Científicos encuentran conexión entre enfermedad cardíaca y mayor gravedad de Covid-19

FOTO: REUTERS

La clave está en unos receptores que en los pacientes con problemas al corazón están en niveles altos y que son las mismas proteínas que el virus utiliza como llave para ingresar a las células.




Desde que apareció el nuevo virus SARS-CoV-2 en el mundo, se ha visto que las personas que padecen ciertas enfermedades cardíacas tendrían mayor probabilidad de tener peores resultados cuando se enferman de Covid-19, la enfermedad respiratoria que produce este virus.

La razón era desconocida aunque distintos grupos científicos han intentado dar una explicación.

Ahora, una nueva investigación realizada por Clínica Mayo, en Estados Unidos, demostró que los pacientes que padecen un tipo específico de cardiopatía, la miocardiopatía hipertrófica (HCM, por sus siglas en inglés) obstructiva, el corazón aumenta la producción de la transcripción de una enzima que siempre está en la superficie de las células de pulmones y corazón.

Esta enzima, llamada ECA2 (Enzima convertidora de la angiotensina 2) es la misma proteína que utiliza el virus para ingresar a las células y replicarse en ellas. Y en los pacientes con esta patología está elevada como una manera de protegerse contra una hormona que aumenta la presión arterial para evitar la retención de líquidos.

En condiciones normales, la reacción patológica a nivel celular podría ser el intento del corazón de compensar los cambios provocados por la enfermedad; pero desgraciadamente, el SARS-CoV-2, secuestra a estos receptores de la ECA2 en la membrana celular y los utiliza para entrar en las células.

De esta manera, el virus no solamente consigue entrar a las células a través de la enzima, sino que también se lleva a esta proteína, eliminando una vía de señalización protectora.

Durante el transcurso de un estudio de casi 20 años y publicado en Mayo Clinic Proceedings, los científicos analizaron muestras tisulares congeladas del músculo cardíaco de 106 pacientes sometidos a cirugía por miocardiopatía hipertrófica obstructiva. En el grupo de control, se usó el tejido cardíaco de 39 corazones de donantes sanos.

Se confirmó que los niveles de la proteína ECA2 aumentaron cinco veces en el músculo cardíaco de los pacientes con miocardiopatía hipertrófica obstructiva. Esto demuestra la conexión y posiblemente explica por qué los pacientes con ciertas enfermedades cardíacas obtienen resultados mucho peores con la COVID-19”, dice Michael Ackerman, cardiólogo genético de Clínica Mayo.

El siguiente paso consiste en buscar otros niveles elevados de la ECA2, a través del análisis del tejido cardíaco de pacientes fallecidos por hipertensión y otras enfermedades cardíacas. Además, posiblemente se analice el tejido pulmonar de las víctimas de COVID-19 para ver si los niveles de la ECA2 son mayores que en el tejido pulmonar normal.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.