La caída de la natalidad por el Covid-19 ya está aquí

Nueve meses después de que comenzó la pandemia, las tasas de natalidad comenzaron a caer en muchas economías avanzadas, según lo que muestran primeros datos.




ROMA.- Angela Di Iorio ya quería estar embarazada de su primer bebé para esta fecha. En cambio, la italiana de 36 años, que acaba de posponer su boda por segunda vez, y comienza a preguntarse si debería tener un hijo.

“Nuestro plan siempre fue casarnos y luego formar una familia”, dijo Di Iorio, una osteópata de Roma cuyo prometido ha estado sin trabajo durante casi un año, desde que un gimnasio del que son copropietarios se vio obligado a cerrar debido a las medidas para detener la propagación de Covid-19. “Ya no tenemos el tipo de estabilidad que mi pareja y yo trabajamos tan duro por lograr. Y me estoy haciendo mayor“, dijo.

Un año después de la pandemia, los primeros datos y encuestas apuntan a una caída de nuevos bebés en muchas economías avanzadas desde los Estados Unidos hasta Europa y el este de Asia, a menudo, en los países que ya tienen tendencias descendentes en los nacimientos.

Una combinación de crisis económicas y de salud está impulsando a muchas personas a retrasar o abandonar sus planes de tener hijos. Los demógrafos advierten que es poco probable que la caída sea temporal, especialmente si la pandemia y sus consecuencias económicas se prolongan.

“Toda la evidencia apunta a una fuerte disminución en las tasas de fertilidad y en el número de nacimientos en los países altamente desarrollados”, dijo Tomas Sobotka, investigador del Centro Wittgenstein de Demografía y Capital Humano Global en Viena. “Cuanto más dure este período de incertidumbre, más efectos de por vida tendrá en la tasa de fertilidad”.

Una encuesta realizada por el grupo de investigación italiano Osservatorio Giovani entre finales de marzo y principios de abril en los cinco países más grandes de Europa occidental (Alemania, Francia, Italia, España y el Reino Unido) encontró que más de dos tercios de los encuestados que inicialmente planeaban tener un hijo en 2020 decidió posponer o abandonar planes para concebir durante el próximo año.

En los Estados Unidos, una encuesta realizada por el Instituto Guttmacher, una organización de investigación, encontró que un tercio de las mujeres encuestadas a fines de abril y principios de mayo querían retrasar la maternidad o tener menos hijos debido a la pandemia.

Brookings Institution estimó en diciembre que, como resultado de la pandemia, nacerían 300.000 bebés menos en Estados Unidos el 2021 en comparación con el año pasado. Esa estimación se basa en la evidencia de la encuesta y la experiencia histórica de que un aumento de un punto porcentual en la tasa de desempleo reduce la tasa de natalidad en aproximadamente un 1%.

Para muchos países, aún faltan meses para obtener datos detallados sobre nacimientos a finales de 2020. Donde hay números disponibles, no son alentadores.

Japón, Francia y Bélgica se encuentran entre los países que informaron caídas inusualmente abruptas en los nacimientos nueve meses después de que comenzara la pandemia, en comparación con un año antes. En Francia, el número de nacimientos en enero se redujo un 13,5% en comparación con el año anterior, una caída mucho más pronunciada que la caída mensual del 1,7% registrada en promedio durante los primeros 10 meses de 2020.

En Hungría, uno de los pocos países europeos donde la fecundidad estaba aumentando antes de la pandemia, el número de nacimientos se redujo drásticamente año tras año en diciembre.

El país más afectado hasta ahora parece ser Italia. El país tiene una de las poblaciones más ancianas del mundo y ha luchado con la disminución de las tasas de natalidad durante años, en parte como consecuencia de una economía esclerótica que dejó atrás a los jóvenes. Luego vino Covid-19, que golpeó a Italia temprano y con fuerza.

