Miguel Ortiz, el último de los dibujantes originales de Condorito: "La revista está más viva que nunca"

Miguel Ortiz




Corrían los años 50 y Miguel Ortiz (82) trabajaba ensimismado en su mesa de dibujo, en la Editorial Zig Zag. Alguien se le acerca y le mueve su mesa intencionalmente para llamar su atención. Miguel miró y ahí estaba René Ríos Boettiger, Pepo. "Vas a tener noticias mías", le dijo. Al poco tiempo lo invitó a comer para mostrarle la maqueta de la primera edición de Condorito. La portada estaba pintada a témpera y Ortiz sintió un apego inmediato por la historieta.

Hoy, es el último de los dibujantes del primer equipo que le dio vida al ave que hoy es patrimonio cultural. Él mismo se encarga de hacer perdurar el legado de Condorito, ofreciendo un dibujo autografiado por la compra de un libro. Miguel Ortiz, en conversación con Qué Pasa, cuenta sobre sus inicios, su consolidación en el cómic y sus esfuerzos por realzar el vuelo de la historieta que triunfó más allá de los Andes.

Oriundo de Temuco, Miguel Ortiz se empezó a relacionar con el dibujo desde pequeño. Su abuelo, quien leía los periódicos de la época para informarse sobre la Segunda Guerra Mundial, entre otras cosas, desechaba los suplementos de historietas. Ahí es cuando Miguel los recogía de la basura, los leía e intentaba copiarlos con papel y pluma. "Me acuerdo que los primeros dibujos que hice eran de Mickey Mouse. No podía hacerlo con pluma y después me dijeron que los hiciera con pincel".

Su talento lo llevó a comenzar su carrera como dibujante a los 13 años. Medio en broma, medio en serio, se presentó en el diario Austral de Temuco. El director del diario lo contrató y Miguel iba después de clases a rellenar letras y dibujar anuncios que no le motivaban mucho. "Lo único que alcancé a dibujar allí fue un viejo pascuero, tamaño postal", recuerda Ortiz.

Cuando terminó el colegio le llegó una invitación para trabajar como dibujante en el diario El Clarín, en Santiago. Sin haber visitado antes la capital, se bajó del tren con mucho miedo. Poco a poco fue adquiriendo experiencia en el diario, dibujando anuncios publicitarios. "Las tiendas que publicitábamos andaban preguntando por mí para darme regalos". Pero su sueño era dibujar historietas, y el norte de cada dibujante en esa época era trabajar en Zig Zag.

Allí llegó por invitación de Temístocles "Themo" Lobos, creador de "Ogú y Mampato". Allí, Ortiz se encargaba de dibujar para algunas de las revistas que estaba bajo la dirección de Lobos. Sin saber que Pepo rondaba por ahí con el interés de llevarlo a trabajar con él. Le ofreció ser parte del equipo que le diera vida a Condorito. Desde ese momento, Ortiz colaboró en diseñar las viñetas del característico cómic que este año cumple siete décadas de vida.

Condorito está más vivo que nunca

Luego de la quiebra de Televisa en Chile, editorial encargada de publicar a Condorito durante los últimos 26 años, se temió por el fin de la historieta. En ese momento, Miguel Ortiz se asoció con el hijo de René Ríos para relanzar la primera edición, junto a una colección de chistes inéditos, en tapa dura y a todo color. La nueva versión, publicada bajo la editorial Origo, revive a Condorito para entregar risas a las siguientes generaciones.

[caption id="attachment_619721" align="alignnone" width="900"]

Miguel Oritz en la realización de la Expo Comic, que organiza todos los años en Santiago.[/caption]

Entre otras iniciativas, Miguel Ortiz organiza la Expo Comic Chile que se realiza todos los años en nuestro país. "Es la forma que encontré para hacer que el cómic no muera, y que muchos tengan la oportunidad de dibujar cosas apasionantes", destaca Ortiz.

Comenta