Preocupaciones por la deuda corporativa chilena

bandera-chile

La bandera

El nivel de compromisos financieros en moneda extranjera de las empresas chilenas es un factor a considerar a la hora de analizar los riesgos del país.




Las condiciones externas y las consecuencias en Chile son motivo de preocupación de todos los actores. Esta semana, la destacada economista Carmen Reinhart, dijo que si bien en Chile las condiciones son más favorables, le preocupa que el país caiga en una "sensación de complacencia", "que prevalezca la noción de que 'nosotros estamos bien".

Entre los aspectos que la economista mira con preocupación, se encuentran la desaceleración china, precios más suaves de los productos primarios, tasas de interés más altas en el mundo, un dólar fuerte y países de la región con altos niveles de vulnerabilidad, como Argentina, México y Brasil.

Todo esto, en un contexto en el que la deuda corporativa en dólares de Chile es alta: "Si bien el gobierno de Chile no tiene una gran deuda externa, las corporaciones sí y bastante altas".

Respecto del nivel de deuda de las empresas, el Banco Central ya se ha referido y le ha restado algunos grados de dramatismo.

"Si bien esta dinámica (mayor deuda corporativa) podría ser una potencial fuente de vulnerabilidad, cabe recordar que una porción relevante de la deuda externa corporativa corresponde a préstamos asociados a inversión extranjera directa (...) la mayor incidencia de este tipo de fuente en la deuda externa corporativa debe entenderse como un mitigador de riesgo ante eventos que involucren un mayor costo de financiamiento".

¿Cuál es la postura correcta?

La deuda, cualquiera sea el origen, debe ser considerada como deuda. Ante situaciones de estrés, por más que la matriz no se comporte como banco, la estabilidad financiera de la empresa será frágil.

En definitiva, el nivel de deuda corporativa sí debe ser un asunto sobre el que el país debe preocuparse. Así como también lo debe ser prepararse para momentos complejos con buenas reformas que permitan a la economía tener una mayor capacidad de adaptación.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.