Las nuevas opciones para el financiamiento de las pymes

Leasing, crowdfunding y factoring, están entre las principales opciones a las que pueden optar las pequeñas y medianas empresas para obtener capital de trabajo. Sin embargo, también existen otras menos conocidas, como los capitales ángeles.


EL financiamiento al momento de crecer y encarar nuevos proyectos, es uno de los principales desafíos que deben enfrentar las pymes. En esa línea, existen algunas alternativas que se destacan por sobre las tradicionales. Crowdlending, factoring, leasing y crowfunding, están entre las principales.

En la actualidad, las pymes tienen un protagonismo cada vez mayor en el mercado. De acuerdo con cifras de la Subsecretaría de Economía, alrededor del 98% de las empresas formales en Chile pertenecen a este sector, lo que se traduce en que casi 900 mil micro, pequeñas y medianas empresas generan más de cinco millones de empleos en el país.

Sin embargo, y a pesar de estos números, la mayor parte de los miembros de este sector se enfrenta a un problema recurrente para el desarrollo de sus negocios: la falta de financiamiento. Ante esta realidad, han surgido diferentes alternativas a la banca tradicional y una de las es el crowdfunding.

En pocas palabras, se trata de una opción de financiamiento colectivo a un determinado emprendimiento o proyecto, de manera que pueda contar con los fondos que necesita para desarrollarse o seguir creciendo. “Es una excelente alternativa, pues permite menores costos al promover tasas más justas. Nuestras cifras indican que quienes solicitan capital en Cumplo, logran reducir el costo total del crédito desde el 30% al 19%. Esta significativa baja, permite que las empresas tengan liquidez, puedan continuar trabajando, fortalecerse y seguir creciendo”, explica Gonzalo Kirberg, CEO de Cumplo.

Tener un plan claro, mantener antecedentes impecables y tener presencia digital, están entre las principales recomendaciones para las pymes accedan a esta alternativa. “Si se quiere pedir un crédito con una factura de respaldo, se aconseja presentar documentos de empresas sólidas y conocidas, de tal manera de representar un menor riesgo para el inversionista”, aconseja Kirberg.

Aunque suena similar al crowdfunding, no es lo mismo. Se trata del crowdlending (del inglés “peer-to-business lending” o “p2b Lending”). A diferencia del primero, que tiene un sentido más orientado a la donación, en el segundo, quienes aportan esperan invertir en un proyecto. Es decir, obtener una rentabilidad.

“Cada vez, más inversionistas prueban esta nueva forma de invertir, lo que les ha permitido obtener sobre el 13,0% de rentabilidad promedio anual. Esto es fundamental, porque mientras más inversionistas inviertan, podemos apoyar a más pymes”, asegura Gustavo Ananía, fundador y gerente general de RedCapital.

Para hacerse una idea, en Latinoamérica, durante 2017 se movieron cerca de US$64 mil millones en préstamos a pymes de instituciones no bancarias y en Chile, específicamente, US$9.700 millones, según un estudio realizado por The Americas Alternative Finance Industry Report.

Los capitales ángeles están entre los métodos de financiamiento menos conocidos para las pymes, pero no por ello los menos importantes. Han estado presente en momentos clave de grandes compañías. Además, están estrechamente asociados al mundo de las empresas tecnológicas. Por ejemplo, Google, LinkedIn y Facebook son sólo algunas de las que han recibido aportes de este tipo.

“La aparición de inversionistas ángeles constituye una herramienta cada vez más común, visto como una alternativa a los mecanismos tradicionales de financiamiento de capital de trabajo, a la que en general, los emprendedores en fase inicial no pueden acceder”, dice Mario Espinosa, gerente general de Defensa Pyme.

Según la Radiografía del Emprendedor Chileno, el 46% de los responsables de las pequeñas y medianas empresas manifestó que la falta de alternativas de financiamiento, es lo que más dificulta el levantamiento de su negocio.

La compra vehículos es uno de las principales necesidades de las pymes, pues son herramientas clave para su funcionamiento. Para hacer frente a este requerimiento, el leasing se configura como una de las alternativas más importantes. Francisco Goycoolea, gerente comercial de CFC Capital asegura que: “Los pasos son muy simples, primero se debe elegir la unidad que desea adquirir, enviar la cotización y después se le envía una simulación. Con los antecedentes aprobados, en 48 horas tiene su contrato de leasing listo para firmar”.

Del total de empresas morosas en Chile, alrededor del 70% corresponde a micro, pequeñas y medianas. Para hacer frente a esta compleja realidad, el factoring es una de las alternativas más rápidas y conocidas. Esta consiste en la liquidación de las facturas que estas reciben, de manera de obtener capital y saldar esas deudas.

Seguir leyendo