Estudio de Stanford descubre que existen 6 tipos de depresión

Estudio de Stanford descubre que existen 6 tipos de depresión

La investigación asegura que resonancias magnéticas cerebrales pueden establecer cuál padece un paciente y así mejorar las alternativas de tratamiento.


En un futuro no muy lejano, una evaluación de detección de la depresión podría incluir un escáner cerebral rápido para identificar el mejor tratamiento.

Las imágenes cerebrales combinadas con el aprendizaje automático pueden revelar subtipos de depresión y ansiedad, según un nuevo estudio dirigido por investigadores de Stanford Medicine. El estudio, publicado el 17 de junio en la revista Nature Medicine, clasifica la depresión en seis subtipos biológicos, o “biotipos”, e identifica tratamientos que tienen más o menos probabilidades de funcionar para tres de estos subtipos.

Estudio de Stanford descubre que existen 6 tipos de depresión

Se necesitan desesperadamente mejores métodos para emparejar a los pacientes con los tratamientos, dijo la autora principal del estudio,  Leanne Williams, profesora de Psiquiatría y directora del Centro de Salud Mental y Bienestar de Precisión de Stanford Medicine. Williams, que perdió a su pareja a causa de la depresión en 2015, ha centrado su trabajo en ser pionera en el campo de la psiquiatría de precisión.

Alrededor del 30% de las personas con depresión tienen lo que se conoce como depresión resistente al tratamiento, lo que significa que múltiples tipos de medicamentos o terapias no han logrado mejorar sus síntomas. Y hasta dos tercios de las personas con depresión, el tratamiento no logra revertir completamente sus síntomas a niveles saludables.

Esto se debe en parte a que no existe una buena manera de saber qué antidepresivo o tipo de terapia podría ayudar a un paciente determinado. Los medicamentos se recetan mediante un método de prueba y error, por lo que puede llevar meses o años encontrar un medicamento que funcione, si es que alguna vez sucede. Y pasar tanto tiempo probando tratamiento tras tratamiento, sólo para no experimentar alivio, puede empeorar los síntomas de la depresión.

“El objetivo de nuestro trabajo es descubrir cómo podemos hacerlo bien la primera vez”, dijo Williams. “Es muy frustrante estar en el campo de la depresión y no tener una alternativa mejor que este enfoque único para todos”.

Los biotipos predicen la respuesta al tratamiento

Para comprender mejor la biología subyacente a la depresión y la ansiedad, Williams y sus colegas evaluaron a 801 participantes del estudio a quienes previamente se les había diagnosticado depresión o ansiedad utilizando la tecnología de imágenes conocida como resonancia magnética funcional, o resonancia magnética funcional, para medir la actividad cerebral. Escanearon los cerebros de los voluntarios en reposo y cuando realizaban diferentes tareas diseñadas para evaluar su funcionamiento cognitivo y emocional. Los científicos se centraron en regiones del cerebro y las conexiones entre ellas que ya se sabía que desempeñaban un papel en la depresión.

Utilizando un enfoque de aprendizaje automático conocido como análisis de conglomerados para agrupar las imágenes cerebrales de los pacientes, identificaron seis patrones distintos de actividad en las regiones del cerebro que estudiaron.

Los científicos también asignaron al azar a 250 de los participantes del estudio para recibir uno de los tres antidepresivos de uso común o terapia de conversación conductual. Los pacientes con un subtipo, que se caracteriza por hiperactividad en las regiones cognitivas del cerebro, experimentaron la mejor respuesta al antidepresivo venlafaxina (comúnmente conocido como Effexor) en comparación con aquellos que tienen otros biotipos.

Aquellos con otro subtipo, cuyos cerebros en reposo tenían niveles más altos de actividad entre tres regiones asociadas con la depresión y la resolución de problemas, tuvieron un mejor alivio de los síntomas con la terapia de conversación conductual. Y aquellos con un tercer subtipo, que tenían niveles más bajos de actividad en reposo en el circuito cerebral que controla la atención, tenían menos probabilidades de ver una mejora de sus síntomas con la psicoterapia que aquellos con otros biotipos.

