Viruela del mono ya tiene estatus de pandemia: ¿Cómo se contagia? ¿Hay vacuna?

Foto: Reuters

La OMS la declaró “emergencia de salud pública de interés internacional”, el mismo rango que el Covid. Esto es todo lo que sabemos de la enfermedad.


El 18 de mayo de 2022, los funcionarios de salud de Massachusetts y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por su sigla en inglés) confirmaron un caso de viruela del mono en un paciente que había viajado recientemente a Canadá. Sería uno de los primeros casos en América, de un brote que se ya se había expandido fuertemente en el Reino Unido y Europa.

Solo era cosa de tiempo que se detectará un caso en Chile y eso ocurrió finalmente el pasado 17 de junio, cuando el Ministerio de Salud informara del primer caso de esta enfermedad en la Región Metropolitana. Desde entonces, el país ya suma 39 casos confirmados.

Pero la aparición de casos no han dejado de aumentar y preocupar a las autoridades. Al 20 de julio de 2022 se han notificado a la OMS 14.533 casos probables y confirmados por laboratorio (incluidas tres muertes en Nigeria y dos en la República Centroafricana) de 72 países de todo el mundo, un escenario muy diferente frente a los 3.040 casos notificados en 47 países a principios de mayo de 2022.

Como consecuencia del actual escenario, el sábado 23 de julio la OMS decidió darle el estatus de “emergencia de salud pública de interés internacional” (PHEIC, por sus siglas en inglés), que es el nivel más alto de alerta de la organización y el mismo que actualmente tiene el Covid y que equivale al de pandemia.

¿De dónde viene la enfermedad?

La viruela del mono no es una enfermedad nueva. El primer caso humano confirmado fue en 1970 , cuando se aisló el virus de un niño sospechoso de tener viruela en la República Democrática del Congo (RDC). Es poco probable que la viruela del mono cause otra pandemia, pero con el COVID-19 en mente, es comprensible el temor a otro brote importante. Aunque es raro y generalmente leve, la viruela del simio todavía puede causar una enfermedad grave. A los funcionarios de salud les preocupa que surjan más casos con el aumento de los viajes.

La enfermedad es causada por el virus de la viruela del mono, que pertenece a un subconjunto de la familia de virus Poxviridae llamada Orthopoxvirus. Este subconjunto incluye los virus de la viruela, vaccinia y viruela vacuna. Si bien se desconoce un reservorio animal para el virus de la viruela del simio, se sospecha que los roedores africanos juegan un papel en la transmisión. El virus de la viruela símica solo se ha aislado dos veces de un animal en la naturaleza. Actualmente, las pruebas de diagnóstico para la viruela del simio solo están disponibles en los laboratorios de la red de respuesta de laboratorio en los EE. UU. y en todo el mundo.

El nombre “viruela del mono” proviene de los primeros casos documentados de la enfermedad en animales en 1958, cuando ocurrieron dos brotes en monos mantenidos para investigación. Sin embargo, el virus no pasó de los monos a los humanos, ni los monos son los principales portadores de la enfermedad.

¿Cuáles son los primeros síntomas?

Después de que el virus ingresa al cuerpo, comienza a replicarse y propagarse por el cuerpo a través del torrente sanguíneo. Los síntomas generalmente no aparecen hasta una o dos semanas después de la infección.

Como la viruela del mono es una enfermedad causada por una infección de un virus de la misma familia que los virus de la viruela, los síntomas suelen ser similares a los de la viruela, aunque más leves.

“En un primer periodo de la infección (de los 0 a 5 días), se puede presentar fiebre, dolor de cabeza intenso, inflamación de los ganglios linfáticos, dolor lumbar, dolores musculares y falta de energía” explica María Teresa Solís, médico cirujana, epidemióloga y Doctora en Salud Internacional, y académica del Instituto de Ciencias de la Salud de la Universidad Estatal de O’Higgins (UOH) .

Posteriormente pueden aparecer unas erupciones en la piel (lesiones cutáneas similares a las de la viruela) entre 1 a 3 días después de la fiebre y tiende a concentrarse en la cara y las extremidades (manos y pies). “También pueden afectarse las mucosas orales, los genitales y las conjuntivas” añade la especialista.

Sobre la aparición de erupciones, estas también pueden aparecer en las extremidades, la cabeza o el torso que eventualmente se convierte en ampollas llenas de pus.

En general, los síntomas suelen durar de dos a cuatro semanas, mientras que las lesiones cutáneas suelen formar costras en 14 a 21 días.

Un test de la enfermedad.

Si bien la viruela del simio es rara y generalmente no mortal, una versión de la enfermedad mata a alrededor del 10 % de las personas infectadas . Se cree que la forma del virus que circula actualmente es más leve, con una tasa de mortalidad de menos del 1%.

