CPC presenta “compromiso empresarial” con cuatro ejes para incidir en la agenda política-económica

Para el empresariado estos cuatro ejes no se quedarán sólo en el papel o como meras propuestas, sino que los quieren concretar prontamente. Y por eso se fijaron como plazo enero de 2022.




En el marco del Encuentro Nacional de la Empresa, Enade 2021, la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC) lanzó un compromiso empresarial con Chile, con cuatro ejes y más de 50 empresas que adhirieron a este trabajo en conjunto.

En el documento se menciona que “la empresa no puede estar ajena al momento que vive nuestro país. Ha demostrado una enorme capacidad de adaptación y en la inmensa mayoría de ellas, sus talentos, sus inversiones y activos están y seguirán estando en nuestro territorio. Las empresas deben ser parte de la discusión de los principios esenciales de nuestra institucionalidad y, hoy, de la elaboración de la nueva Constitución”.

Sostienen que con este documento de compromiso empresarial “estamos convencidos que la empresa puede aportar significativamente a la resolución de esas carencias. Para muchos empresarios este es un imperativo moral”.

1) Mejores empresas para Chile

El primer eje tiene relación con mejorar el trabajo al interior de las empresas. “Creemos que es necesario seguir fortaleciendo la cultura de integridad al interior de las empresas, donde los principios éticos y de bien común guíen cada una de nuestras acciones, y así contribuir a un clima de mayor confianza, transparencia y desarrollo sostenible del país”, señalan.

En ese contexto, dicen que “queremos extender una invitación al mundo empresarial para revisar su operación, a fin de continuar buscando mecanismos que minimicen el impacto que se genera en el medioambiente”.

Asimismo, en el ámbito de la gestión de personas, “proponemos revisar y actualizar las políticas internas con sus colaboradores, para mejorar sus condiciones de trabajo y minimizar los tiempos de desplazamiento, esforzarnos permanentemente en la búsqueda del equilibrio trabajo-familia en la medida que ello sea posible. Asimismo, un esfuerzo permanente por apoyar las políticas de diversidad e inclusión. En esta misma área, se hace necesario revisar los programas de capacitación y de movilidad interna para hacerlos más eficaces”.

También dicen que “se hace necesario revisar las políticas con los proveedores, para ayudar al desarrollo de las pymes y emprendedores”. Por ello, plantean, “llamamos a renovar los esfuerzos por ofrecer a los consumidores los mejores productos y servicios, la simetría en deberes y derechos entre empresas y clientes, la transparencia en los contratos, la calidad de servicio en los procesos de posventa deben ser objetivos renovados al interior de todas las empresas”.

2) Compromiso con el desarrollo social, la equidad y la igualdad de oportunidades

El segundo punto aborda el trabajo necesario para avanzar en la equidad y en la igualdad de oportunidades. “A través de diversos mecanismos, el país ha establecido que son prioridades para un desarrollo social estable y equitativo el mejoramiento de la educación, la salud, la vivienda, las pensiones y la seguridad pública. Cualquier nuevo pacto social debe hacerse cargo de estos desafíos”, manifiestan.

Por eso, agregan. “este compromiso establece la responsabilidad de estudiar la viabilidad organizacional y de financiamiento, así como la gradualidad alcanzable de estos beneficios, junto al compromiso de continuar aportando a los esfuerzos tributarios que se han establecido en los últimos años para aumentar los recursos que el Estado destina a estos fines”. En este escenario, “estimamos muy importante el aporte de factibilidad que pueda realizar el mundo empresarial, para lograr un equilibrio y gradualidad que hagan compatible la satisfacción de estas necesidades con el crecimiento del país”, dicen.

3) Cambio climático y agua

El tercer eje tiene relación con el compromiso ambiental. En este se pretende avanzar al carbono neutralidad en un plazo aún más exigente que lo establecido en la Cop 25. De ser así, Chile tendría un rol de gran relevancia a nivel mundial y este desafío representaría una oportunidad para toda la comunidad empresarial chilena, incluido muy particularmente, el mundo del emprendimiento. “Chile aporta al mundo el 30% del cobre y el 20% del litio y tienen aquí una oportunidad para proveer de hidrógeno verde a un amplio porcentaje de la demanda mundial”.

Mencionan que “la contribución de Chile irá mucho más lejos que eliminar el 0,3% de aporte a los gases de efecto invernadero a nivel mundial. La minería, el litio y el hidrógeno verde nos generan la oportunidad de transformarnos en un país líder a nivel mundial en este proceso de transformación planetario”.

4) Nuestros territorios

Por último, indican que el tema del territorio se ha constituido en una prioridad en la agenda constitucional. “Es claro que la descentralización, la integración social y la calidad de vida de las comunidades depende de nuestra capacidad de construir ciudad, integrando la mirada ambiental, de inclusión y calidad de vida”, dicen.

Asimismo, menciona el documento que “el compromiso con los territorios tiene, a su vez, tres dimensiones: el diseño de las nuevas ciudades del Chile del futuro; propuestas específicas para la mejora de las ciudades existentes, con foco en la inclusión y la mejora de calidad de vida de sus habitantes y proponer mecanismos para la adecuada convivencia de las empresas con los territorios, avanzando hacia una mirada ciudadana del aporte empresarial en esta materia”.

Lo que viene

Para la CPC estos cuatro ejes no se quedarán como meras propuestas, sino que los quieren concretan prontamente. Y por eso se fijaron como plazo enero de 2022. “Nos proponemos trabajar intensamente para presentar las bajadas concretas de estos objetivos en la próxima Enade 2022, que se realizará en enero del próximo año”, dice el texto. Para ello se conformarán comisiones y grupos de trabajo que sistematizarán los diagnósticos y las propuestas que se formularán en las distintas áreas.

Para la CPC esta propuesta permitirá participar en la discusión pública de los temas más relevantes que estarán siendo abordados en la Convención Constitucional, “contribuyendo con la experiencia y el aporte intelectual de los especialistas. Ello enriquecerá este trabajo que asume el sector empresarial”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.