Pasaportes: Sonda Thales da nuevo paso y denuncia al director del Registro Civil ante Contraloría

pasaporte

A prácticamente un mes de que el Estado firmara el contrato con Idemia para el desarrollo del sistema de identificación nacional, las compañías intentan frenar el proceso de toma de razón. Acusan al director del Registro Civil de falta probidad y de realizar actos contrarios a las bases de licitación. "Al declarar admisible dicha oferta y adjudicarla está afectando el interés público", subrayan.




El consorcio conformado por Sonda y Thales decidió dar un paso más…quizá el último. Ya han sido varias las veces que ha recurrido al Tribunal de Contratación Pública para frenar el proceso de asignación de pasaportes, uno en el que participó con la tercera oferta económica. Ahora cambió la mirada. A dos meses de que el Registro Civil adjudicara el desarrollo de pasaportes y cédulas de Identidad a Idemia, las compañías llegaron a la Contraloría General de la República.

El viernes, interpusieron una denuncia contra el Director del Registro Civil (SRCeI), Sergio Merzeyesky, por ilegalidad y falta de probidad en –se lee en la acción judicial- su conducta al haber otorgado y suscrito el contrato de prestación del servicio del Nuevo Modelo de Sistema de Identificación, Documentos de Identidad y Viaje y Servicios Relacionados, a Idemia.

El 28 de diciembre pasado, el organismo firmó el contrato con la compañía francesa que desde hace una década desarrolla los pasaportes en el país, y que mediante esta nueva rúbrica extiende ese servicio por diez años más. El 3 de enero, tal contrato ingresó a Contraloría para el tramite de Toma de Razón, proceso que Sonda Thales intenta frenar.

La acusación

En 27 páginas, quienes compitieran también en el proceso alegan que el acuerdo “adolece de una seria de ilegalidades de tipo formal y de fondo que dicen relación con las irregularidades ocurridas durante el proceso de licitación y la firma del contrato”. Destacan que existe vulneración en el principio de estricta sujeción a las bases, de igualdad de los oferentes y del principio de transparencia.

El texto recuerda que la elección de Idemia se efectuó justo cuatro días después de que el Registro Civil dejara sin efecto la adjudicación al consorcio liderado por la firma china Aisino. “(Decisión que) se fundó precisamente por las inconsistencias y adulteraciones detectadas en la documentación presentada”, subrayan.

En ese momento, dicen que se reconoció abiertamente que las etapas de admisibilidad y evaluación de las ofertas, adolecieron de importantes defectos y vacíos, habiendo omitido una evaluación de todos los requerimientos especialmente técnicos de las bases.

“Así las cosas, la inmediata adjudicación a Idemia, sin verificar si dicho oferente efectivamente cumplía con todos los requerimientos especialmente técnicos, (...) es un despropósito por parte del Director Nacional, pues la oferta de Idemia adolece de importantes falencias”, destaca el documento.

La denuncia profundiza en varios aspectos.

El primero dice relación con el incumplimiento de requisitos claves para firmar el contrato; uno de ellos tiene que ver con constituida legalmente en Chile. Destacan que Idemia –Ex Morpho- generé una estructura nacional referente a la licitación de 2011, pero no amplió tales aspectos para la actualmente vigente.

“Las presentes bases, a diferencia de las del 2008 (adjudicada el 2011), son claras en establecer y exigir que tratándose de personas jurídicas extranjeras, deben estar legalmente constituidas a la fecha del contrato (...) cuestión que no sólo no ocurre en la especie sino además se concurre a la licitación a través de un establecimiento permanente en Chile que carece de un objeto suficiente como para participar y además carece de un representante que lo obligue legalmente ante el SRCeI para esta nueva licitación”, destacan.

En el segundo aspecto, cuestionan justamente la inexistencia de un representante legal valido, ya que quien tendría tales poderes carecería de las facultades para ello.

Además, acusan que toda su etapa de admisibilidad y evaluación ha sido opaca y contraria al principio de transparencia, siendo una de las manifestaciones más claras el hecho que el servicio a través de du Director, sólo con fecha 14 de octubre, dio a conocer, en parte, los antecedentes sobre la Evaluación de Admisibilidad Técnica y Administrativa de todos los proponentes, con la sola exclusión de los antecedentes de la propia Idemia.

Insisten en que hubo 56 requerimientos técnicos y de admisibilidad de las bases que no fueron analizadas, “sin existir tampoco certeza alguna de si la oferta de la nueva adjudicataria Idemia los cumple satisfactoriamente”. La acción judicial recuerda, de hecho, que la firma francesa ya tuvo problemas con la falsificación de pasaportes y cédulas de identidad en el país –situación que fue denunciada por el Departamento de Inspección Secundaria del Aeropuerto-, poniendo incluso en riesgo el programa de Visa Waiver con Estados Unidos.

“Es por lo anterior que constituye un hecho de la mayor gravedad que esta licitación tan relevante para los intereses del país sea adjudicada al actual proveedor Idemia, que ha demostrado un comportamiento del todo cuestionable como proveedor de servicios y de lo cual ya tiene conocimiento esta Contraloría”, señalan. Y agregan: “El Director Nacional del Servicio al declarar admisible dicha oferta y adjudicarla está afectando el interés público, (...) atentando contra la probidad administrativa y los principios de estricta sujeción a las bases de licitación e igualdad de los oferentes”.

Dado toda esta situación, Sonda Thales solicitó a la Contraloría acoger la denuncia de ilegalidad y falta de probidad interpuesta contra Sergio Merzeyesky con ocasión de la readjudicación a Idemia; negar el tramite de Toma de Razón del contrato, y ordenar la invalidación de tal documento.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.