Los biotipos y su respuesta a la terapia conductual tienen sentido en función de lo que saben sobre estas regiones del cerebro, dijo Jun Ma, profesor de medicina Beth y George Vitoux en la Universidad de Illinois en Chicago y uno de los autores de el estudio. El tipo de terapia utilizada en su ensayo enseña a los pacientes habilidades para abordar mejor los problemas diarios, por lo que los altos niveles de actividad en estas regiones del cerebro pueden permitir que los pacientes con ese biotipo adopten más fácilmente nuevas habilidades.

En cuanto a aquellos con menor actividad en la región asociada con la atención y el compromiso, Ma dijo que es posible que el tratamiento farmacéutico para abordar primero esa menor actividad pueda ayudar a esos pacientes a obtener más de la terapia de conversación.

“Hasta donde sabemos, esta es la primera vez que hemos podido demostrar que la depresión puede explicarse por diferentes alteraciones en el funcionamiento del cerebro”, dijo Williams. “En esencia, es una demostración de un enfoque de medicina personalizada para la salud mental basado en medidas objetivas de la función cerebral”.

En otro estudio publicado recientemente, Williams y su equipo demostraron que el uso de imágenes cerebrales por resonancia magnética funcional mejora su capacidad para identificar a las personas que probablemente respondan al tratamiento antidepresivo.

En ese estudio, los científicos se centraron en un subtipo al que llaman biotipo cognitivo de depresión, que afecta a más de una cuarta parte de las personas con depresión y es menos probable que responda a los antidepresivos estándar.

Al identificar a aquellos con el biotipo cognitivo mediante fMRI, los investigadores predijeron con precisión la probabilidad de remisión en el 63% de los pacientes, en comparación con una precisión del 36% sin utilizar imágenes cerebrales. Esa precisión mejorada significa que es más probable que los proveedores obtengan el tratamiento correcto la primera vez.

Los científicos ahora están estudiando nuevos tratamientos para este biotipo con la esperanza de encontrar más opciones para quienes no responden a los antidepresivos estándar.

Más exploraciones sobre la depresión

Los diferentes biotipos también se correlacionan con diferencias en los síntomas y el desempeño de tareas entre los participantes del ensayo. Aquellos con regiones cognitivas hiperactivas del cerebro, por ejemplo, tenían niveles más altos de anhedonia (incapacidad para sentir placer) que aquellos con otros biotipos; También obtuvieron peores resultados en tareas de funciones ejecutivas. Aquellos con el subtipo que respondió mejor a la psicoterapia también cometieron errores en las tareas de función ejecutiva, pero obtuvieron buenos resultados en las tareas cognitivas.

Uno de los seis biotipos descubiertos en el estudio no mostró diferencias notables en la actividad cerebral en las regiones fotografiadas con respecto a la actividad de personas sin depresión. Williams cree que probablemente no han explorado toda la gama de biología cerebral subyacente a este trastorno: su estudio se centró en regiones que se sabe están involucradas en la depresión y la ansiedad, pero podría haber otros tipos de disfunción en este biotipo que sus imágenes no capturaron.

Williams y su equipo están ampliando el estudio de imágenes para incluir a más participantes. También quiere probar más tipos de tratamientos en los seis biotipos, incluidos medicamentos que tradicionalmente no se han utilizado para la depresión.

Su colega  Laura Hack, profesora asistente de psiquiatría y ciencias del comportamiento, ha comenzado a utilizar la técnica de imágenes en su práctica clínica en Stanford Medicine a través de un protocolo experimental. El equipo también quiere establecer estándares fáciles de seguir para el método, de modo que otros psiquiatras en ejercicio puedan comenzar a implementarlo.

“Para realmente avanzar en el campo hacia la psiquiatría de precisión, necesitamos identificar los tratamientos que tienen más probabilidades de ser efectivos para los pacientes y lograr que reciban ese tratamiento lo antes posible”, dijo Ma. “Tener información sobre su función cerebral, en particular las firmas validadas que evaluamos en este estudio, ayudaría a informar tratamientos y prescripciones más precisas para los individuos”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbete aquí.