Niños y celulares: Más de una hora de uso de pantalla al día produce alteraciones cerebrales

phone-4048297_1280

Estudio escaneó el cerebro de niños de 3 a 5 años y descubrió que aquellos que usaban pantallas más de la hora recomendada sin la participación de los padres, tenían niveles más bajos de desarrollo en la sustancia blanca del cerebro, un área clave para el desarrollo del lenguaje y habilidades cognitivas.




El uso de celulares y pantallas dejó de ser un área exclusiva de adultos. Niños y niñas crecen inmersos en los medios digitales, y a temprana edad. Estudios en Chile muestran que casi el 40% ya cuenta con un celular previo a los nueve años, y que antes de los cinco la cifra es de 11% (Encuesta Casen 2015).

¿Qué implicancias puede tener su uso para el desarrollo del cerebro? Un estudio publicado en la revista JAMA Pediatrics  realizado a niños sanos de pre kinder, dice que el uso de pantallas mayor que el recomendado por las pautas de la Academia Estadounidense de Pediatría (1 hora diaria), se asocia con medidas más bajas de organización microestructural y mielinización de los tractos de materia blanca del cerebro, estructuras claves en el desarrollo del lenguaje y la alfabetización.

Es la materia gris que contiene la mayoría de las células cerebrales que le dicen al cuerpo qué hacer. La materia blanca está compuesta de fibras, típicamente distribuidas en haces llamados tractos, que forman conexiones entre las células cerebrales y el resto del sistema nervioso.

"Este es el primer estudio que documenta las asociaciones entre el uso de pantallas más altas y las medidas más bajas de la estructura cerebral y las habilidades en niños en edad preescolar", dijo el autor principal del estudio John Hutton, pediatra e investigador clínico en el Hospital Infantil de Cincinnati.

La investigación consideró niños de tres a cinco años, y se efectuó entre agosto de 2017 y noviembre de 2018.

El trabajo utilizó un tipo especial de resonancia magnética, llamado imágenes de tensor de difusión, para examinar sus cerebros. Los resultados determinaron que aquellos que usaban pantallas más de la hora recomendada sin la participación de los padres, tenían niveles más bajos de desarrollo en la sustancia blanca del cerebro, un área clave para el desarrollo del lenguaje y habilidades cognitivas.

Diversidad de estímulos

Los investigadores concluyen que es necesario continuar estudiando la asociación entre el uso de medios basados ​​en pantalla y el desarrollo del cerebro, particularmente durante la primera infancia.

Sin embargo, determinar cambios a nivel cerebral, no implica hablar de efectos negativos, advierte Pedro Maldonado, neurocientífico y académico de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile. Tampoco es una sorpresa que se encuentren que hay modificaciones estructurales cuando pasa más tiempo en una tarea, agrega el científico, "la estructura cerebral durante el desarrollo es absolutamente plástica".

Esa misma capacidad de neuroplasticidad, que se ha detectado, por ejemplo, en los taxistas de la ciudad de Londres, en Inglaterra, que un estudio determinó presentan un mayor desarrollo de la zona del hipocampo, relacionada con la ubicación espacial, dice Maldonado.

El cerebro cambia constantemente por efecto del entrenamiento y la experiencia, y que un grupo haga por mucho tiempo una actividad, hace que su cerebro sea distinto, aclara. "Pero el hecho que cambie no es positivo o negativo, se asocia el cambio a algo negativo, pero no necesariamente", sostiene.

El planteamiento frente a estos hallazgos más bien debería ir por ver qué tan importante en la vida de las personas será el uso y manejo de pantallas en el futuro, plantea el científico. "Si no tiene importancia, no es bueno, pero si es una competencia necesaria para la vida del futuro, quizás no es tan malo", aclara.

Desde ese punto de vista, el extremo de prohibir completamente podría ser más dañino, "porque esos niños deprivados de la experiencia de tecnología les va a faltar esas habilidades, por eso es que el cerebro de un niño de edad media es distinto a un niño de la edad moderna, porque los desafíos son distintos", dice Maldonado.

Las recomendaciones desde el mundo de la pediatría apuntan a que exista entonces, una experiencia múltiple, no con un énfasis exacerbado de ninguna actividad. "Aumentar desmedidamente una cosa en vez de otra no se recomienda, es raro que una persona pueda desenvolverse adecuadamente sin una adecuada habilidad en esas tecnologías, pero también es importante escuchar las recomendaci0nes de las sociedad científicas, porque los niños no sólo se van a desenvolver en esa áreas sino que necesitan que su cerebro esté repartido".

La Academia Estadounidense de Pediatría, indica que para los niños menores de 18 meses, se debe evitar el uso de pantalla que no sean chat de video. En el caso de que los padres de niños de 18 a 24 meses de edad quieran introducir medios digitales, se recomienda una programación de alta calidad y verla con sus hijos para ayudarlos a comprender lo que están viendo.

Para niños de 2 a 5 años, se establece como limite el uso de la pantalla a 1 hora por día de programas de alta calidad. Los padres deben ver los medios junto con los niños para ayudarlos a comprender lo que están viendo y aplicarlo al mundo que los rodea.

Para los niños de 6 años en adelante, establecer límites consistentes en el tiempo que usa los medios y los tipos de medios, y asegurándose de que no reemplacen el sueño adecuado, la actividad física y otros comportamientos esenciales para la salud. También se recomienda designar momentos libres de pantallas juntos, como cenar o conducir, así como lugares libres de medios en el hogar, como dormitorios.

Comenta