IPC + 18%

Banco Estado

Es tiempo, como se hizo en el gobierno del presidente Patricio Aylwin permitir repactar las deudas tributarias, con un interés razonable, y que más razonable que un interés nominal de 3,5% anual que está dando el mercado financiero.




Se dice que las crisis sacan lo mejor y lo peor de cada uno de nosotros. Y en esta ocasión hemos visto como todos y cada uno ha tenido que contribuir para superarla.

Primero, el Estado ha reasignado fondos y se ha endeudado para otorgar subsidios y garantizar créditos. Luego los bancos, que van a manejar créditos a tasa nominal de 3,5%, con garantías que no cubren el 100% de la obligación y que tienen deducibles que, en caso de no pago, deberán asumir ellos, sin perjuicio de la obligación de postergar el pago de las cuotas de créditos preexistentes, poniendo en riesgo su liquidez en el corto plazo. También las compañías de seguro, que deberán cubrir la proporción de las cuotas que cuenten con seguro de cesantía, incluso en los casos de suspensión total o parcial del contrato de trabajo. Los trabajadores han debido renunciar a su remuneración y acogerse al seguro de cesantía en el caso de suspensión del contrato de trabajo. Y los accionistas de sociedades anónimas, grandes o pequeñas, no podrán recibir dividendos si la empresa se acogió a los beneficios de protección al empleo en este período.

Todos están renunciando a sus beneficios, o incluso están arriesgando su patrimonio en este proceso. Sin embargo, la Tesorería General de la República no renuncia ni corre riesgo alguno, ya que, si bien se otorgó plazo para pagar el impuesto a la Renta y el IVA a las pymes, y se comprometió a suspender los procesos de cobranza judicial, por los impuestos adeudados y no pagados sigue cobrando IPC + 18% de interés anual. Tesorería señala que si pago mi deuda me condonarán el 65% de los intereses, lo que significa que cancelar mi obligación me cuesta IPC + 6,3% de interés anual, una tasa alta, pero de mercado. Pero si decido renegociar mi deuda, y a menos que sea una persona natural con base de impuestos inferior a $53 millones, o una empresa con ventas inferiores a 350.000 UF, me cobrará el monto reajustado más un interés de 18% anual.

Hoy muchas empresas se están acogiendo al crédito con garantía estatal Fogape a una tasa 3,5%. Sin embargo, muchos de ellos no utilizarán este financiamiento como capital de trabajo, sino que lo usarán para pagar sus obligaciones tributarias vencidas, dado que no es sostenible renegociar esta obligación a IPC + 18% anual.

Es tiempo, como se hizo en el gobierno del presidente Patricio Aylwin permitir repactar las deudas tributarias, con un interés razonable, y que más razonable que un interés nominal de 3,5% anual que está dando el mercado financiero.

-La autora es Socia Recabarren & Asociadas y presidenta Celet

Comenta