Jean-Claude Trichet y Martin Wolf advierten que persisten los peligros vistos en la crisis financiera

Al ex presidente del Banco Central Europeo le preocupan los niveles de deuda de los países en desarrollo, mientras que el columnista de FT critica que las políticas no apuesten por una transformación.


Políticas mal enfocadas y riesgos relativos al endeudamiento, son parte de los factores que hacen que persistan los peligros que una vez arrastraron a la crisis financiera que este mes cumple diez años. Así lo afirman dos grandes personalidades de la escena económica mundial: Jean-Claude Trichet, ex presidente del Banco Central Europeo (BCE), y Martín Wolf, editor asociado y principal comentarista económico del Financial Times, quienes por separado encienden las alarmas.

En entrevista con la agencia AFP, Trichet asegura que “ahora se reconoce que el sobreendeudamiento masivo de las economías avanzadas fue un factor clave en el origen de la crisis financiera mundial de los años 2007 y 2008”, principio desde el cual analiza la situación actual, sin buenas noticias para los mercados emergentes.

“El crecimiento de la deuda, en particular de la deuda privada, de países avanzados se ha desacelerado, pero esa desaceleración es compensada por la aceleración del endeudamiento de los emergentes”. Para el economista que estuvo al frente del BCE cuando llego la crisis financiera, desde 2003 hasta 2011, la situación actual “vuelve el sistema financiero mundial al menos tan vulnerable, sino más, que en 2008”.

Vuelta al pasado

El la columna “Por qué ha cambiado tan poco desde el crash financiero”, publicada ayer en el Financial Times, el análisis de Martin Wolf pone acento en cómo las políticas desplegadas post crisis se han enfocado en volver a una situación del pasado, en lugar de mirar al futuro, marco en el que sostiene que “una mejor versión del mundo anterior a 2008 simplemente no funcionará”.

Indica que pretender volver a una situación previa a una crisis ya ha demostrado ser un fracaso, tal como ocurrió luego de la Primera Guerra Mundial, cuando muchos pretendían que la economía debía volver al patrón oro. Desde su punto de vista, es un mejor ejemplo la reacción que hubo tras la estanflación de 1970: “en los años ochenta se produjo un cambio radical de ideas sobre el papel del Estado y los mercados, los objetivos de la política macroeconómica y el trabajo de los bancos centrales (…) el objetivo fue una transformación fundamental”, afirma.

Para Wolf, tras la crisis financiera se ha intentado seguir la primera ruta. “La crisis financiera fue un fracaso devastador del mercado libre que siguió a un período de creciente desigualdad en muchos países”, pese a esto Wolf considera que “los responsables de formular políticas apenas cuestionaron las funciones relativas del gobierno y los mercados”.

Asimismo, destaca que “pocos cuestionan el valor de las vastas cantidades de actividad del sector financiero que seguimos teniendo, ni reconocen los riesgos de nuevas crisis financieras importantes”.

Una década atrás EEUU estatiza Fannie y Freddie

El 6 de septiembre de 2008, el entonces secretario del Tesoro de Estados Unidos, Henry Paulson, informó que las firmas de crédito hipotecario, Fannie Mae y Freddie Mac, pasarían a estar bajo la tutela del Estado.

“Son tan grandes y están tan entrelazadas con nuestro sistema financiero que una falla de cualquier tipo podría causar un gran turbulencia en nuestros mercados de aquí en casa y alrededor del mundo”, sostuvo en esa ocasión Paulson.

El ex presidente, George W.Bush, también tuvo que dar explicaciones e indicó que la intervención a las dos compañías hipotecarias más grandes del país se debe a los “riesgos inaceptables” de la economía. Aunque sostuvo que era una medida temporal, hoy Fannie y Freddie siguen siendo empresas públicas.

Seguir leyendo