Mario Kreutzberger y Teletón: "Al Presidente Piñera le estamos pidiendo más recursos (…) Lo que quisiéramos son $ 11.000 millones para partir"

18-01-2018Mario Kreutzberge

Foto: Laura Campos/ La Tercera.

El animador explica el rearme financiero de Teletón. Hoy, además de pedirle recursos adicionales al Estado, analizan constituir un endowment y formas para que más empresarios aporten.




Mario Kreutzberger asegura estar inquieto. Son las 15 horas del viernes 31 de mayo, y aunque horas antes el director honorario de la obra estuvo con múltiples auspiciadores dispuestos a colaborar, hoy el empresario tras Don Francisco se muestra preocupado.

Si bien la última Teletón sobrepasó los pronósticos, al recaudar $ 32.851 millones, la meta y el aporte estatal que reciben les alcanza justo..., no para crecer y menos para elevar la edad de atención. La Teletón -dirá Kreutzberger- requiere más. "Necesitamos más recursos para hacer un mejor trabajo (...). En este momento no podemos dar la atención que quisiéramos", señalará.

Y en eso están. Hoy, el animador no hablará de artistas ni de la campaña número 41 que acaban de presentar...; hoy hablará de números, del aporte estatal, de un posible fondo endowment, de filantropía, de empresarios que no aportan y de aquellos que aportan mucho...; hoy profundizará en el proceso de rearme financiero de una obra que -dirá- "tiene como gran labor haberle dado visibilidad a la discapacidad en Chile", discapacidad que hoy llega al 20% de la población.

¿Cómo está financieramente la Teletón?

-Nunca estuvo boyante. Lo que ocurre es que cuando partimos, atendíamos al 5% de los niños de Santiago, y actualmente atendemos al 93%, de cero a 24 años. Fuimos creciendo y creciendo, y llegó un momento en la última década donde la presión popular del país nos hizo crecer de manera rápida e irresponsable.

En 2010 -recuerda-, la Teletón tenía 23.000 m2 y atendía a cerca de 23.000 pacientes. Hoy está ad portas de los 52.000 m2 y supera los 30.000 pacientes, un 30% más. Además, ya hay un 5% de extranjeros.

"Tenemos una infraestructura magnífica, pero cada vez que pasa el tiempo tenemos más pacientes, entonces no podemos dar la atención que quisiéramos. Nuestra infraestructura daría para hacer el doble de lo que estamos haciendo".

¿Cuánto es el gasto de Teletón?

-Lo que se recauda, más un aporte estatal que en este momento llega a los $ 7.000 millones anuales a través de Fonasa. Y pensamos que Fonasa debiera pagarnos lo que corresponde, y lo que corresponde es mucho más, yo calculo el doble.

Hoy atendemos al 87% de los pacientes Fonasa. Cuando un niño llega con una discapacidad a un hospital público, la respuesta del médico es 'vayan a la Teletón'. Nosotros estamos cumpliendo una labor. Esa labor necesita un mayor respaldo del Estado, el gobierno debiera apoyar más esto.

¿A qué se refiere con pagar lo que corresponde?

-Fonasa aporta el 20%, con un tope de $ 7.000 millones. A nosotros nos pone un tope, no nos paga como le paga a un hospital, no nos paga la cantidad que correspondería por cada paciente.

En este momento, la situación es difícil y el Estado tiene que comprometerse a más, porque creemos que con la infraestructura que tenemos podemos crecer en edad -hoy atendemos hasta los 24 años-, pero esa infraestructura tiene una cantidad fija de gasto.

O sea, acá el problema no es el terreno, ni la infraestructura, es el costo de mantención…

-Sí, es el costo de mantención. Hemos hecho muchos inventos, como la rehabilitación a distancia, que nos ayuda, pero necesitamos más recursos para hacer un mejor trabajo y podríamos, incluso, aun cuando es muy aventurado decirlo, alargarnos hasta los 30, 35 años.

Hoy, Fonasa les pasa $ 7.000 millones, ¿cuánto más necesitan?

-Al Presidente Piñera le estamos pidiendo que nos dé más recursos. Pienso que lo que corresponde es que Fonasa nos dé al menos el doble de lo que nos está dando, y si el Estado lo estima, darnos un suple más para que podamos aumentar la edad y ocupar bien la infraestructura que tenemos, porque resulta que cuando un niño o un joven está enfermo en un hospital puede estar 15-20 días, un mes. Un discapacitado está 20 años; cuando se pone un brazo no es un brazo, son 18 brazos, porque el niño va creciendo.

