Quiénes son los 5 competidores por el litio: dos actores globales, un grupo chino y dos empresas del grupo Errázuriz

El gobierno está licitando el equivalente a seis veces el consumo mundial de litio de 2020. Hoy un comité especial recomendará al ministro de Minería, Juan Carlos Jobet, cómo realizar la adjudicación de los derechos. SQM podría quedar fuera: fue la oferta más baja de todas.




Las ofertas sorprendieron por el monto ofertado. Pocos esperaban que las cinco ofertas presentadas por derechos para explorar y producir litio fuesen tan altas y que, en total, superaran los US$ 200 millones. En el proceso activado en octubre de 2020, 70 interesados compraron bases de licitación, ocho llegaron a la etapa técnica, tres fueron descalificados, y cinco finalmente presentaron ofertas económicas.

La licitación abierta hace tres meses consiste en lo siguiente: la asignación de cinco cuotas de 80 mil toneladas de litio metálico equivalente (LME), lo que completa un total de 400 mil toneladas, más que todos los derechos que tiene SQM hasta 2030. Los postulantes podían ofertar por uno o dos bloques. “Ningún oferente podrá adjudicarse el derecho a explotar más de 160 mil toneladas de litio metálico comercializable”, dice el decreto que dio origen a la licitación, publicado el 13 de octubre de 2021.

En total, los derechos permitirían a los nuevos actores producir más de 2 millones de toneladas de carbonato de litio equivalente (LCE), la unidad de referencia en la industria. El mercado mundial del litio alcanzó el año pasado unas 330 mil toneladas, según SQM. Es decir, los nuevos derechos podrían abastecer el equivalente a más de seis años de esa demanda global de 2020. Pero es un mercado en crecimiento.

Los adjudicatarios tendrán 29 años de operaciones, nueve de los cuales pueden utilizarlos en realizar exploraciones, estudios y desarrollar el proyecto, y dos décadas para realizar extracciones hasta alcanzar el máximo a producir. La licitación no tiene zonas territoriales asignadas de exploración: pueden hacerlo en todo Chile, para lo cual las empresas deberán conseguir las autorizaciones y permisos ambientales necesarios.

Y aunque coinciden cinco cuotas y cinco oferentes, no todos ganarán alguna de las cuotas. Ello porque alguno podrá adjudicarse más de un bloque. El criterio de adjudicación considera el precio ofrecido y esa ecuación dejaría fuera a SQM, que presentó el menor precio al fisco. “Rankeadas las ofertas de la más alta a la más baja, que es el criterio para rankearlas, la de SQM es la más baja. Es todo lo que le puedo decir, pero es fácil de entender” dijo el actual ministro de Minería, Juan Carlos Jobet, el jueves en CNN.

<b>Oferente</b>Oferta en US$Número de cuota
BYD Chile SPA61.000.9991 (80 mil toneladas)
Albermale limitada60.000.0002 (160 mil toneladas)
Cosayach Caliche SA30.100.0001 (80 mil toneladas)
Servicios y Operaciones Mineras del Norte SA60.000.0001 (80 mil toneladas)
Sociedad Química y Minera de Chile SA14.050.000<br/> 19.100.0001 (80 mil toneladas)<br/> 2 (160 mil toneladas)

La licitación vive días claves: el Comité Especial de Licitación -integrado por cinco funcionarios estatales- se reunirá este jueves para recomendar a Jobet a qué empresas adjudicar, algo que, si desoye las peticiones del gobierno electo, que exige posponer el proceso, el ministro podrá realizar el 14 de enero. En ocho días más.

Este es el mapa de las empresas competidoras.

1.- Un gigante chino.

ByD Chile presentó la mejor oferta de todas: US$ 61 millones por una cuota de 80 mil toneladas. La empresa china sería con esto un nuevo actor en Chile. Pero no un desconocido en el mundo del litio. Como un gran consumidor.

Otrora conocida como la segunda mayor productora de baterías recargables del mundo, hoy ByD (Bild your Dreams) es una de las firmas más competitivas en el creciente mercado de autos eléctricos y las baterías necesarias para su desarrollo. En 2020, totalizó ganancias por 4.230 millones de yuanes (unos US$ 643 millones).

Fundada en 1995 en Shenzhen, China, tiene más de 220.000 empleados y más de 30 parques industriales en todo el mundo. En su propiedad participa como inversor el magnate Warren Buffet. La compañía ha suscrito hasta ahora millonarios contratos de compra de litio para asegurar su abastecimiento para baterías para su producción para los próximos años.

En Chile se estableció en 2014 y ha introducido flotas de taxis y buses eléctricos en el país. Según su página web, actualmente 435 buses 100% eléctricos BYD circulan por Santiago.

2.- Los mayores actores del mundo

SQM es el mayor productor chileno de litio y la estadounidense Albemarle es el segundo. Ambos tienen derechos de arrendamiento sobre pertenencias de Corfo y los dos operan en el Salar de Atacama. Albemarle tiene un valor bursátil cercano a los US$ 28 mil millones, mientras SQM supera los US$ 15 mil millones y es la empresa chilena más valiosa hoy en Bolsa.

