer trimestre, una cifra inferior a la del año anterior, pero mejor que la prevista por los analistas.

Sigue también en Pulso

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

La deforestación en la selva amazónica de Brasil aumentó más del 80% en agosto con respecto al año anterior, según mostraron datos preliminares del gobierno en septiembre.