¿Cuánto debiera aportarles el Estado en una primera etapa?

- Lo que quisiéramos, para estabilizar los recursos son $ 11.000 millones para partir, en este momento: $ 7.000 millones para rehabilitación y $ 4.000 millones para cirugía.

¿Hoy los recursos que tienen les alcanzan para mantenerse?

-Para mantener lo que tenemos de manera anual, pero creemos que podemos atender mucho mejor a esa gente y podríamos crecer más.

"Acá hay un problema: la filantropía"

El primer Presidente de la República que le dio un aporte a Teletón proveniente de Fonasa fue Ricardo Lagos. Sebastián Piñera, en su primer periodo, aumentó la cifra en $ 1.161 millones: de $ 3.186 millones a $ 4.347 millones. Y luego, Michelle Bachelet la elevó en $ 2.653 en todo su gobierno. En 2016 pasó de $ 5.000 millones a $ 7.000 millones, la mayor alza efectuada por una administración. Y ahora, Kreutzberger asegura estar insistiendo para que Piñera haga lo suyo, ya que al menos en su primer año mantuvo el monto.

¿Se ha reunido con el Presidente?

-He tenido reuniones con él. Él anota todas las cosas, ha sido muy amable; el ministro de Salud también ha sido amable, pero hasta ahora no ha pasado nada, se está estudiando, pero yo estoy inquieto, porque creo que tenemos que darle un buen servicio a la gente. He sido bien claro con el Presidente y con todos respecto de que tenemos la infraestructura, que queremos ser eficientes, que nos ayuden en eso; que nos den un salto para ponernos al día. Hoy hay cirugías, como una risotomía, que pueden cambiar la situación de un niño; lo que demora 15 años de rehabilitación se puede hacer en 90 días. Entonces, hay tecnologías que hay que incorporar.

¿Cuándo espera una respuesta?

-Mañana si fuera posible, pero sé que no lo es. Lo antes posible, porque ahora ya es una situación en la que necesitamos. Solo este año han entrado 800 nuevos pacientes por encima de lo que esperábamos, porque hay una inmigración grande, muchos no tienen ni siquiera Fonasa, y los atendemos a todos.

¿Y los empresarios no debieran ponerse con más?

-No solo podemos pedir y conseguir que el Estado sea quien nos ayude. Acá hay un problema: la filantropía. En este país no existe la costumbre de la filantropía y cada vez que alguien hace un acto filantrópico hay gente que dice 'dónde está la trampita'; cuando alguien dona algo dicen 'pero por qué lo donó'. Nadie puede pensar que alguien tiene la voluntad de hacerlo. El único acto filantrópico importante que tenemos es el de la familia Luksic, que está haciendo un instituto magnífico en el norte; también la familia Saieh (controladora de Copesa, que edita La Tercera) nos ha hecho una donación, y esperamos que esta también crezca en Talca. Pero creo que hay otras familias que podrían ayudar a que esta instancia solidaria nacional se mantenga, porque lo más fácil es llevarle las llaves al Estado y decirle 'háganse cargo', pero estaríamos perjudicando a las 30.000 familias activas, estaríamos dándole la espalda a la historia de las 100.000 familias que hemos atendido. Entonces, tenemos que luchar por mantener esta instancia solidaria. El problema es que las familias empresarias, cuando quieren donar, la opinión pública se tira encima.

Pero es un costo a pagar. ¿Qué se puede hacer al respecto?

-No lo sé. En otros países como EE.UU. el éxito económico de un empresario se manifiesta en un acto filantrópico, entonces por qué no se puede manifestar aquí.

Pero hay familias que lo hacen, entonces por qué el resto no…

-No lo sé, pero estamos luchando porque sí lo hagan.

¿En qué consiste esta lucha?

-Estamos de a poco reuniéndonos, porque esto tiene que ser privado. Tampoco podemos ir públicamente diciendo 'me reuní con X y me dijo que no iban a dar nada'.

¿Hay familias que dicen eso?