Originalmente, y desde 1993, SQM tenía derechos por 180 mil toneladas de litio metálico equivalente (LME). Pero en 2018, Corfo pactó la ampliación de ese volumen de producción a cambio de un impuesto específico que puede saltar hasta el 40% del precio de venta si este supera cierto umbral y de renuncias al gobierno corporativo de SQM que prohibieron el regreso de Julio Ponce al directorio. Entonces, Corfo le concedió 349 mil toneladas adicionales, a explotar hasta 2030. La cifra equivale a 2,2 millones de toneladas de carbonato de litio.

Lo mismo había hecho Corfo con Albemarle en 2017, cuando negoció nuevos royalties y fijó una nueva cuota de derechos de explotación de 262 mil toneladas de LME. Esa cifra podrá extraerla hasta 2044.

En la actual licitación, Albemarle ofreció US$ 60 millones, por dos cuotas que totalizan 160 mil toneladas. Si se adjudica esos derechos, la compañía podrá aumentar su concesión total a más de 400 mil toneladas de LME, superando a SQM.

La compañía, en la que comparten propiedad Ponce y la china Tianqi, en cambio, presentó dos ofertas: una por 80 mil toneladas, por US$ 14 millones, y otra por 160 mil toneladas, por US$ 19,1 millones. Fueron las más bajas de todas. El monto contrasta con el interés que demostró en otra licitación de este tipo de contratos, que se hizo hace casi una década, en 2012, en el primer gobierno de Sebastián Piñera, cuando ofreció US$ 40 millones por una cuota de 100 mil toneladas. Ese año ganó el concurso, pero luego fue anulado tras la ofensiva de sus competidores.

Según la memoria 2020 de SQM, la compañía cerró ese año con una participación de mercado de 19% en el mundo. A Albemarle, cuyas operaciones principales están en Chile y Nevada, Estados Unidos, le asignó el 22%.

FILE PHOTO: An aerial view shows the brine pools and processing areas of the Soquimich (SQM) lithium mine on the Atacama salt flat in the Atacama desert of northern Chile, January 10, 2013.REUTERS/Ivan Alvarado/File Photo/File Photo

3.- Dos brazos de Errázuriz

El martes, Jobet recordó que desde hace 25 años en Chile operan solo dos empresas, SQM y Albemarle. “Aquí entrarían al menos tres empresas nuevas: una compañía china y dos compañías chilenas”, dijo sobre la licitación en marcha. Pero, en rigor, las otras dos empresas chilenas que compiten tienen un mismo dueño: el grupo de empresas que encabeza Francisco Javier Errázuriz Ovalle.

El grupo Errázuriz ha tenido una larga aspiración por ingresar al negocio del litio. Productor de yodo desde los años 80 a través de Cosayach, el grupo presentó esta vez dos ofertas, cada una por 80 mil toneladas. La más alta, por US$ 60 millones, fue presentada por Servicios y Operaciones Mineras del Norte S.A. La segunda fue por la mitad del precio, US$ 30 millones, y fue presentada por Cosayach Caliche S.A., una diferencia que sorprendió al resto de los postulantes.

A la ceremonia de apertura de ofertas económicas realizada la semana pasada, Cosayach Caliche fue representada por Alejandro Puelles; y Servicios y Operaciones Mineras del Norte, por Andrés Feliú. Ambos son ejecutivos del grupo: Feliú es abogado y Puelles ha sido director de las empresas mineras que preside Francisco Javier Errázuriz. En esa ceremonia, según el acta oficial, Andrés Feliú pidió dejar constancia de una cosa: que las bases decían que las ofertas podían presentarse por “una o dos cuotas”, recalcando que “las bases dicen ‘o’, lo que no es disyuntivo”. Y pidió que su comentario quedara expresamente en actas.

Según el gobierno, ninguna empresa ni ningún controlador final de dos empresas puede beneficiarse de más de dos cuotas. Y en ese caso, el grupo Errázuriz estaría en regla y podría adjudicarse 160 mil toneladas.

Francisco Javier Errázuriz Ovalle dirige los negocios fundados por su padre.

La presentación de dos ofertas a través de dos vehículos distintos llamó la atención -además de la significativa diferencia de valores- y fue interpretada por sus competidores como una manera de asegurarse ganar al menos uno de los cinco bloques ofrecidos. Ahora podría obtener dos, pero una al doble de precio que la otra.

A cambio, deberá pagar al Estado en las próximas semanas más de US$ 90 millones, una vez que sea notificada, si así se resuelve, de la adjudicación de sus nuevos derechos. Para financiar su nueva arremetida, creen sus competidores, podría buscar socios internacionales. En 2012, cuando llegó tercero en la frustrada licitación de las 100 mil toneladas, concurrió a través de otra sociedad, NX Uno de Peine, asociado a la coreana Samsung.

En 2018, a través de otra empresa, Simco SpA, el grupo presentó a evaluación ambiental un proyecto de US$ 350 millones para producir litio en el Salar de Maricunga, el que consiguió su aprobación en septiembre de 2020.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.