Fact Checking: ¿Estudio demuestra que la ivermectina disminuye posibilidades de morir por Covid-19 en 92%? ¿China dice que los extranjeros causan la viruela del mono?

En redes sociales se asegura que el medicamento funciona contra el coronavirus y que el país asiático habrían encontrado a los culpables del virus. Revisa la veracidad de estas informaciones.


Demuestran que la ivermectina disminuye las posibilidades de morir por Covid-19 en 92%

La ivermectina ha sido constantemente cuestionada por la comunidad científica durante el desarrollo de la pandemia por Covid-19. Pero distintos usuarios en redes sociales comparten un informe sobre un estudio brasileño que afirma que el uso regular del medicamento reduce el riesgo de muerte en 92%. Sin embargo, se trata de información falsa.

Una publicación dice: “Estudio revisado por pares de 88.000 personas encuentra que ‘la ivermectina reduce el riesgo de muerte por Covid en un 92%’ Pero, pero... ¡desparasitante para caballos! ¿En qué momento se recordará a los ‘teóricos de la conspiración de Covid’ como los únicos adultos en la sala?

Los comentarios en las publicaciones incluyen: “¡Y el pueblo estadounidense supo todo el tiempo que funcionaba, pero no se nos permitió tenerlo!”, “¡Aquellos de nosotros que estamos despiertos hemos sabido esto durante más de un año!” y “Menos muerte NO era lo que querían”.

La información compartida añade que los Institutos Nacionales de Salud (NIH) han “aprobado silenciosamente” la ivermectina, lo que no es cierto. A partir de septiembre de 2022, los NIH recomiendan “no usar ivermectina para el tratamiento del Covid-19, excepto en ensayos clínicos” al igual que la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El nuevo estudio estaría basado en datos de un programa voluntario que ofreció ivermectina preventiva en una pequeña ciudad brasileña al principio de la pandemia, el que afirma que su uso regular se asocia con una mejor protección contra la infección por Covid-19 y “resultados relacionados”, como la muerte. Pero los científicos dicen que hay demasiados vacíos en el documento para sacar conclusiones sobre si la ivermectina tuvo algún efecto.

A los participantes en el programa se les recetó ivermectina durante dos días consecutivos, cada 15 días, durante 150 días. El equipo no tenía información sobre la cantidad de medicamento que tomaban realmente las personas; en cambio, categorizaron a los “usuarios habituales” como aquellos que recibieron un total de 180 mg (30 tabletas) o más del medicamento del programa durante todo el período, frente a los “consumidores irregulares” que recibieron hasta 60 mg (10 tabletas) durante ese mismo tiempo.

El estudio identificó inicialmente a 159.560 adultos mayores de 18 años como elegibles para su inclusión en el análisis. Luego, los autores excluyeron a más de 71.000 de estas personas cuyo uso de ivermectina se consideró “intermedio” (aquellas que recibieron entre 60 mg y 180 mg) con la explicación de que esto permitiría una comparación más clara entre usuarios “regulares” e “irregulares”.

Sin embargo, varios cálculos para los resultados de Covid-19 se basaron en comparaciones de conjuntos mucho más pequeños de 283 personas de cada grupo de uso de ivermectina, emparejados según la edad y ciertas condiciones de salud como diabetes y asma.

Por ejemplo, la reducción aparente del 92 % en el riesgo de morir por cualquier causa, no solo por Covid-19, para los usuarios regulares de ivermectina se basó en el hallazgo de que 15 de 283 no usuarios de ivermectina murieron durante el período de estudio en comparación con 2 de 283 usuarios habituales.

Falta de datos

En primer lugar, además de no poder confirmar si los usuarios de ivermectina realmente tomaron todo el medicamento que recibieron del programa, los autores reconocen, pero no tienen en cuenta, la posibilidad de que las personas identificadas como no usuarios o usuarios irregulares hayan adquirido la droga fuera el programa de la ciudad y lo tomaron por su cuenta.

El Dr. Stuart Ray, profesor de medicina en la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins, señaló que “la precisión del uso inferido de ivermectina parece ser baja según los informes de las autoridades sanitarias locales en Brasil de que muchas personas tomaron ivermectina que estaban no se prescribió, y muchos a los que se les recetó ivermectina no la tomaron”.

En segundo lugar, el estudio no tiene en cuenta otras posibles diferencias entre los grupos que podrían introducir sesgos en los cálculos.

“La principal deficiencia aquí es que el programa era opcional, y sabemos bien por décadas de literatura que aquellos que eligen buscar atención médica y tomar medicamentos son inherentemente diferentes de aquellos que no lo hacen”, dijo el Dr. Mark Siedner, médico de enfermedades infecciosas. y epidemiólogo clínico del Hospital General de Massachusetts.

“También hay una serie de deficiencias adicionales que tienen que ver con la falta de datos”, añadió Seidner, refiriéndose a los 71.548 usuarios “moderados” de ivermectina excluidos por completo del análisis, así como a los cálculos basados en pequeños subconjuntos emparejados de 283 personas.

Este último estableció que “por ejemplo, casi la mitad de la muestra parece haber sido excluida y casi el 99 % fue excluido en su análisis que incluía la edad y los problemas de salud, y no hay una buena forma de contabilizar las tasas de infección en personas que nunca se hicieron la prueba”.

En China señalan que los extranjeros causan la viruela del mono

Una reciente polémica surgió a partir de la viruela del mono. En China, un alto funcionario sanitario habría pedido públicamente a los ciudadanos que eviten el contacto con extranjeros, debido a que éstos podrían ser los causantes del virus.

Esto ocurrió un día después de que el país registrara el primer caso de la enfermedad en la ciudad de Chongqing, en el suroeste del país, justamente proveniente de una persona que estuvo fuera de China.

En un post en Weibo, la versión china de Twitter, el epidemiólogo en jefe del Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC), Wu Zunyou, aconsejó evitar el “contacto piel con piel” con personas de otros países.

“Para prevenir una posible infección de viruela del mono y como parte de nuestro estilo de vida saludable, se recomienda: primero, no tener contacto directo piel con piel con los extranjeros”, añadió Wu.

Los primeros casos de viruela del mono aparecieron en África. Crédito: REUTERS.

Si bien la viruela del mono, que ya cuenta con más de 60.000 casos, efectivamente se transmite por contacto estrecho con personas infectadas, animales o materiales contaminados, y suele producir síntomas como fiebre, dolor de cabeza y erupciones cutáneas, la forma en que fue emitido este mensaje generó ciertas complicaciones.

Algunos personas, sobre todo en redes sociales, la catalogaron de racista. “Esto es muy inapropiado. Al principio de la pandemia (del Covid-19), algunos extranjeros se levantaron y nos defendieron diciendo que los chinos no son virus”, escribió un usuario.

“¿Qué tan racista es esto? ¿Qué pasa con los que, como yo, llevamos casi diez años viviendo en China? No hemos visto a nuestras familias en unos 3-4 años debido al cierre de las fronteras”, escribió otro en Weibo, que parecía ser extranjero.

A la fecha, más 90 países en los que la viruela del mono no se considera endémica han notificado brotes de esta enfermedad, por lo cual la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha declarado emergencia sanitaria mundial.

Revisa todos nuestros fact checking en este link.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

La deforestación en la selva amazónica de Brasil aumentó más del 80% en agosto con respecto al año anterior, según mostraron datos preliminares del gobierno en septiembre.