El Golf 50 pide dos Fogape y Old Grangonian eleva pérdidas en más de 2.000%: los clubes sortean un año teñido de rojo

CLUB UNION EL GOLF - FACHADA - EDIFICIO - SANTIAGO - CHILE

La pandemia tuvo a los clubes nacionales prácticamente cerrados durante el año; en la gran mayoría sus ingresos tuvieron un descenso importante, y todas las analizadas –sin excepción- registraron pérdidas. Fue un 2020 para olvidar, donde los créditos Fogape y la Ley de Protección al Empleo operaron como amortiguadores.




El 20 de marzo, los clubes bajaron la cortina. El Covid-19 obligó a paralizar gran parte de sus operaciones. La emergencia así lo exigía: no podía haber aglomeraciones y, en ese sentido, cualquier actividad masiva estaba lejos de ser permitida. Las cifras tras un año de una intermitencia operacional sin precedentes fueron, por decirlo menos, austeras: lograron sortear la ola, aunque con un sinnúmero de datos en rojo, según los reportes presentados a la Comisión de Mercado Financiero (CMF).

En el barrio El Golf, el club Unión El Golf –que administra El Golf 50- vio como sus ingresos cayeron 75,29% en 2020, hasta los $583 millones, profundizando sus pérdidas. Si en 2019, obtuvieron un resultado final negativo por $666 millones, el año pasado ese dato llegó a los $1.209 millones.

Un panorama similar mostró el Valparaíso Sporting Club de Viña del Mar. La alerta sanitaria hizo que su filial Sporting Eventos y Servicios Ltda. suspendiera el 100% de sus eventos, y que la matriz lograra desarrollar carreras de caballos, pero sin público y con las agencias de apuestas cerradas casi en su totalidad. El efecto fue evidente: sus ingresos se redujeron un 38,56% -hasta los $4.609 millones- y que su última línea anotara una pérdida ascendente a los $486 millones, frente a una utilidad de $89 millones en 2019. Lo mismo con el Old Grangonian Club S.A. –ligado a The Grange School, ubicado en Chicureo-. Sus ingresos cayeron 31%, hasta los $95 millones, con unas pérdidas que aumentaron un 2.956%: de $1,2 millones a $36 millones.

Los country club y estadios mostraron un desempeño más alentador. La permanencia en el pago de las cuotas por parte de los socios, sumado a arriendos de espacios hizo que algunos lograran contener los ingresos en medio de la pandemia, aunque la última línea siguió en rojo. El Prince of Wales Country Club –ubicado en La Reina-, por ejemplo, anotó un alza de 0,6% en sus ventas, totalizando $375 millones; sin embargo, sus resultados reflejaron una pérdida que alcanzó los $77 millones, prácticamente $36 millones más que los $41 millones que habían perdido en 2019. El Marbella Country Club tuvo un resultado operacional negativo por $119 millones, menos, eso sí, que los $194 millones perdidos un año atrás, mientras que el Estadio Croata mantuvo sus números rojos prácticamente inalterables en $27 millones.

Tomando medidas: Fogape y suspensión de trabajadores

Fueron dos préstamos Fogape. El 6 de julio del año pasado, Unión El Golf obtuvo su primer crédito de este tipo –vía el BCI- por un monto de $200 millones, a una tasa de 2,9% en 42 cuotas desde enero de 2021. El segundo, vino el 19 de agosto. El banco Consorcio les aprobó un nuevo Fogape también por $200 millones. Así –reconocieron- su nivel de endeudamiento se disparó de 4 veces deuda/Patrimonio a 14,46 veces.

Este fue, no obstante, uno de los mecanismos que utilizaron los clubes para solventar un complejo 2020. La Ley de Protección del Empleo también permeó a las instituciones. Prácticamente todos traspasaron a un grupo importante de trabajadores a ese mecanismo. El Sporting, por ejemplo, vio como sus costos caían 28,4% gracias al descenso en el concepto de remuneraciones por mantener suspendidos a varios de sus empleados.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.