Cómo se prepara Santiago para una población que envejece cada vez más

Imagen Fotos temáticas de pensionados042

No solo las pensiones y la salud son los desafíos que enfrenta la tercera edad, sino que la ciudad también se debe agregar a esta lista. Entre las iniciativas, el gobierno tiene un programa de arriendo que cubre hasta el 95% del pago mensual y desde las municipalidades se está desarrollando un banco de proyectos para mejorar la infraestructura urbana para los más seniors.




Chile es un país que está envejeciendo y una de las principales preocupaciones de las personas que se encaminan o ya se encuentran el tercera edad son la pensiones y la salud. Pero no tan solo son los bolsillos de los adultos mayores la única inquietud, sino que también en cómo las ciudades se van preparando para el aumento de este grupo etario.

La posibilidad de llegar a viejo teniendo un lugar donde vivir cada vez se ve más lejos con el alto precio de las propiedades. Los jubilados deben sacar la calculadora para ver si con la pensión, los ahorros y algún ingreso extra les alcanza. Desde el Ministerio de Vivienda comentan que se encuentran impulsando un programa de arriendo que incluye la cobertura del 90% al 95% del pago mensual. "El objetivo es alivianar la carga, que sigan viviendo en los sectores más centrales de la ciudad, más cerca de sus familias, de los servicios y del transporte público", comenta el jefe de la cartera, Cristián Monckeberg.

El académico del Instituto de Estudios Urbanos de la Universidad Católica, Javier Ruiz Tagle, critica que el mercado inmobiliario solo busque "jóvenes y sin hijos. Esto, porque es gente que puede vivir en un departamento de lo que ellos producen, de muy mala calidad y de muy poco espacio, por uno o dos años y luego se cambian. Pero los adultos mayores tienen un horizonte de vida en un lugar que es mucho más largo", dice.

El director en Chile de Alonso y Balaguer Oficina Internacional, Luis Alonso, también plantea la necesidad de darle un segunda mirada a las nuevas construcciones. "Estamos trabajando en dos proyectos en los cuales la residencia del adulto mayor se ubica en concesiones administrativas y se ubican en edificios con múltiples usos", plantea el arquitecto español.

Ruiz Tagle estima que si no se toman medidas para enfrentar este tema, los adultos mayores que no tengan altos ingresos "van a tener problemas como los inmigrantes, a quienes les empiezan a ofrecer productos residenciales cada vez más precarios, subdivisión de vivienda o arriendo por pieza", comenta.

Según estimaciones del centro de estudios Conocimiento e Investigación en Personas Mayores, las comunas de la Región Metropolitana que más concentran adultos mayores se ubica en el sector oriente y representan cerca del 20% de su población (ver gráfico).

El adulto mayor en la ciudad

Al llegar a la tercera edad no solo se espera tener un lugar apto donde vivir, sino que la ciudad sea amable para este grupo de personas. "Si tenemos solo viviendas accesibles, la casa se transforma en una cárcel", comenta la académica del Instituto de la Vivienda de la Universidad de Chile, Mariela Gaete.

En esta tarea las municipalidades juegan un rol fundamental al ser las encargadas del mantenimiento de las calles, pero la Asociación Chilena de Municipalidades explica que algunos municipios no pueden financiar con recursos propios las reparaciones, por lo que se encuentran desarrollando un banco de proyectos para ir en ayuda de los municipios que no tengan los recursos para esta área.

Otro de los temas a considerar es no tan solo el traslado a pie, sino que también el de larga distancia. El Ministerio de Transporte pretenden ir atendiendo esta necesidad por medio de medidas como el cambio de flota de las micros. "Lo que busca facilitar la movilidad de personas mayores o con algún grado de discapacidad al igual que con la instalación de ascensores en toda la red de Metro de Santiago", comenta el subsecretario de Transportes, José Luis Domínguez.

Sin embargo, el profesor de Ingeniería UC y director del Centro de Desarrollo Urbano Sustentable, Juan Carlos Muñoz, llama a retirar los torniquetes de la flota antigua, ya que para el adulto mayor requiere un gran esfuerzo. Otro de los llamados de atención que es a la resistencia que ha tenido Metro a la instalación de baños, en consideración que la tercera edad puede necesitar uno si se desplaza grandes distancias.

Comenta