Volvo anuncia el primer “pasaporte verde” para autos eléctricos

Covered body-coloured grille frame

A través de un código QR se podrá acceder al historial de cómo se fabricó el auto y toda la huella que tuvo en su camino, incluyendo materiales que se utilizaron.




Uno de los temas que surge cuando se habla de los autos eléctricos es si realmente son cero emisiones. La duda asoma al desconocerse la matriz energética de cada país, además del hecho de no saber cómo se fabricaron las baterías y qué tipo de elementos se incorporan en ese elemento fundamental para que se muevan los vehículos recargables.

Pues bien, para contestar algunas de esas dudas, Volvo anunció el primer pasaporte de baterías para vehículos eléctricos del mundo.

Pero no se trata de un documento como el que se utiliza para viajar por el mundo, sino de un código QR que estará por el costado y que debutará en el nuevo EX90 que se lanzará a la venta este año en Europa y Norteamérica.

Al ingresar a ese QR, según informó la agencia Europa Press, se podrá saber el origen de las materias primas con las que se ha fabricado la batería del auto, si tiene cobalto, níquel o grafito y qué parte de ese vehículo procede de materiales reciclados, el dióxido de carbono que emite la fabricación de los modelos o el país de origen del vehículo.

Este pasaporte fue desarrollado entre Geely, propietaria de Volvo, y la startup británica Circulor, la encargada de trazar el origen y la cadena de montaje de los materiales de la batería, además de calcular el porcentaje de la energía producido con fuentes renovables y así saber cuál es la huella de carbono total.

La idea de este “pasaporte verde” no surge de Volvo, ya que será obligatorio para todos los vehículos eléctricos a partir de febrero de 2027 en la Unión Europea. Lo que hacen los suecos es adelantarse a la norma como en otras ocasiones y ser transparente en cuanto a la fabricación de sus automóviles.

Los secretos del Volvo EX90

El Volvo EX90 es el sucesor del XC90. Es un SUV 100% eléctrico que supera los 5 metros de largo y que promete ser el Volvo más seguro hasta la fecha, gracias a “un escudo de seguridad invisible”, con el cual el automóvil sería capaz de comprender el estado de ánimo del conductor y el entorno que le rodea.

En el estreno del SUV eléctrico se indicó que equipa un gran sensor Lidar colocado sobre el parabrisas y que junto con el resto de cámaras (8) y radares, permite ofrecer un alto nivel de conducción asistida y seguridad exterior e interior.

Así, por ejemplo, el sistema puede analizar el nivel de alerta del conductor, y en caso de detectar que está incapacitado, detener el auto de forma autónoma y encender las luces de emergencia. Incluso es capaz de detectar niños o mascotas dentro del vehículo, para recordar al conductor que mantenga una temperatura agradable, activando las funciones del climatizador.

También ofrece una visión total 360º del exterior, que permitirá efectuar cambios de carril de forma autónoma y detectar vehículos, ciclistas y peatones a una distancia de 250 metros y objetos y animales pequeños a 120 metros, ya sea de día o de noche.

El EX90 también cuenta con tecnología de llave digital que puede bloquear, desbloquear y arrancar el SUV eléctrico a través del teléfono móvil.

En cuanto al tren motriz, tendrá hasta tres mecánicas distintas con dos motores eléctricos y tracción total, acompañados de una potente batería de CATL con una capacidad neta de 107 kWh, proporcionando así una elevada autonomía máxima.

La versión de entrada es la Twin Motor (EV) que ofrece 408 Hp y 770 Nm de par y una aceleración de 0 a 100 km/ en 5,9 segundos junto con una autonomía de 600 km. Aún más prestacional es el Twin Motor Performance con sus 503 Hp y 910 Nm que dan como resultado un 0 a 100 en 4,9 segundos.

Finalmente, el Twin Motor Performance (EE) llega a los 517 Hp y 910 Nm, ofreciendo el mismo 0 a 100 de 4,9 segundos, mientras que su autonomía eléctrica será en este caso de hasta 590 km. En todos los modelos la velocidad punta está limitada a 180 km/h.

El nuevo Volvo EX90 cuenta con un potente cargador a bordo, que puede soportar una potencia de carga de 50 a 250 kW, lo que significa que en un punto de recarga ultra-rápida solo necesita de 30 minutos para recuperar el 80% de la capacidad energética de la batería.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbete aquí.