Entrevista con Economista jefe de Itaú, Miguel Ricaurte: "El Banco Central podría haber esperado un poco antes de subir la tasa"

Imagen Miguel Ricaurte 02




¿Cuál es la primera lectura que hace del Imacec de septiembre de 2,3%? ¿La desaceleración ha sido más fuerte de lo esperado?

-El dato nos sorprendió al alza (esperábamos, una expansión de 2,0%), siendo el desempeño de servicios llamativamente robusto.

En todo caso, tras cerrar el trimestre con un crecimiento menor a 3%, junto con señales mixtas en lo que respecta a confianza privada y al desempeño del mercado laboral, se hace evidente que la moderación en la actividad en la segunda parte del año va más allá de la base de comparación elevada, y revela vientos de proa para la recuperación esperada.

Es positivo que, en el margen, la minería esté mostrando señales de recuperación.

Con esta cifra la actividad acumula un alza de 4,2% entre enero y septiembre, ¿está en riesgo el crecer al 4%?

-Aún es posible que la economía crezca 4%. Nuestra proyección de 3,8% tiene un sesgo al alza, y serán determinantes las cifras de los próximos meses.

Dado este escenario, ¿el Banco Central se apuró en subir la tasa de interés en octubre?

-El Banco Central fue muy cuidadoso en armar una narrativa que desde la Reunión de Política Monetaria de septiembre apuntando a un alza en octubre. Sin embargo, mantenemos la visión que esta alza fue prematura, tal que el Central podría haber esperado un poco más antes de subir tasas de modo de confirmar si su escenario de proyección se materializaba.

¿El Banco Central debería ahora esperar hasta el próximo año para volver a subir la tasa de interés?

-Dada las dudas respecto de la robustez de la actividad doméstica y la elevada incertidumbre en el escenario internacional, estimamos que el BC esperaría hasta el primer trimestre del próximo año antes de volver a subir la TPM.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.