-No así, pero me han tirado por el lado. Nos han tirado por el lado, porque somos varios los que pedimos. Pedir es difícil, dar es fácil.

¿Qué debieran aportar las familias que no aportan?

-Una familia se puede hacer cargo de un instituto, eso descarga y permite que el resto de las platas vayan aumentando.

¿Todo el tema de donaciones de platas políticas les impactó?

-Todas las cosas nos impactan. Este es un evento nacional, todo lo que pasa en el país afecta, no estamos ajenos a nada.

Pero puntualmente ese efecto, ¿se ha notado más?

-No, se ha notado como siempre, porque ha habido diferentes cosas y todo nos afecta.

Dadas las dificultades económicas, ¿no hay opción de actualizar la meta de acuerdo a las necesidades reales de Teletón?

-Eso es difícil, porque no conozco otro país de 17 millones de habitantes que junte US$ 52 millones en 27 horas. Estamos luchando, estamos haciendo un data base para fidelizar a nuestros donantes, estar en contacto con ellos, comprometerlos más con la obra, todo en pos de una mayor donación. Además, estamos buscando más empresas para hacer el 1+1, pero todo esto es muy lento. Para hacer algo eficiente tenemos que crecer desde el punto de vista empresarial, filantrópico, el Estado, todas las variables deben participar.

¿Se ha hecho más complejo llegar a la meta?

-Cada vez más. El país ha crecido; todas las vertientes de comunicación han cambiado. Cuando partimos había tres canales, hoy hay siete cadenas, cable, internet. El parque automotriz creció 20 veces. Al principio, cada cinco o seis autos uno ponía 'Yo estoy con la Teletón'; hoy es uno cada mil.

"Hay que ir hacia el endowment"

El año pasado, McKinsey estuvo seis meses haciendo una auditoría probono en Teletón. La finalidad: estudiar lineamientos estratégicos para el futuro. De ahí -cuenta- salieron las nuevas ideas de financiamiento. Asimismo, la consultora Montblanc hizo un estudio gratuito para analizar los procesos organizacionales. Se redujeron áreas, se reestructuraron otras..., todo para hacer sustentable a la Teletón. Dentro de ese análisis, se sumó también la opción de un fondo endowment.

"Siempre se ha hablado de eso. Creo que es bueno que haya un endowment, aunque sea de un porcentaje de la obra. Hay que ir hacia el endowment y eso lo estamos estudiando, porque tenemos terrenos en que se puede hacer un edificio en sociedad para ir mejorando la cantidad que se recolecta. Estamos viendo transformar los terrenos que tenemos en algo que tenga ingresos económicos".

¿En qué terrenos?

- Teletón cuenta con 14 institutos. De ellos, ocho fueron construidos en terrenos propios. A esto se agregan los nuevos paños adquiridos en Antofagasta y Valparaíso para la instalación de nuevos centros. Por ello, los antiguos centros de Valparaíso y Antofagasta podrían ser de uso inmobiliario. Pero, hasta la fecha, no se ha evaluado cuál será el destino de estos bienes. Hoy, ambos siguen en funcionamiento.

¿Tienen banco asesor?

-No, estamos en el proceso de hacer toda la evaluación.

Dentro de esto, ¿cómo se le da sustentabilidad a una empresa que tiene un rostro tan potente como usted?

-Yo creo que el rostro más visible es la marca.

Usted es la marca, están muy asociados…

-Yo voy a cumplir 80 años, y esto tiene 41 años. Hoy en la mañana se hizo una presentación (a auspiciadores) que fue brillante, y yo no tenía idea de qué se trataba. O sea, aquí hay una estructura que funciona. No creo que yo sea el rostro, creo que la marca es el rostro.

¿Y está listo el sucesor entonces?

-Es que esto no es de sucesor. Cuando yo partí no había marca, hoy día hay una marca, el sucesor es la marca y toda la gente que quiera participar. La marca está por sobre nosotros, porque la marca es de Chile. Cuando venga una emergencia, si esto le sirve a Chile, si esto la gente lo siente propio -como creo que lo siente-, lo va a proteger y va a salir adelante. Si la gente considera que no, se le van a entregar las llaves al Estado.

¿Y ahí qué va a pasar?

-Seguirá el Estado con ellos. Y creo que se atenderá más mal, y será más caro. Esta instancia Chile no la puede perder.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.