Encuesta Cadem: un 44% no conoce la reforma tributaria del gobierno y un 45% está en desacuerdo con ella

SANTIAGO CENTRO021 (7275797)

23.07.2020 SANTIAGO CENTRO EN CUARENTENA CAROLINA REYES / LA CUARTA CUARENTENA - PLAN - PASO A PASO - DESCONFINAMIENTO - GENTE - PERSONAS - TRANSITANDO - CAMINANDO - RECORRIDO - CORONAVIRUS - COVID 19 - PANDEMIA - EMERGENCIA SANTARIA

Según consulta realizada la semana pasada, sólo un 34% apoya el proyecto que se envió el jueves al Congreso. Por grupo socioeconómico, casi la mitad de la clase media no aprueba la iniciativa, mientras que un 56% de la población cree que no reducirá los niveles de desigualdad existentes en el país.


Un poco menos de la mitad de los chilenos (44%) conoce poco o nada de la primera parte del proyecto de Reforma Tributaria enviado al Congreso por el gobierno el jueves último, la cual apunta a recaudar un 4,1% del PIB en su totalidad; mientras que 34% conoce “algo” de esta iniciativa. Son las cifras que reveló la última Encuesta Plaza Pública desarrollada por Cadem, que se realizó a lo largo de Chile entre el 6 y el 8 de julio, que indicó además que un 20% de la población conoce “mucho o bastante” de dicha reforma.

La iniciativa, firmada por el Presidente Gabriel Boric y los ministros de Hacienda y Segpres, tiene 241 páginas y es el primero y más relevante de los tres proyectos que integran la reforma tributaria que se propone la actual administración. Los otros serán un nuevo royalty a la minería y uno que establecerá impuestos verdes. Denominado como “Proyecto de ley de reforma tributaria hacia un pacto fiscal por el desarrollo y la justicia social”, esta primera propuesta pretende recaudar 3,15% del PIB en régimen.

Sin embargo, la encuesta de Cadem indica que un 45% de los consultados está en desacuerdo con esta iniciativa, mientras que un 34% la aprueba y el resto no sabe, no responde o no entrega datos. Esta tendencia se da más o menos de la misma forma al desagregar los segmentos de los encuestados. Por ejemplo, entre las mujeres, existe un 43% de desacuerdo, versus un 32% de la opción contraria. En los hombres, la relación es 48% y 35%, respectivamente. Con respecto a los rangos por edad, el mayor rechazo está en la población de 35 a 54 años, que está en un 50% en desacuerdo, en contraposición de la aprobación de un 28%.

“Probablemente, el nivel de desacuerdo de la reforma tributaria tiene que ver más con el desconocimiento acerca de ella”, comenta Roberto Izikson, socio y gerente de Cadem, quien agrega además: “Ha sido una reforma que quedó diluida comunicacionalmente debido al debate constituyente. Por eso, la evaluación que se hace acerca de la propuesta está más relacionada con la aprobación del gobierno, que es de un 36%. O sea, casi igual que el porcentaje que está de acuerdo con la reforma. No está en la mente de los chilenos”.

Donde también hay una brecha importante es en la clase media: según la encuesta Cadem, un 28% aprueba la reforma tributaria versus un 47% que tiene la opinión contraria. La diferencia es aún mayor en los sectores económicamente de menores ingresos, donde más de la mitad (53%) no está de acuerdo con la reforma y un 24% la apoya, mientras que en el grupo de mayores ingresos es el único donde gana el acuerdo (42%), versus el desacuerdo (41%).

Cabe recordar que el proyecto del actual Gobierno tiene como uno de sus principales objetivos el financiamiento de otras reformas estructurales como la ampliación de derechos sociales, la diversificación productiva y la descentralización. “La reforma busca atender las inequidades explicadas a través de un nuevo sistema tributario que distribuya de mejor manera las cargas entre las personas, en proporción a sus capacidades y recursos”, describe el texto presidencial que se presentó junto al proyecto.

Diferencias históricas

Otro aspecto que toca la encuesta es la comparación entre dicha reforma con las de los anteriores gobiernos. La reforma propuesta por el actual gobierno tiene un similar conocimiento a la del promedio de los cuatro años del segundo mandato de Bachelet, alcanzando en ambos casos un 20% de consultados que se ha informado “mucho o bastante”. En la última administración de Piñera, el mismo ítem logró un 13%.

Con respecto al momento de presentación de sus respectivas reformas tributarias, en la de la expresidenta (abril de 2014) un 52% de los chilenos la aprobaba, versus un 24%. En el caso del mandatario de centroderecha un 40% aprobó la presentación de la “Modernización Tributaria” de agosto de 2018, cifra seis puntos más alta que lo sucedido esta semana con la del gobierno liderado por Boric.

En este punto, Izikson cree que la evaluación de la ciudadanía podría tener que ver con la comparación de la primera reforma tributaria de Bachelet con la de ahora. “Era el corazón de su programa (Bachelet), pero ha pasado el tiempo y la gente siente que no hubo grandes cambios. También tuvimos una reforma tributaria con Piñera. Todos los gobiernos están recurriendo a esa fórmula por razones políticas, lo que hace que pierdan su credibilidad”, concluye el socio y gerente de Cadem.

Hilando más fino, la encuesta consultó sobre ciertos aspectos específicos de la reforma. Así, un 77% se mostró a favor del impuesto especial que va entre 1% a 1,8% para las personas con un patrimonio superior a los US$4,9 millones; mientras que 70% aprueba la propuesta de aumentar el tramo de impuestos para las personas con sueldos mayores a $4 millones, cifra similar a quienes están de acuerdo con disminuir la tasa tributaria a las empresas que inviertan en productividad e innovación.

Por otro lado, más de la mitad de los consultados (59%) estima que esta reforma ayudará a financiar programas sociales en educación, pensiones, vivienda y salud, versus un 39% que opina lo contrario. Sin embargo, un 56% de los consultados en la Encuesta Plaza Pública desarrollada por Cadem estima que el proyecto no reducirá los niveles de desigualdad existentes en el país.P

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

El timonel del gremialismo fue increpado justo en el momento en que ingresaba a Canal 13 para participar del programa Mesa Central. Francisco Muñoz, más conocido como Pancho Malo, junto a un grupo de personas que se hacen llamar "Patriotas", acusaron al senador de "traidor" mientras se impedía su paso.