Casos de gonorrea resistente a los antibióticos tiene en alerta a especialistas

A la fecha se han detectado al menos cuatro casos de personas con la bacteria, lo que ha generado preocupación en la comunidad médica.


Preocupación existe entre la comunidad médica europea por un foco de al menos cuatro pacientes británicos que se contagiaron con gonorrea en Ibiza (España) durante el año pasado.

Se trata de una infección sexual bacteriana que está aumentando en todo el mundo, incluido Chile, pero que en el Reino Unido preocupa porque la cepa de esta bacteria está siendo resistente a los antibióticos con la que habitualmente se trata esta enfermedad.

La gonorrea es una infección de transmisión sexual causada por la bacteria Neisseria gonorrhoeae y puede afectar genitales, el recto, cuello del útero y la garganta y en el caso que una mujer está embarazada, el bebé también se puede contagiar.

Las alarmas de los médicos del Reino Unido se encendieron en diciembre del año pasado cuando constataron al menos cuatro casos de una cepa de gonorrea resistente a casi todos los antibióticos: gonorrea cepa FC428. Según el estudio de caso publicado la semana pasada en una revista especializada Eurosurveillance, el origen de este contagio está en Ibiza, lugar al que los cuatro pacientes británicos fueron de vacaciones y donde mantuvieron relaciones sexuales sin protección.

De la cepa FC428 se sabe que surgió en China o en el sudeste asiático y hasta ahora solo habría provocado casos esporádicos fuera de este continente.

La primera mujer fue tratada con ceftriaxona por vía intramuscular y azitromicina oral, pero pese al tratamiento, la bacteria seguía presente en su organismo. Otro paciente fue tratado con los mismos antibióticos y se sumó además gentamicina, sin resultados positivos. Solo cuando se intentó con un cuarto antibiótico ertapenem, durante varios días y a directamente a la vena, se logró destruir a la bacteria.

Según explica la infectóloga de Clínica Dávila, Rosana Benítez, la gonorrea es una de las infecciones sexuales más comunes. “Puede ser sintomática y asintomática. En esta última, como no hay síntomas, la persona infectada puede contagiar a otra y no saberlo. La forma sintomática de esta enfermedad produce cambios en el flujo vaginal y en el caso de los hombres, aparece una secreción por el pene. Ambas situaciones hacen que la persona consulte con un médico”.

El problema es que tanto en la mujer como en el hombre, la gonorrea puede generar infertilidad, sobre todo cuando se expresa en forma asintomática pero crónica, durante varios años. “Cuando se hace un estudio de fertilidad o en mujeres con inflamación y dolor pélvico, se descubre que la causa es esta bacteria”, dice. En el caso de una mujer embarazada infectada con la bacteria, puede traspasarla al bebé al momento del nacimiento cuando éste pasa por el canal de parto; si ocurre, el recién nacido puede desarrollar oftalmitis y una posterior ceguera. Para evitar esta situación, en Chile se les hace una prueba a las embarazadas como parte de su control ginecológico.

No es difícil que esta bacteria se vuelva resistente. Según Benítez, cuando la bacteria no está bien tratada, con un esquema inadecuado, los antibióticos no dan resultado. “Esto hace que la bacteria se vuelva resistente no solo al antibiótico que se utilizó sino también a la familia a la que pertenece ese antibiótico. También puede ocurrir que se genere una resistencia cruzada en la que una cepa es resistente a ciertos antibióticos de una familia y otros, de otra familia. A esto se suma que esta bacteria puede transmitir su resistencia a otra cepa de la misma bacteria. Por ejemplo: una persona que es portada una cepa de gonorrea y se infecta con otra cepa, puede tener a dos cepas de la misma bacteria habitando en su cuerpo. Cuando estas se unen, la bacteria más resistente puede traspasar esa resistencia a determinado antibiótico a la cepa que no tenía esa resistencia y luego, cuando esta esta persona contagie a su pareja sexual, ambas cepas de gonorrea serán resistentes”, explica.

Para detectar esta infección es necesario realizar un cultivo de secreción vaginal, rectal, faríngea o del pene, según se sospeche. En ese mismo examen, se puede averiguar, qué tipo de antibiótico es el más indicado, comenta la especialista.

En Chile, los casos están aumentando. En 2010 se registraron 1.290 casos de gonorrea, mientras que el año pasado fueron cerca de 3.000. En Estados Unidos, México, Bolivia, Colombia y varios otros países también están aumentando los casos. Según datos de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de EE.UU., en 2017 hubo más de 555 mil casos, 222 mil más que en 2016. Según esta misma institución, el 3,6% de los casos de gonorrea tienen cierto grado de resistencia a los antibióticos



Seguir leyendo