Educación de calidad: con responsabilidad, solidaridad y empatía

La docencia de calidad cobra un rol fundamental en estos tiempos, dado los múltiples efectos e imprevistos implicados en este nuevo escenario educacional. Las universidades han implementado diferentes herramientas digitales al servicio de sus estudiantes y de la comunidad.




Sin duda, los cambios que la crisis del Covid-19 ha provocado en los hábitos y el funcionamiento cotidiano de nuestra sociedad; producto de las múltiples medidas para su control, son de una magnitud sin precedentes en la historia reciente de la humanidad. En este sentido, en el ámbito de la educación, el complejo escenario ha obligado a las entidades educativas a tomar medidas que permitan dar continuidad a sus procesos docentes, a pesar de las restricciones sanitarias. A nivel nacional, una de las determinaciones con mayor impacto en la comunidad, producto del distanciamiento social forzado, es el traslado de las clases de un modo presencial a uno online.

En este contexto, la docencia de calidad cobra un rol fundamental, dado los

múltiples efectos e imprevistos implicados en este nuevo escenario educacional. La adaptación al uso intensivo de las tecnologías de información y comunicación; la saturación en el uso de internet y necesidad de datos; y el estado mental de los docentes y estudiantes, entre otros, configuran un marco de preocupación que debe ser abordado con la mayor responsabilidad, solidaridad y empatía, atendiendo a las problemáticas de la comunidad, siempre consiente de que los logros planteados en el currículo estén en armonía con la situación socioeconómica y el estado mental de estudiantes y docentes.

Si bien, en tanto no existan indicadores actualizados al respecto, existe la percepción de que la educación a distancia no es capaz de replicar en su totalidad el cumplimiento de los aprendizajes que se ofrecen en el aula, muchos centros educacionales y universidades han reforzado sus capacidades para gestionar, de la mejor forma posible, una modalidad virtual de enseñanza, por lo menos, hasta que se haga efectivo el retorno seguro a las aulas.

En esta línea, la Universidad Católica Silva Henríquez (UCSH), ha implementado diferentes herramientas digitales al servicio de sus estudiantes y de la comunidad. Algunas de las primeras medidas concretadas, a principios de la pandemia, fue el otorgamiento de 700 becas de conectividad, licencias Microsoft Office junto con el préstamo equipos de computación y un “Programa acompañamiento, apoyo y seguimiento” para aquellos miembros de la universidad diagnosticados con Covid-19 positivo.

Frente a esto, la Casa de Estudios Salesiana, por medio de sus aulas virtuales ha presentado nuevas formas de comunicación entre académicos y estudiantes, quienes además de reforzar el proceso de enseñanza- aprendizaje, están adquiriendo nuevas capacidades en el campo de lo digital.

La constante formación y capacitación realizadas en el campo de la docencia virtual, dirigida al cuerpo académico de la UCSH, ha logrado responder a las exigencias propias del actual modelo de formación institucional, que combina la implementación de un currículum orientado por competencias y la preocupación preponderante por el acompañamiento a los estudiantes, con el fin de reforzar su desarrollo autónomo en armonía con los aprendizajes necesarios para su formación profesional.

Hoy, más que nunca, estas fortalezas, permiten a la UCSH afrontar los desafíos de la educación a distancia, en concordancia con su identidad y valores salesianos y católicos; los que garantizan un actuar y un compromiso por una enseñanza de calidad, centrada en la persona; los jóvenes, y en su desarrollo humano.

Al respecto, el Rector de la UCSH, Galvarino Jofré, enfatiza que “esto ha significado poner en práctica metodologías desafiantes y exigentes para mantener la motivación y buscar los mecanismos que permitieran generar vínculos entre los estudiantes y sus académicos, demostrando un profundo compromiso con nuestra misión, con su acompañamiento hacia ellos”.

Canales y Servicios Virtuales UCSH

Como resultado de la pandemia, la UCSH también ha estado al tanto de las nuevas exigencias digitales con variados servicios, como es el caso de su biblioteca digital, con más de 100 mil libros virtuales y con más de 30 millones de documentos digitales, indispensable para la formación profesional del estudiante.

En el aspecto integral, los alumnos, a través de la Dirección de Asuntos Estudiantiles (DAE), han logrado complementar sus estudios con diferentes actividades físicas y culturales a distancia, destacando además el Dispositivo de Acompañamiento Psicosocial (DAPSI), destinado al asesoramiento de los estudiantes que actualmente enfrentan la crisis sanitaria por el Covid-19, a través de un servicio gratuito de atención telefónica, que busca proveer de apoyo psicológico, contención emocional, orientación y derivación a redes de apoyo internas y externas.

En esta misma línea, se ha llevado adelante diferentes iniciativas sociales como es el caso se asesorías jurídicas online, así como también espacios de vinculación con los egresados, quienes por medio de la Plataforma Alumni, han estandarizado sus procesos de comunicación, robusteciendo su red de contacto profesionales, proponiendo una forma nueva e innovadora de relacionamiento con la comunidad de titulados.

Para más información, conoce más aquí.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.