Presidente Piñera promulga ley de Ingreso Mínimo Garantizado y primer pago se hará a partir de mayo

El Presidente detalló que los trabajadores que sean beneficiados por este subsidio y que tengan que acogerse a la ley de suspensión laboral por motivos excepcionales, van a seguir recibiendo esta bonificación.




El presidente Sebastián Piñera promulgó uno de los últimos eslabones pendientes de la Agenda Social lanzada por él mismo en tiempos de crisis social. Se trata de la ley de Ingreso Mínimo Garantizado, que, tras el decreto, empezará a regir desde mayo próximo y hasta diciembre de 2023.

En la oportunidad el presidente Piñera, expresó que “este beneficio se comenzará a pagar a fines del mes de mayo y va a significar un importante aporte para los trabajadores de nuestro país, y especialmente para los más vulnerables que han sido siempre la preocupación prioritaria de nuestro gobierno".

Asimismo, precisó que para aquel grupo de trabajadores beneficiados por el Ingreso Mínimo y que por mandato de la autoridad sanitario deban suspender su relación laboral o pactar una reducción de jornada, tal como lo expresa la ley que se promulgó ayer, bajo ninguna circunstancia perderán su calidad de beneficiados por lo que seguirán recibiendo el subsidio.

“Este beneficio va llegar a cerca de 700 mil trabajadores chilenos y va a beneficiar a un número muy significativo de mujeres. De hecho, más de la mitad de los beneficiarios de este aporte son mujeres”, remarcó el Presidente.

En esta cita, se refirió también al contexto de crisis que enfrenta el mundo por el Covid-19. “La pandemia del coronavirus está golpeando duramente a las economías de todos los países del mundo"dijo y precisó que " de hecho, el Fondo Monetario Internacional ya decretó que la economía mundial está en recesión y Chile, sin duda está siendo golpeado por esta pandemia y vamos a vivir momentos difíciles”.

En concreto, el Ingreso Mínimo Garantizado es un subsidio que asciende a $59.200 para quienes ganan el salario mínimo vigente hasta el 29 de febrero de este año, de $301.000 brutos, lo que les permite alcanzar un monto bruto de $360.200 y con ello un monto líquido de $300.000 a fin de mes.

Además, el beneficio se extiende decrecientemente a aquellos que ganan hasta $384.363.

Dado que el subsidio se calcula de acuerdo a las remuneraciones del tercer mes anterior, la primera entrega del complemento tendrá como base el salario antes del reajuste ($301.000 brutos) y ascenderá a $59.200. Los meses siguientes el aporte será de $45.353 porque se ajustará a la remuneración mínima vigente de $320.500.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.