Proyecto de reactivación: gobierno repone depreciación de intangibles

Briones: “Si la clase media ve disminuidos sus ingresos lo que corresponde es que el Estado se meta las manos al bolsillo”

El ministro Briones también presentó un nuevo Informe Financiero en vista de las dudas que generó en la Cámara el monto considerado como gasto fiscal.




Tras el rechazo en la Cámara de Diputados de dos temas del proyecto de reactivación concordado en el acuerdo Covid entre el gobierno y el oficialismo, el Ejecutivo decidió insistir con ellos en su discusión en el Senado. Y en la Comisión de Hacienda que comenzó a analizar la iniciativa que establece medidas tributarias para las empresas, el ministro de Hacienda, Ignacio Briones, explicó que repondrán la depreciación instantánea para bienes intangibles y el aporte de cargo fiscal del 1% por inversión regional.

En la Cámara se aprobó la depreciación sólo para los bienes tangibles, que en el fondo implica que las empresas pueden descontar inmediatamente el gasto incurrido en esta adquisición, mientras que se descartó la propuesta para otorgar mismo tratamiento a los activos intangibles en tres facetas: de propiedad industrial e intelectual y algunas variedades vegetales.

“Como una forma de ponernos al día con las buenas prácticas de la Ocde donde es estándar. Acorde con la mirada propia del siglo XX en Chile hoy rige la depreciación solo para activos fijos, fierros, pero no para la inversión en intangibles lo cual es una anomalía”, acotó Briones.

Incluso colocó un ejemplo de que si una empresa compra una máquina puede acogerse a la depreciación instantánea, pero si crea un software especializado para que esa máquina funcione con mayor eficacia para su actividad específica, el software no puede acogerse al beneficio. “Resulta que ese software tan necesario no lo puedo depreciar. Es cierto que está contemplado en el licenciamiento de software, pero inhibe el desarrollo de ese intangible”, manifestó.

Los senadores solicitaron más antecedentes sobre la experiencia comparada.

Dudas de los montos

Luego se presentó el Informe Financiero (IF) que ocasionó alguna polémica en la Cámara de Diputados, como reconoció Briones: “Hemos introducido un IF sustitutivo que aclara, es más detallado, más exhaustivo. Estoy pensando en la depreciación instantánea porque en la Cámara a la luz del primer informe se generaron dudas o hubo una interpretación equivoca de los montos involucrados”.

A su vez, el presidente de la instancia, senador Jorge Pizarro (DC), agregó: “Efectivamente una parte importante del debate en la Cámara fue si la depreciación se carga o no al Fondo de los US$12 mil millones y como la cifra que se hablaba al principio era de US$5 mil millones era evidente que era algo que nunca estuvo, ni mucho menos, en el acuerdo. Tenemos que aclarar”.

De hecho, explicaron que en el primer IF se presentó la diferencia entre la vigencia sin depreciación, mientras que en este segundo se incluyó la transición desde la depreciación semi-instantánea aprobada en la última reforma tributaria. El director de Presupuestos, Matías Acevedo, sostuvo que con cifras actualizadas del Servicio de Impuestos Internos (SII), la Operación Renta 2020 mostró que un 50% del monto declarado por las empresas optan por un régimen de depreciación acelerada versus un régimen normal. Y que ante la ventana de depreciación semi-instantánea abierta el cuarto trimestre de 2019, solo 109 de 17.198 contribuyentes se acogieron a este. También manifestó que de las empresas que declaran depreciación, solo un 54,7% tienen utilidades tributarias.

En base a supuestos de que en torno al 44% de las empresas tendrán utilidades en 2020, se anticipó que el costo de esta medida será de US$1.988 millones en 2021 y 2022, lo que se recuperaría en los años siguientes. De hecho, Acevedo manifestó que en total el monto involucrado sería de unos US$2.000 millones.

Esto es un punto relevante para los senadores porque precisamente este monto será incluido dentro de los US$12.000 millones del Fondo Covid acordado con los senadores de esta instancia y el gobierno.

Comenta