Lluvias impactan más de 50% de la cosecha de algunas frutas en la zona centro

Se dice que hay diferencias en la uva usada en ambas naciones.

Mientras en las frutas los precios podrían caer, pues la de exportación podría tener que ser liquidada en el mercado local, las hortalizar podrían ver un alza.




Un complejo escenario es el que vive el sector frutícola y exportador tras las intensas lluvias registradas en las últimas horas.

Según Jorge Valenzuela, presidente de Fedefruta, este fenómeno atípico representa “una catástrofe desde el punto de vista frutícola y a agrícola”, y explica que en muchos cultivos el daño está entre el 50% y 60%.

Al respecto, precisa que uno de los cultivos afectados es justamente la uva de mesa, y que entre la V y VI región hay unas 25.000 hectáreas afectadas, con ya un 50% de la producción afectada, y hay que esperar a “ver cómo avanza” la cosecha.

Adicionalmente, explica que cultivos como duraznos, ciruelos y arándanos más hacia el sur también están afectados.

Respecto de los impactos de esto en los precios, Valenzuela señala que al menos en el país la oferta de estos productos podría ser mayor con la consiguiente baja en los precios, pues la fruta que actualmente se está cosechando no posee las mismas cualidades para viajar que la que salió con anterioridad al sistema frontal.

Pero por el lado de las hortalizas, los precios podrían incrementarse. Arturo Guerrero, dirigente de la Vega Central, explica que los efectos de la lluvia podrían verse en la semana pues hay varios productos en cosecha. Así, estima que los valores podrían trepar 10%, pero eso podría normalizarse en pocos días.

En tanto, el Presidente de la Asociación de Exportadores de Frutas de Chile AG (ASOEX), Ronald Bown Fernández, en un segundo reporte, de acuerdo a información de los equipos técnicos desplegados en las distintas zonas productoras de frutas del país, así como también de los Comité de Uva de Mesa, Arándanos y Carozos de ASOEX, puntualizó que “a esta hora hemos recibido nuevos reportes de partiduras en arándanos de zonas más tardías, especialmente en las variedades Brightwell y Ochlockonee, mientras que en la variedad Last Call, la situación está en evaluación. No obstante, los daños observados hasta ahora afectarán el volumen de producción y exportación de esta temporada 2020-2021”.

En lo que respecta a uva de mesa, Bown, indicó: “Hay cultivos muy dañados, no sólo con partiduras que ya son evidentes, sino que también por la caída de cuarteles de parronales debido al peso del agua. Por ejemplo, en Rancagua, una zona importante en la producción de esta fruta, en la variedad Thompson ya se están mostrando evidencias del “mal de media luna” o “mal de la uña”, asociado a un hongo que pudre el grano y perjudica cualquier intento de comercializar la fruta”.

“En el caso de los carozos, especialmente duraznos y ciruelas, hay pérdida de fruta, ya sea por partición o posibles pudriciones”, agregó el Presidente de ASOEX.

Por su parte, la ministra de Agricultura, María Emilia Undurraga, visitó Malloa, localidad región de O´Higgins que se ha visto fuertemente afectada por las lluvias.

La ministra señaló que constató un daño importante entre familias que dependen de la agricultura, “algunas de ellas – más de 1800 agricultores- que son beneficiarias de Indap que tienen seguros comprometidos, veremos qué daños tienen para direccionar la ayuda, también aquellos que tienen accesos a créditos y en el caso de otros pequeños agricultores que no son parte de estos beneficios estamos realizando el catastro para activar otros recursos que aporten a solucionar esta emergencia agrícola”.

La cartera indicó que durante esta semana dispondrá del catastro a nivel nacional en coordinación con las seremías respectivas para levantar un análisis de afectación y daños y evaluar en cada zona la posibilidad de decretar la emergencia agrícola. De esta forma, se define cuál será el canal de ayuda en cada región y sector afectado.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.