Gobierno lanza Estrategia Nacional de Residuos Orgánicos: Establece meta de reutilización del 66% al 2040

Foto: AgenciaUno

Foto: AgenciaUno

A la fecha, solo el 1% de los residuos orgánicos en Chile son reutilizados. La estrategia será dada a conocer de manera oficial el martes 4 de agosto, cuando también comenzará el proceso de consulta pública que se extenderá hasta el 15 de septiembre de 2020.




En la actualidad, cerca del 58% de los residuos sólidos que se generan en Chile corresponden a desechos orgánicos provenientes de casas, ferias libres, parques y jardines. Esto es más del doble de lo que representan otras fracciones como los envases y embalajes. Si bien un 13% de los municipios desarrolla algún tipo de acción para reciclar y reutilizar estos residuos, la valorización de esos a nivel nacional no alcanza el 1% del total de toneladas que se generan al año.

Transformar en basura los residuos orgánicos -restos de frutas y verduras, cáscaras de huevo, granos de café, hierbas, entre otros- genera una multiplicidad de perjuicios. Además, de desaprovechar la gran cantidad de nutrientes que poseen, su desperdicio provoca la proliferación de vectores sanitarios, como moscas, aves y roedores; genera lixiviados; olores molestos; y gases de efecto invernadero (GEI), principalmentne metano.

Para enfrentar este problema es que mañana martes 4 de agosto, el Ministerio de Medio Ambiente dará a conocer la Estrategia Nacional de Residuos Orgánicos (ENRO) que había sido comprometida y anunciada -su elaboración- en agosto de 2019. En ella se plantean metas específicas para los próximos 20 años sobre el tratamiento de este tipo de desechos.

La Tercera accedió al documento con el que, además, se dará inicio a la consulta pública que se extenderá hasta el 15 de septiembre de este año.

La principal meta es pasar de un 1% de valorización - es decir, de la recuperación de esos residuos para que puedan se utilizados con algún fin- al 66% para el año 2040. En concreto, se busca que la ciudadanía genere menos residuos orgánicos, alcanzar una mayor separación de estos en su origen, y además proveer de infraestructura, equipamiento y sistemas logísticos que permitan que estos desechos sean utilizados como recursos en la producción de mejoradores de suelo o de energía, aprovechando los nutrientes, el agua y la energía que contienen.

Para cumplir con este propósito, el ministerio estableció una serie de metas intermedias al 2030:

- Valorizar un 30% de los residuos orgánicos generados

- Contar con 500.000 familias que utilicen composteras y/o vermicomposteras en sus viviendas

- Llegar a 5.000 establecimientos educacionales con composteras y/o vermicomposteras

- Alcanzar 500 barrios del programa “Quiero mi Barrio” haciendo compostaje y/o vermicompostaje

- Contar con un 50% de las instituciones públicas separando en origen y valorizando los residuos orgánicos que generan

-Lograr que todos los parques urbanos administrados por el Ministerio de Vivienda y Urbanismo estén compostando los residuos orgánicos generados en sus instalaciones

Para la ministra Carolina Schmidt, esta estrategia “debe transformarse en una política de Estado y está incluido en el plan ‘Chile Circular sin Basura’, que contiene una serie de medidas que permitan impulsar la economía circular, disminuyendo nuestros residuos y protegiendo el medio ambiente y a las personas”.

Para conseguir estos objetivos, agrega el documento, es fundamental generar reglas e incentivos correctos para que tanto la ciudadanía, como los organismos públicos, municipalidades y empresas, modifiquen la forma de relacionarse con sus desechos. Pero también, se fomentará la educación ambiental a través de municipios y otros programas públicos y se creará el Programa de Residuos Orgánicos.

En cuanto a la inversión que se requerirá para la implementación de la estrategia, desde la cartera de Medio Ambiente indicaron que aún están en evaluación los montos y que en diciembre debería estar el tema zanjado.

En Chile, la gestión de los residuos domiciliarios es de responsabilidad de las municipalidades. Al alero del mecanismo de responsabilidad extendida del productor establecido por la Ley 20.920, una parte de ese rol (la gestión de los residuos de envases y embalajes) será, en un futuro cercano, organizado y financiado por los privados. En cuanto a los residuos orgánicos, no se vislumbra otra fórmula que no sea que éstos sigan siendo gestionados por las municipalidades, tal como ocurre en la mayoría de los países OCDE. El desafío por tanto es utilizar la estructura actual para asegurar la implementación de la estrategia.

El proceso de consulta pública que se extenderá hasta el 15 de septiembre comenzará mañana. Para acceder al documento en consulta, a los antecedentes, calendario de actividades, así como la posibilidad de realizar aportes, se podrá realizar a través del portal de consultas ciudadanas del Ministerio del Medio Ambiente https://consultasciudadanas.mma.gob.cl o las oficinas de partes del Ministerio o las SEREMI a lo largo del país.

Comenta