¿Hay algún síntoma característico de esta enfermedad?

A pesar que es difícil diferenciar los síntomas de la viruela del mono ya que se parece bastante a otras enfermedades virales siendo los primeros síntomas fiebre y decaimiento, la Dra. Lorena Tapia, pediatra, infectóloga e investigadora del Instituto de Ciencias Biomédicas (ICBM) Facultad de Medicina Universidad de Chile, señala que en este caso “lo característico es el exantema o las lesiones en la piel”.

Lesiones que son como “pintitas rojas que incluso pueden tener el liquido dentro y que se puede dar en distintas partes del cuerpo” añade.

Solís también comenta que otra característica de esta enfermedad “suele ser la inflamación de los ganglios linfáticos. Sin embargo, es recomendable consultar con el personal de salud ante cualquier sospecha”

¿Qué hacer si tengo síntomas?

En Chile el 17 de junio, el Ministerio de Salud decretó Alerta Sanitaria por la viruela del mono, lo que implica que toda la red asistencial esté preparada para actuar frente a la aparición de casos.

Por lo tanto, si alguna persona presenta los síntomas descritos previamente se recomienda que se acerque a un centro de salud, para que sea evaluado y “se realicen exámenes adicionales para confirmar o descartar la infección” señala Solís.

En el caso de presentar síntomas y saber que hubo contacto con alguien que dio positivo, se recomienda estar pendiente de los síntomas, consultar a un especialista y aislarse rápidamente, y de esa manera realizar una trazabilidad de casos “porque así puedes detectar los contactos e ir viendo quienes pueden empezar con la enfermedad” dice Tapia.

En caso de dudas, puede comunicarse directamente con el Minsal, llamando al: 600 360 7777.

¿Cuánto es su período de incubación?

El período de incubación de la viruela del mono suele ser de 6 a 13 días, pero puede oscilar entre 5 y 21 días. La enfermedad, que no tiene tratamiento, a menudo es autolimitada y los síntomas generalmente se resuelven espontáneamente dentro de los 14 a 21 días.

¿Cómo se transmite?

El virus puede transmitirse a través del contacto con una persona o animal infectado o superficies contaminadas. Por lo general, el virus ingresa al cuerpo a través de la piel lesionada, la inhalación o las membranas mucosas de los ojos, la nariz o la boca. Los investigadores creen que la transmisión de persona a persona se produce principalmente a través de la inhalación de grandes gotas respiratorias en lugar del contacto directo con fluidos corporales o el contacto indirecto a través de la ropa. Las tasas de transmisión de humano a humano para la viruela del simio han sido limitadas.

Los funcionarios de salud están preocupados de que el virus se esté propagando actualmente sin ser detectado a través de la transmisión comunitaria, posiblemente a través de un nuevo mecanismo o ruta. Aún se está investigando dónde y cómo se están produciendo las infecciones.

Una sección de tejido de la piel, extraída de una lesión en la piel de un mono que había sido infectado con el virus de la viruela del mono, se ve con un aumento de 50X en el cuarto día del desarrollo de la erupción en 1968.
Una sección de tejido de la piel, extraída de una lesión en la piel de un mono que había sido infectado con el virus de la viruela del mono, se ve con un aumento de 50X en el cuarto día del desarrollo de la erupción en 1968. Foto: Reuters.

¿Durante cuántos días alguien puede contagiar?

“Las personas con la enfermedad son contagiosas mientras tienen síntomas (normalmente entre las primeras dos y cuatro semanas)”, explica la académica del Instituto de Ciencias de la Salud de la UOH.

Las erupciones, los fluidos corporales (como fluidos, pus o sangre de lesiones en la piel) y las costras son particularmente infecciosos.” Es por eso que se hace énfasis en evitar el contacto estrecho de las personas infectadas, lavado de manos y uso de equipo de protección personal si es necesario” añade.

Pero, una vez la persona ya presenta las lesiones con costra “pudiera uno decir que ya no está contagiando” señala la investigadora del ICBM.

¿Hay tratamientos?

El tratamiento de la viruela del simio se centra principalmente en aliviar los síntomas. Según los CDC, no hay tratamientos disponibles para curar la infección por viruela del simio.

En cuanto al tratamiento, no existe una antiviral como tal, sino que más bien existen tratamientos de prevención una vez que ya tienes la viruela. “El manejo es sintomático” explica la Dra. Tapia, que va de la mano con el aislamiento que tiene como objetivo evitar que la persona pueda seguir contagiando, además de realizar una vigilancia de eventuales complicaciones que pudieran existir con la enfermedad.

