Gigantescos estímulos fiscales salen al rescate en Estados Unidos y Alemania

Se trata de los dos paquetes más grandes desplegados hasta el momento, en medio de la crisis por coronavirus.


Los grandes bancos centrales ya habían bajado tasa, inyectado liquidez y anunciado programas de compra de bonos, en acciones sincronizadas que se anticipaban al daño económico que está generando el coronavirus alrededor del mundo. Pero de acuerdo al mercado, la academia y los organismos multilaterales, nada de eso era suficiente si no se desplegaban estímulos fiscales y, aunque ya se habían tomado medidas en algunos países como Chile, España, Italia y Nueva Zelandia, la primera economía mundial y la primera economía europea no habían hecho lo propio.

Eso hasta este miércoles. “Por fin el Senado ha llegado a un acuerdo bipartidista sobre un paquete de ayuda histórica para esta pandemia”, dijo el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, cerca de las 1:30 de la madrugada del miércoles, tras la aprobación de un paquete de US$2 billones (millones de millones), lo que equivale al 9% de su PIB.

"En lugar de aceptar un proyecto de ley partidista tan fundamentalmente defectuoso, los demócratas del Senado han estado trabajando duro en un proyecto de ley bipartidista con el secretario del Tesoro Steven Mnuchin y el presidente (Donald) Trump", dijo por su parte el líder de la minoría del Senado, Chuck Schumer

Aunque la propuesta inicial del mandatario estadounidense contemplaba alrededor de US$1,6 billón, las exigencias demócratas para aumentar el respaldo a los hogares y al sistema de salud terminaron incrementando el paquete.

De esta manera, para hospitales y para el aumento de la capacidad médica se consiguieron US$150.000 millones; mientras que a las familias se les harán pagos directos y únicos de US$1.200 a los adultos que ganan hasta US$75.000 al año y US$2.400 a parejas que ganas hasta US$150.000, además de pagos de US$500 por niño.

Mercado satisfecho

Pero era la ayuda a las grandes empresas la que mantenía en vilo al mercado, que anticipando el acuerdo en Wall Street anotó el mayor incremento diario observado desde 1931. Y este miércoles, aunque un poco dubitativo al comienzo de la jornada, terminó cerrando con alzas 2,39% en el Dow Jones y 1,15% en el S&P 500, con lo cual consiguió por primera vez desde febrero registrar dos días consecutivos de ganancias.

Los inversionistas decidieron celebrar el fondo de US$500.000 millones que se destinará al mundo empresarial. En el detalle, US$425.000 millones serán administrados por la Reserva Federal, la cual ofrecerá préstamos a empresas en dificultades. En tato, los otros US$75.000 millones se reservarán para préstamos específicos por industria, como los US$50.000 millones asignados a aerolíneas.

El soporte alemán

La reacción de Wall Street tuvo su correlato en el Dax alemán. Aunque buena parte de la sesión presentó bajas, consiguió cerrar en terreno positivo, con alza de 1,79% gracias al plan fiscal que aprobado este miércoles en el Bundestag.

El parlamento alemán aprobó la iniciativa económica de la canciller Angela Merkel, de manera que se desplegarán US$810.000 millones, correspondientes al 22% del PIB, para enfrentar al coronavirus, que también se propaga con fuerza en tierras germanas.

También considerando un aumento del gasto en hospitales y ayudas, en este caso el fondo para prestar ayuda a las empresas totaliza 600.000 millones de euros (US$652.730 millones).

Estados Unidos: US$2 billones

Se proporcionarán US$150.000 millones para el sistema de salud; la mayoría dirigidos a hospitales y al aumento de la capacidad del equipo médico. Para ayudar a las familias se harán pagos directos y únicos de US$1.200 a los adultos que ganan hasta US$75.000 al año y US$2.400 a parejas que ganas hasta US$150.000, además de pagos de US$500 por niño. En la misma línea, se aumentarán los beneficios del seguro de desempleo en US$600 por un máximo de 4 meses. Para las grandes empresas se tiene contemplado un fondo de US$500.000 millones, de los cuales US$425.000 irán a la Fed, que ofrecerá préstamos a empresas en dificultades, mientras que los otros US$75.000 millones se destinarán a préstamos específicos por industria.

Alemania: US$810.000 millones

Se financiará un presupuesto suplementario por 156.000 millones de euros (US$169.000 millones), lo que equivale a cerca del 4,5% del PIB, para desplegar un mayor gasto social y un fondo de liquidez de 50.000 millones de euros dirigido a trabajadores independientes. Para respaldar a las empresas se creó un fondo de rescate de 600.000 millones de euros. De esos, 100.000 millones de se facilitarán en préstamos, a través del banco estatal de desarrollo KfW, la misma cantidad será destinada a participaciones de capital en empresas, mientras que 400.000 millones de euros se usarán en garantías. Además, el banco estatal KfW va a disponer de 500.000 millones de euros para aumentar la liquidez de las empresas alemanas.

Chile: US$11.750 millones

Del paquete presentado la semana pasada por el gobierno, alrededor de US$1.400 millones serán dirigidos al presupuesto de Salud Pública. Para respaldar los ingresos familiares, se destinarán US$130 millones para financiar un bono a trabajadores independientes, se creará un fondo solidario de US$ 100 millones para atender emergencias sociales derivadas de las caídas de ventas del microcomercio local y se aportará hasta US$2.000 millones para garantizar la sostenibilidad del fondo de cesantía solidario. En materia tributaria, se comprometen hasta US$2.400 millones para cubrir la suspensión de los pagos provisionales mensuales (PPM) del impuesto a la renta de empresas por los próximos 3 meses y US$770 millones para la anticipación a abril de la devolución de impuesto a la renta a las pymes, entre otros.

Comenta