Nuevo accidente afectó a Codelco: Parte de una concentradora colapsó en Chuquicamata

/

La minera estatal señaló que aplicará un plan de contingencia para abordar la continuidad operacional.



Un nuevo accidente afectó a Codelco. Esta vez se trató de un “incidente operacional”, según reportó la minera estatal en un comunicado.

El hecho ocurrió aproximadamente a las 13:00 horas de este miércoles, cuando cedió la parte superior del domo y de la correa 22CV3 de la concentradora de Chuquicamata. Según precisa la estatal, la maquinaria no se encontraba en operación.

Un video publicado por el medio digital Timeline, se puede apreciar la intensa polvadera que se levantó tras el colapso que afectó a las instalaciones de la mina a rajo abierto más grande del mundo.

Afortunadamente, tras el accidente “no se registraron personas lesionadas y la empresa inició una investigación para determinar las causas de este evento”, dijo en su comunicado.

Eso sí, la estatal señaló que aplicará un plan de contingencia para abordar la continuidad operacional.

Más tarde, Codelco emitió una declaración pública, señalando que “dada la preocupación generada por las imágenes difundidas sobre un incidente operacional en que se observa la caída de la parte superior de un domo y de una correa en la División Chuquicamata, Codelco informa que no se produjeron daños a las personas y que la afectación a la estructura no generará impacto en la producción de la compañía. Esto, debido a que el mineral involucrado en el proceso afectado, será compensado por mineral proveniente de las otras correas que alimentan a la misma planta concentradora de Chuquicamata”.

Cabe recordar que el pasado 20 de julio, la compañía tuvo que poner en pausa todas sus faenas de sus cuatro proyectos de expansión, tras encadenar dos accidentes fatales en solo diez días. Con el paso del tiempo, la estatal ha retomado gradualmente las actividades en dichos proyectos.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Imperdibles




Bautizado como CyberOne, el robot puede detectar emociones y caminar a 3,6 kilómetros por hora, y está dispuesto a competir con el Optimus de Tesla.