Centros de eventos de talla mundial: la deuda de Santiago

Vistas Santiago

Foto: Andrés Pérez

A pesar de que la capital atrae negocios regionales y del mundo, la organización de la COP25, que recibirá a cerca de 25.000 personas, pondrá a prueba la capacidad de hacer grandes eventos en Chile. Desde este rubro plantean que hay poco tiempo para solucionarlo. Otros llaman al Estado a la construcción de un nuevo centro de conferencias.




La organización de la cumbre climática mundial (COP25) que se realizará a fin de año en Chile no tan solo está abriendo un debate medioambiental. Está planteando además la discusión sobre si Santiago tiene la capacidad para organizar un evento de talla mundial, que significará la llegada de cerca de 25 mil personas y a 30 posibles presidentes a Chile.

La conferencia deja en duda la capacidad del país en tema de hospedaje, seguridad, transporte y lo más importante para un evento de esta talla: un lugar donde poder hacerlo. La realidad es que fuera de los estadios deportivos, los sitios para este fin son escasos. Uno de los principales es Espacio Riesco que cuenta con una capacidad de cerca de 100.000 personas contando con sus explanadas y edificios, según datos del centro de eventos que no pudo recibir la COP25 por falta de espacio en la agenda.

Las otras opciones son CasaPiedra que puede recibir cerca de 7.602 personas, el Santiago Business & Conference Center (SBCC), ubicado en la base del parque Titanium puede realizar eventos para 2.500, entre otros.

De hecho, el gobierno anunció ayer que la COP 25 se realizará en el Parque Bicentenario Cerrillos. Un espacio que tendrá que ser totalmente transformado para la recepción de este evento de proporciones. "Hace rato que se viene conversando este problema. Muchos de los actores creemos que se necesita que el Estado invierta en algún centro de convención", comenta la directora ejecutiva y gerente comercial de Eventual Chile, Verónica García Huidobro. El director ejecutivo de SBCC, Mauricio De Nordenflycht coincide con la opinión de la empresa dedicada a la organización de eventos y comenta que "Chile es el único país en el mundo donde las infraestructura es privada y los inversionistas que operan los centros de eventos son privados".

Por su parte, la gerenta de eventos de CasaPiedra, Bárbara Campos, plantea que las dudas que puedan existir sobre el éxito de la organización de un evento como el COP25 se debe a la falta de tiempo, ya que según sus estimaciones este tipo de eventos para que salgan bien requieren años de organización y no meses como es el caso de esta conferencia.

En esa línea, Campos comenta que con una buena planificación no deben existir problemas y sobre la necesidad de más recintos para la realización de eventos de importancia en el país cometa que "es suficiente, funciona y de hecho se ha profesionalizado a través de los años y cada vez vamos funcionando mejor", dice.

Mientras que el gerente de Viña del Mar Convention Bureau, Flavio Vega, plantea que uno de los problemas que existen en Chile respecto a los centros para hacer eventos internacionales es la centralización. "Cuando se piensa en hacer un gran congreso en Chile solo se piensa en Santiago y no se piensa en otras ciudades que son muchas veces más atractivas e igualmente profesionales", dice.

Sobre la falta de lugares para realizar este tipo de eventos y la insuficiente capacidad hotelera para recibir a los asistentes a estas actividades, Vega plantea que tanto el sector privado como el público tiene que invertir en las regiones.

Chile, en comparación con el mundo, es el país número 35 y el séptimo lugar a nivel de Latinoamérica tras la realización de 119 eventos en 2017, según el último ranking disponible de la Asociación Internacional de Congresos y Convenciones (ICCA).

Comenta