¿Cómo es la marihuana que se consume en Chile?

Análisis de 480 muestra determinará qué porcentaje de THC tiene la cannabis que se consume en Chile ya sea de origen nacional, colombiano o paraguayo.




Cuánto THC tiene la marihuana que se consume en Chile y cómo ha aumentado. Esta interrogante es precisamente la que busca determinar el análisis de 480 dosis de cannabis incautadas a lo largo de todo el país. La investigación es parte de un convenio que tendrá una duración de 13 meses y que reúne a varias instituciones del país.

La iniciativa que será firmada mañana por Carlos Charme, director del Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas y Alcohol (Senda); el Fiscal Nacional, Jorge Abbott, y María Judith Mora, directora (s) del Instituto de Salud Pública (ISP), busca que las dosis analizadas sean representativas a lo que consume la población en el país.

El Ministerio Público dispondrá de cannabis incautados, el ISP la analizará y el Senda financiará la iniciativa con un monto que no será superior a los $20 millones.

En Chile, las únicas cifras que existen sobre esta materia son un estudio realizado por el ISP hace algunos años. Se analizaron 30 muestras, 15 en 2013 y otras 15 en 2017, y el porcentaje de THC -uno de los componentes psicoactivos del cannabis- aumentó de un 4,7 a un 10,9 promedio en esos cuatro años. Sin embargo, el mismo Senda dice que dichos datos no son representativos debido a la baja cantidad de muestras y por eso la necesidad de realizar este convenio.

En Estados Unidos, la cannabis incautada por la DEA fue analizada entre 1995 y 2014 y muestra un constante aumento de porcentaje de THC en ella: si en el pasado siglo en promedio había un 3,96% de THC en la marihuana, en 2014 la cifra llegaba a 11,84%.

Carlos Charme, director de Senda, explica que es primera vez que se realiza esta iniciativa en el país, pero que basado en los estudios de Estados Unidos y Canada, se sabe que "en la actualidad los porcentajes de THC son mucho más altos. Necesitamos saber qué marihuana se está consumiendo en Chile".

¿Para qué se requieren esos datos? El representante de Senda dice que lo principal es que "vamos a tener un registro nacional y saber desde ahí cuáles son las estrategias preventivas que nosotros tenemos que tener de acuerdo a esa información". Esto sumado a que se podrán analizar "cuáles son los problemas a la salud que se ven aumentados al consumir marihuana y además por los niveles de THC que tiene".

Luis Toledo, Director de la Unidad Especializada en Tráfico Ilícito de Drogas de la Fiscalía Nacional, agrega que este estudio va a servir para ver la potencia psicoactiva que tiene la marihuana que "ingresa por el norte del país de origen colombiana, la que se produce en Chile y la de origen paraguayo".

El estudio de las muestras también busca analizar la presencia de cannabidiol y cannabinol -también psicoactivos presentes en la marihuana- y permitirá disponer información de los principales componentes en esta droga, explica María Judith Mora, directora (s) del ISP. "Nos permitirá, como país, avanzar en información estratégica para las decisiones en materias de políticas públicas tanto de seguridad como de salud pública", añade.

Aumento en tratamientos

"El estudio de la Cicad, organismo de control de uso de drogas de la OEA, graficó este año a Chile como el mayor país en consumo de marihuana dentro de América y uno de los principales a nivel mundial", dice Toledo y agega que la mayor droga que se incauta en el país es la cannabis y que Chile es "uno de los países con mayor consumo de marihuana en adolescentes".

Charme precisa que uno de cada tres personas entre 13 y 18 años ha consumido marihuana en los últimos años y "el 62% de los jóvenes que tratamos en nuestros centros entra por marihuana", dice el director de Senda.

Entre 2015 y 2018, la cantidad de adolescentes que ingresan a tratamiento por consumo de cannabis a los centros del Senda ha ido en aumento. Si en 2015 fueron 686 los jóvenes que ingresaron a algún centro por consumo de marihuana, en 2016 lo hicieron 767, en 2017 fueron 887 y en 2018 llegaron a los 1038.

Las cifras de adolescentes infractores de ley que ingresaron a tratamiento por consumo de cannabis entre 2010 y 2018 también muestran un aumento. Si a comienzos del decenio lo hicieron 1.517 jóvenes, el año pasado fueron 2.205, la segunda cifra más alta durante esos nueve años que fue superada sólo en 2014 con 2.221 ingresos de este tipo.

Por otra parte, el tipo de marihuana que se utiliza también ha variado en los últimos años. Según el mismo Senda, aumentó el consumo de cannabis de alta potencia de un 6% en 2012 a un 10% en 2016, y la marihuana prensada disminuyó de un 32,1% a un 8,1% en el mismo periodo.

Comenta