Escala tensión entre China y Estados Unidos tras arresto de heredera de la empresa Huawei

Meng Wanzhou

Canadá detuvo el 1 de diciembre a la directora financiera dela firma para ser extraditada a EEUU, mismo día en que las potencias mundiales acordaron una pausa en la guerra comercial. China pide una explicación.




Un arresto concretado en Canadá podría derrumbar la "pausa" de 90 días en la guerra comercial entre EEUU y China.

Se trata de la directora financiera del gigante tecnológico chino Huawei, Wanzhou Meng, quien fue detenida por las autoridades canadienses para eventualmente ser extraditada a EEUU por la supuesta violación de las sanciones impuestas por Washington contra Irán.

El Ministerio canadiense de Justicia informó en un comunicado que Meng, quien además es hija del fundador del gigante tecnológico y es vista como la heredera de la compañía, fue arrestada en Vancouver el pasado 1 de diciembre.

De hecho, la detención se produjo el sábado, mismo día en que los presidentes de las mayores potencias mundiales, Donald Trump y Xi Jinping, pactaron en Buenos Aires una suspensión temporal en la guerra comercial a la espera de nuevas negociaciones.

El periódico The Globe and Mail señaló que el arresto y extradición de Wanzhou fueron solicitados por las autoridades estadounidenses por la supuesta violación de las sanciones económicas impuestas por EEUU contra Irán.

Con este telón de fondo, China -al igual que los mercados en todo el mundo (ver recuadro)- no tardó en reaccionar luego de que se diera a conocer el arresto el miércoles por la noche.

"China ha presentado una queja formal a la parte canadiense y a la estadounidense pidiéndoles que expliquen inmediatamente la razón de la detención y liberen a la persona detenida", afirmó el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de China, Geng Shuang, en una rueda de prensa en Beijing.

Lo anterior, en momentos en que los detalles del caso se mantienen en secreto por orden judicial. "Por lo que sé, Canadá y EEUU no han dado ninguna explicación sobre la razón de la detención", añadió Geng, quien aseguró que esta detención "viola los derechos humanos de la persona detenida".

Con todo, hoy se realizará una audiencia para determinar si la alta ejecutiva de Huawei es puesta en libertad bajo fianza mientras se decide su extradición a EEUU.

Las autoridades estadounidenses han advertido que Huawei supone una amenaza para la seguridad nacional por sus supuestos lazos con el Gobierno chino y sus servicios de seguridad. Es más, Washington se niega desde 2011 a comprar servidores fabricados por Huawei, y el Pentágono prohibió en mayo pasado la venta de teléfonos del fabricante chino en sus bases.

Senadores estadounidenses solicitaron hace dos meses al Gobierno canadiense que prohiba el uso de equipos producidos por Huawei en las redes de telecomunicaciones del país por temor a que el Ejecutivo chino sea capaz de utilizar esos equipos para actividades de espionaje.

La empresa, por su parte, aseguró que la compañía cumple "con todas las leyes y regulaciones aplicables donde opera" y que su directora financiera Wanzhou Meng, arrestada por las autoridades canadienses para ser extraditada a EEUU, no ha cometido ninguna infracción.

"La compañía ha recibido muy poca información con respecto a los cargos y no tiene conocimiento de ninguna infracción por parte de la señora Meng. La empresa cree que los sistemas legales canadienses y estadounidenses finalmente llegarán a una conclusión justa", apuntó en un comunicado difundido a través de las redes sociales.

Sin embargo, el diario independiente South China Morning Post publicó ayer que en una charla interna con los empleados de Huawei en octubre, en la que Meng estuvo acompañada de su padre y fundador de la compañía, Ren Zhengfei, ésta habría señalado que existen escenarios en los que la empresa "puede sopesar los costos y aceptar los riegos de no cumplir con las leyes".

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.