La desigualdad perdura en EEUU pese a expansión récord de su economía

Capitolio

Foto: AFP

Las principales ventajas de una economía fuerte todavía están sesgadas hacia los blancos, los hombres y los altos ingresos, según un estudio anual del Instituto de Política Económica.


En el undécimo año de una expansión récord, la creciente ola de la economía de Estados Unidos no ha levantado todos los barcos por igual, al menos en lo que respecta a los salarios.

El desempleo se encuentra al nivel más bajo de los últimos cincuenta años, y los salarios han estado cobrando fuerza en todos los ámbitos, pero las principales ventajas de una economía fuerte todavía están sesgadas hacia los blancos, los hombres y los altos ingresos, según un estudio anual del Instituto de Política Económica.

Los resultados contradicen las afirmaciones clave de Donald Trump. El presidente dice con frecuencia que la economía va mejor que nunca y argumenta que los sectores demográficos previamente olvidados se están beneficiando de un "auge del trabajo manual".

Si bien ha habido mejoras graduales para muchos, algunas disparidades en realidad se han agravado con el tiempo, como la brecha salarial entre negros y blancos, que ahora es mayor que en el 2000. Junto con el ajuste de los mercados laborales, la legislación sobre el salario mínimo a nivel local ha contribuido a generar algunas de las ganancias para los trabajadores de bajos ingresos, según muestran los datos del EPI.

En los últimos veinte años, en los cuales ha habido dos expansiones y una recesión, el crecimiento salarial ha sido más rápido para los trabajadores mejor pagados. Ello pone en perspectiva los datos de los informes laborales del Gobierno, que en algunos meses recientes han mostrado ganancias para la mayoría de los trabajadores que superan a los de la clase gerencial.

Los trabajadores con educación universitaria solo recuperaron su nivel salarial anterior a 2008 el año pasado. A los hombres con un título universitario estándar se les paga aún más que a las mujeres con un título más alto, y a los trabajadores negros con cierta educación universitaria se les paga menos que en 2000. No obstante, la mayoría de los trabajadores negros experimentaron un mayor crecimiento salarial entre 2018 y 2019 que en cualquier año desde 2000, según el informe.

Los trabajadores hispanos fueron el único grupo étnico que registró un aumento de los salarios en todos los niveles de educación de 2018 a 2019. Aún así, en casi todos los niveles, a los trabajadores hispanos y negros se les pagaba menos que a los empleados blancos.

Hay disparidad incluso cerca de la cima. Por ejemplo, los hombres en el percentil 95 obtuvieron un aumento salarial del 37% en los últimos 20 años, aproximadamente el doble que los del percentil 90. En cuanto a la mediana, los salarios aumentaron solo un 3,4%. Y en el 0,1% más alto, los ingresos crecieron a más del doble del ritmo del grupo del 1%.

Los hombres con salarios más bajos lograron un crecimiento salarial más rápido que los de ingresos medios, con un aumento del 12% en el percentil 10 y un aumento del 10% en el 20 percentil. Pero esas ganancias entre los trabajadores peor pagados se concentran durante las expansiones económicas, con una aceleración de los salarios durante unos años en los ciclos de auge y después una contracción.

Esta es una de las razones por las cuales los responsables de política de la Reserva Federal se sienten cómodos dejando tasas de interés en niveles históricamente bajos por ahora. El presidente Jerome Powell ha dicho que el crecimiento comienza a llegar a quienes están al margen.

La legislación sobre el salario mínimo también ayudó con los salarios. Los sueldos aumentaron un 18% para el 10% de los trabajadores con salarios más bajos en los estados donde se promulgó la legislación sobre el salario mínimo en los últimos siete años. Y aumentaron solo un 9% en regiones sin esas leyes.

Comenta