Tiempo clave para tratar Artritis Reumatoide se pierde por falta de especialistas

dolor



En Chile la Artritis Reumatoide tiene una prevalencia de 0,6% de la población, de este universo el 40% ignora su enfermedad. Del 60% diagnosticados, aproximadamente 54 mil personas, solo están en tratamiento 4.487 pacientes. Es decir, solo el 5% ello a pesar de que ingresó dicha patología a la Ley Ricarte Soto en junio de 2015. Estos datos durísimos fueron obtenidos por VOLAR Chile, corporación que agrupa a este tipo de enfermos en la información solicitada por Ley de Transparencia de fecha 3 de octubre último.

Son muchos los factores que inciden en esto, pero el gravitante es la insuficiente disponibilidad de horas médicas de reumatología debido al reducido número de especialistas con relación a la población de enfermos.

Por ello hemos iniciado una campaña bajo el #ArNoMeDetiene que tiene por objetivo poner en alerta a las personas que no están siendo tratadas por un reumatólogo, dado que la consulta en la atención primaria no basta para iniciar el tratamiento. Calculamos que desde la primera consulta a la evaluación con el especialista pasan hasta dos años que son críticos en el daño de las articulaciones y en consecuencia a la calidad de vida llegando a la invalidez.

Mientras más tarde se inicié el tratamiento más daño tendrá en las articulaciones y salud general de los afectados. Por el contrario, si parte el tratamiento inicialmente diagnosticado mayor son las posibilidades de llevar una vida normal, sin dolor y sin dañar las articulaciones.

La evidencia nacional constata que programas de salud orientados a incentivar la educación de la población para lograr una consulta temprana desde la aparición de síntomas de artritis reumatoide y su derivación al especialista, son parte de la solución.

También es fundamental, aumentar las horas de reumatología disponibles para acoger a los pacientes derivados. Además, en muchos hospitales no existe una organización capaz de implementar un sistema eficaz de captación y postulación de paciente que participen en estos programas de salud.

Son razones diversas que son fáciles de solucionar como el aumento de horas de enfermería y de farmacia, además de capacidad de almacenar el medicamento. Causales de este tipo, determinan que grandes áreas de Santiago y resto del país, en especial de poblaciones altamente vulnerables, no puedan acceder a enormes presupuestos disponibles para ellos.

Esto no es ilusorio, la Liga Europea contra las Enfermedades Reumáticas (EULAR) sostiene que, si el tratamiento farmacológico para la artritis reumatoide se iniciara en las primeras 12 semanas tras la aparición de los síntomas, se podría minimizar el nivel de impacto sobre la articulación con el paso del tiempo e incrementar las probabilidades de remisión permitiendo que un millón adicional de trabajadores podrían estar cada día trabajando.

Comenta

Imperdibles