Comprendiendo nuestro rol

nvaConstitucionWEB

Viernes 15, 2.25 am. Parlamentarios y presidentes de partidos anuncian el "Acuerdo por la paz social y la nueva Constitución".

El rol que tomemos en nuestras organizaciones, grupos e incluso dentro de nuestra propia familia va a ser clave, pues se viene un período cargado de alta volatilidad e incertidumbre. Para definir ese rol, es indispensable que llevemos a cabo procesos de conversación con los miembros de esos distintos colectivos.




La situación país nos tomó por sorpresa a todos, sembrando inestabilidad, miedo y confusión. "¿Qué fue lo que pasó?", "¿por qué nadie lo vio venir?" y "¿por qué no accionamos lo que tantas veces nos dijeron?", fueron las primeras preguntas que un sinfín de políticos, empresarios y expertos de las más diversas áreas han tratado de responder. Sin embargo, a poco más de un mes del estallido social, qué hacer y qué rol debo asumir muchas veces sigue siendo una nebulosa.

En el caso de los directores de empresas, estas preguntas son una verdadera preocupación. El seguir haciendo las cosas de la misma manera ya no es factible, pero hacia qué dirección avanzar tampoco es evidente. ¿Y cómo no? Si la incertidumbre está lejos de desaparecer. Iniciativas como el pacto por la paz, la agenda social y el anuncio de la creación de una nueva Constitución no han sido suficientes, manteniendo el suspenso sobre cómo será el desenlace. Sin embargo, lo que sí sabemos es que no pareciera ser pronto: con el plebiscito 2020, recién en abril sabremos si efectivamente Chile entrará en un proceso constituyente y, de ser así, este al menos se extenderá hacia finales del 2021, por lo que es probable que el actual Presidente no firme la nueva Constitución.

Frente a esto, el rol que tomemos en nuestras organizaciones, grupos e incluso dentro de nuestra propia familia va a ser clave, pues se viene un período cargado de alta volatilidad e incertidumbre. Para definir ese rol, es indispensable que llevemos a cabo procesos de conversación con los miembros de esos distintos colectivos, encontrándome con el otro, escuchándolo, empatizando, reflexionando y accionando lo que esté a mi alcance, desde mi posición, para contribuir en la generación de una mejor sociedad. Esto es muy importante, pues muchos también caen en la comodidad -y limitante- de esperar que algo externo cambie la situación, que una figura de autoridad llegue con alguna solución que calme todo y nos regrese la estabilidad, sin comprender que todos y cada uno de nosotros debemos también ser parte de este cambio.

Durante nuestro propio proceso de reflexión en Virtus, invitamos a nuestro equipo a responder dos preguntas. La primera de ellas era cómo se sentían ellos frente a la situación actual del país, y la segunda fue sobre el rol que deberíamos asumir frente a este nuevo contexto. Fue un ejercicio fascinante, donde surgieron diversas historias y puntos de vistas que nos llevaron a abrir la mente y descubrir diversas oportunidades de mejora, muchas de ellas sumamente simples y ejecutables, pero que sin estas conversaciones quizás nunca las hubiésemos considerado. Fue un proceso que nos aportó como empresa, pero también como individuos, donde me atrevería a afirmar que todos nos llevamos más de un proyecto de mejora personal desde el cual cada uno puede contribuir a abordar las demandas sociales en su círculo más inmediato, y en la misma compañía.

Usted Sr. director, ¿qué rol asumirá y qué acciones emprenderá?

Comenta