Perú confirma su primera muerte por viruela del mono y se suma Brasil como los primeros países de la región en registrar fallecidos
Foto: Reuters

Asimismo, es importante cuidar las erupciones para evitar complicaciones, “evitando que las llagas toquen la boca u ojos. También hay que considerar las medidas generales de soporte para la persona, dependiendo los síntomas que presenta, como cuidar la hidratación, reducir la fiebre entre otros” señala Solís.

¿Cómo prevenir el contagio?

Como medidas de prevención, comenta Solís, es importante reducir el riesgo de transmisión de persona a persona. “Esto porque el contacto físico estrecho con otros pacientes constituye el factor de riesgo más importante de infección”. Para asistir a los enfermos se deben usar guantes, equipo de protección personal y lavarse las manos frecuentemente. También, se recomienda aislar a los pacientes en su casa o en centros de salud.

¿Existen vacunas contra la viruela del mono?

Efectivamente existe una vacuna contra la viruela que la evidencia sugiere que puede ayudar a prevenir las infecciones por viruela del mono y disminuir la gravedad de los síntomas. Una vacuna conocida como Imvamune o Imvanex está autorizada en EE.UU. para prevenir la viruela del mono y la viruela.

La vacunación después de la exposición al virus también puede ayudar a disminuir las posibilidades de una enfermedad grave. Actualmente, los CDC recomiendan la vacunación contra la viruela solo en personas que han estado o es probable que estén expuestas a la viruela del simio. Las personas inmunocomprometidas tienen un alto riesgo.

Hasta el momento no se recomienda una vacunación masiva. “La Organización Mundial de la Salud (OMS), afirmó que la única forma de reducir las infecciones es educar a la población sobre qué los factores de riesgo y cómo reducir la exposición” señala Solís.

¿Es una enfermedad de transmisión sexual (ETS)?

Si bien las investigaciones epidemiológicas están en curso y aún no se confirma si es una ETS, durante una reunión del Comité de la OMS, representantes de España, Reino Unido, Estados Unidos, Canadá y Nigeria actualizaron sobre la situación epidemiológica en sus países. Con la excepción de Nigeria, los cuatro países restantes informaron que el 99 % de los casos ocurrían en hombres que tienen sexo con otros hombres (HSH) y principalmente entre aquellos con múltiples parejas.

Nicolás Muena, virólogo e investigador de la Fundación Ciencia y Vida, explicó en una nota de Qué Pasa, que la discusión sobre si es una ETS todavía se lleva a cabo ya que aún “no hay una respuesta categórica al respecto” debido a diversos factores.

Una de las principales razones es que, aunque hay harta evidencia que permitiría decir que sí es una ETS, existe un riesgo de comunicarlo de esa manera, ya que muchas personas pueden pensar que es una enfermedad que se transmite exclusivamente durante el sexo, peor no es así “porque también puede transmitirse, por ejemplo, compartiendo una cama o ropa de cama o por contacto piel con piel”.

Por su parte, el director de la OMS, comunicó en la última conferencia que “es esencial que todos los países trabajen de cerca con las comunidades de hombres que tienen sexo con hombres, para diseñar y brindar información y servicios efectivos, y para adoptar medidas que protejan la salud, los derechos humanos y la dignidad de las comunidades afectadas”.

Reiterando que “el estigma y la discriminación pueden ser tan peligrosos como cualquier virus”.

En el caso de los niños ¿su riesgo de contagio puede ser alto?

El jefe de la OMS en Europa, el Dr. Hans Kluge declaró hace unas semanas que ahora había “pequeños números” de casos entre los contactos domésticos que incluían a niños. La mayoría de las personas informaron síntomas que incluyen sarpullido, fiebre, fatiga, dolor muscular, vómitos y escalofríos.

Abdi Mahamud, de la división de Seguridad Sanitaria y Emergencia de la OMS reconoció que hasta ahora existen casos identificados de viruela del mono en Reino Unido, España y Francia. “Nos referimos a menores de 18 años, pueden ser chicos de 16 o 17. Son casos leves, pero nos preocupa mucho que la enfermedad salte a este grupo de población”. También preocupa la aparición de un caso positivo a este virus en un niño de 3 años en España, según reportó el Ministerio de Sanidad de dicho país.

Sobre un eventual mayor riego en los menores, la Dra. Tapia explica que “no se sabe todavía”, y sólo se tiene claridad que donde más ha circulado el virus es en adultos, principalmente en HSH, por lo que hasta el momento el riesgo de contagio en niños “es alto menor el porcentaje”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

El modelo analiza los patrones de movimientos de humanos y de los animales, tecnología que ha sido aplicada a drones logrando vigilar de forma mucho más precisa.