Frío y contaminación: la recurrente lucha que viene en los próximos meses

ContaminacionStgoWEB

Pensar qué medidas son mejores para combatir la mala calidad del aire cuando las lluvias que limpian son cada vez más escasas, y cómo hacer frente a las bajas temperaturas cuando son más heladas año a año son los desafíos permanentes para el gobierno y organizaciones.




Anuncio de restricción vehicular y bajas temperaturas son panoramas habituales en cada invierno. Pero lo que de verdad preocupa es la calidad del aire, que sin duda en la Región Metropolitana va empeorando y cada vez son más días en que la Intendencia hace un llamado a evitar realizar alguna actividad física durante esta época. Además, las lluvias en la ciudad son más escasas, por lo que existen menos oportunidades de limpiar el aire.

Desde el Ministerio del Medio Ambiente comentaron que ante este invierno mantendrá su plan de casi 20 años para enfrentar la contaminación en Santiago. Según cifras de esta cartera el sector que más aporta a la contaminación en la Región Metropolitana es el residencial (leña 38%), seguido por el sector transporte (20%) y el industrial (18%).

En este sentido, la seremi lleva un programa de recambio de calefactores; en el sector transporte la implementación de nuevos buses eléctricos y para las empresas se realiza la fiscalización de la normas de emisiones. "Entre más cerca estemos de este cumplimiento, tendremos menos episodios (de preemergencia y emergencia), en el intertanto, seguimos estableciendo estas medidas extraordinarias (restricción vehicular, paralización de industrias y prohibición del uso de leña)", dice el seremi Metropolitano, Diego Riveaux, quien comenta que las iniciativas contra la contaminación van más allá del invierno.

Mientras que para enfrentar las bajas temperaturas las posibilidades de calefacción en Santiago son variadas como los paneles, la estufa a gas, parafina o electricidad, donde las preocupaciones de la gente son si el precio de estos servicios seguirá subiendo.

Situación de calle

Pero donde existe más preocupación con la llegada del frío por parte del gobierno y distintas organizaciones es por las personas que se encuentran en situación de calle.

El Ministerio de Desarrollo Social (MDS) hará frente a esta época con su programa de Noche Digna que entregará alojamiento y atención en la calle durante el invierno. Además del Plan Código Azul, que ofrecerá servicios de emergencias, alimento y abrigo durante la temporada invernal (ver gráfico).

En esa línea, el ministro de la cartera, Alfredo Moreno, comenta que la principal tarea de este programa, que comenzó el año pasado, es buscar "reducir el número de personas que mueren o se enferman mientras están en la calle. Ese es el esfuerzo que hacemos, es una tarea de emergencia", comenta. El secretario de Estado destaca que este año el presupuesto de la iniciativa es casi el doble que el del 2018, donde se suma el aporte que hace el sector privado. El monto para este plan durante el 2018 para Santiago fue de cerca mil millones de pesos, por lo que para este año serían dos mil millones de pesos.

Por su parte, el Hogar de Cristo se encuentra enfocado en impulsar el plan piloto de su programa Vivienda Primero, que busca darle un lugar donde vivir a las personas que han estado un largo tiempo en situación de calle. Esta iniciativa, que es trabajada con el Ministerio de Vivienda y MDS, contempla un acompañamiento para el proceso de adaptación de los beneficiados a su nuevo estilo de vida

El director social Nacional del Hogar de Cristo, Paulo Egenau, si bien valora las medidas como el Código Azul, hace un llamado a no solo poner los esfuerzos ahí, ya que lo ve como "un tipo de respuesta paliativa dentro de un contexto de emergencia climática que contribuye a la atención, asistencia y protección de las personas en situación de calle, pero en ningún caso nos parece que sean una solución definitiva, única y permanente".

Imagen PUL CIUDAD plan de invierno 100519

Comenta