Los nacimientos en Italia cayeron un 21,6% en diciembre con respecto al año anterior, según las primeras estimaciones de la agencia de estadística italiana basadas en datos de 15 ciudades importantes. Esa es una caída mucho mayor que durante los primeros 10 meses de 2020, cuando los nacimientos disminuyeron un 3,3% en promedio. En general, en 2020, casi el doble de personas murieron en Italia sobre las que nacieron allí.

La continua emergencia sanitaria de Italia y Europa y la lucha por recuperarse económicamente significan que es poco probable que la crisis de la natalidad termine pronto. Un factor adicional es el impacto a largo plazo de las personas que no pueden iniciar nuevas relaciones durante la pandemia.

“El fenómeno de la disminución de los nacimientos ha alcanzado un nivel sin precedentes”, dijo Maria Vicario, que dirige la asociación nacional de matronas de Italia. “Los problemas que teníamos antes todavía están aquí. Además de eso, las bodas se están posponiendo y más parejas jóvenes están desempleadas. Las personas que pierden sus trabajos no pueden pensar en un embarazo “.

Históricamente, eventos traumáticos como pandemias, guerras y crisis económicas usualmente han tenido como resultado menos nacimientos. Algunas caídas de la natalidad son de corta duración y son seguidas de rebotes. Pero cuanto más dura una crisis, mayores son las posibilidades de que los nacimientos potenciales no solo se pospongan, sino que nunca sucedan, dicen los demógrafos.

Ningún repunte siguió a la crisis financiera mundial, por ejemplo. La tasa de natalidad de Estados Unidos, después de alcanzar su nivel más alto en décadas el 2007, se desplomó después de la crisis de 2008 y ha disminuido gradualmente desde entonces.

La disminución de los nacimientos es una mala noticia para las economías avanzadas. Los jóvenes impulsan la innovación, impulsan el crecimiento y son necesarios para financiar las pensiones y los sistemas de salud en sociedades que envejecen. La escasez de trabajadores dificulta el mantenimiento de la productividad en aumento.

Lo anterior es una preocupación en China. El país más poblado del mundo ya estaba en el camino de la disminución de los nacimientos debido a los efectos persistentes de su política del hijo único, abolida a finales de 2015, después de tres décadas.

Las parejas chinas ahora pueden tener dos hijos, pero muchos que estaban indecisos sobre tener un primer o segundo hijo pospusieron sus planes en 2020. Las encuestas han encontrado preocupaciones que van desde ingresos inciertos hasta el temor de contraer el virus durante los chequeos de maternidad.

Liu Xiaoqing, una mujer con 32 años de Beijing, dijo que la pandemia la puso en contra de la idea de tener un segundo hijo, que ella y su esposo habían estado considerando. La mujer, madre de un niño de 2 años dijo: “Ni siquiera puedo proteger a un niño de un gran desastre como este con absoluta certeza, y mucho menos a dos niños”.

China aún no ha publicado datos de población de 2020 a nivel nacional, pero varios gobiernos locales han informado disminuciones porcentuales de dos dígitos en el número de nacimientos que existía en 2019.

Algunos países están tratando de aumentar el apoyo financiero para el matrimonio y el embarazo. En Japón, que tiene la población más vieja de cualquier nación importante, ha incluido más ayuda para el tratamiento de fertilidad desde enero.

El número de nacimientos en Japón cayó un 9,3% en diciembre respecto al año anterior, en comparación con un promedio del 2,3% durante los primeros 10 meses de 2020.

Haruka Matsui dejó de acudir a tratamientos de fertilidad en diciembre cuando una nueva ola de casos de Covid-19 llegó a Japón. “Me resultó mucho más difícil visitar la clínica”, dijo la madre de un niño de 3 años, trabajadora y con 34 años. Matsui, que quedó embarazada de forma natural de su primer bebé, tuvo problemas para concebir un segundo antes de comenzar el tratamiento en agosto. “Voy a retrasarlo por algún tiempo, ya que no soy tan mayor”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.