¿Qué están comiendo los niños?: Informe alerta de preocupantes cifras de malnutrición en Latinoamérica

candy-3898414_1280

Según un informe de Unicef, 149 millones de menores de cinco años sufren retraso en el crecimiento y casi 50 millones tienen bajo peso en relación a su altura. Los cambios a los que se ha expuesto el planeta, como la crisis climática o la pérdida de biodiversidad, se han transformado en el telón de fondo de la malnutrición infantil actual.




"Hace 20 años que el Estado Mundial de la Infancia examinó por última vez la nutrición infantil. Desde esa fecha han cambiado muchas cosas. Hemos cambiado el lugar donde vivimos: cada vez es mayor el número de familias que han abandona las áreas rurales y se han trasladado a las ciudades (...) Las condiciones de vida en nuestro planeta han cambiado. La crisis del cambio climático, la pérdida de la biodiversidad y los daños medioambientales suscitan ahora la preocupación de si será posible alimentar de manera sostenible a a esta generación de niños, por no hablar de las generaciones venideras".

Así comienza el último informe de nutrición elaborado por la Unicef, en el que da cuenta de las condiciones alimenticias en las que viven los niños de Latinoamérica y cómo todos los cambios a los que se ha expuesto el planeta, se han transformado en el telón de fondo de la malnutrición infantil actual.

La palabra malnutrición, explican, solía ser una palabra asociada a la hambruna. Hoy, sin embargo, debe utilizarse para describir a los niños con retraso en el crecimiento (cuya estatura es menor a la que corresponde a su edad), a los que padecen de emaciación (cuyo peso es bajo en relación a su altura), a los que presentan "hambre oculta" (deficiencia en vitaminas y minerales esenciales), y al creciente número de niños y jóvenes afectados por el sobrepeso u obesidad.

Por esto, el informe alerta de que los niños de la región, no están creciendo bien.

Las cifras

"Las cifras son preocupantemente altas", señala el documento. En todo el mundo -sostienen- uno de cada tres niños menores de 5 años presenta retraso en el crecimiento, emaniación o sobrepeso, y en algunos casos, una combinación de dos de estas formas de malnutrición. En América Latina y el Caribe, en tanto, la cifra es de uno de cada cinco.

Esto se traduce en que alrededor del planeta, hay 149 millones de niños menores de cinco años que sufren retraso en el crecimiento y casi 50 millones tienen emancipación. En Latinoamérica, los números llegan a 4,8 millones de niños y niñas menores de 5 años con retraso en el crecimiento, 0,7 millones con emaciación y 4 millones con sobrepeso, incluyendo obesidad.

El retraso en el crecimiento es provocado por una desnutrición que se da principalmente en los primeros mil días de vida, pero es algo que puede permanecer en el tiempo. De hecho, agregan, es posible que los menores afectados nunca alcancen el desarrollo pleno de sus capacidades físicas e intelectuales.

La desnutrición también es evidente en la emaciación de los niños en cualquier etapa de sus vidas, cuando circunstancias como la escasez de alimentos, las malas prácticas de alimentación y las infecciones, a menudo agravadas por la pobreza, las crisis humanitarias y los conflictos, los privan de una nutrición adecuada y, en demasiados casos, provocan su muerte.

Unicef precisó que de los 18 países de la región que cuentan con datos "Guatemala es el caso más preocupante con 1 de cada 2 niños y niñas menores de 5 años que no están creciendo bien". Le siguen Ecuador, Honduras y Haití. El país con el mejor indicador, en tanto, es Santa Lucía, donde solo 1 de cada 10 niños y niñas no crece adecuadamente.

Obesidad

Las cifras de obesidad tampoco son alentadoras.

Y es que de acuerdo al informe, el número de niños con obesidad entre 5 y 19 años se ha multiplicado, aumentando entre 10 y 12 veces en todo el mundo.

Pero además, se indica que si bien el sobrepeso y la obesidad durante mucho tiempo fueron trastornos asociados a los ricos, ahora afectan cada vez más a los pobres, lo cual refleja  la mayor disponibilidad en todos los países del mundo de "calorías baratas" procedentes de alimentos grasos y azucarados.

Estos trastornos incrementan el riesgo de contraer enfermedades no contagiosas, como la diabetes tipo 2. "Los análisis realizados como parte del estudio sobre Carga Mundial de Enfermedades sugieren que las prácticas de alimentación que carecen de una nutrición adecuada son actualmente la principal causa de muerte en todo el mundo", señala el documento.

El país con mayor prevalencia es Argentina, donde casi 2 de cada 5 adolescentes tienen sobrepeso, indicó Unicef.

¿Qué están comiendo los niños?

El organismo mundial señaló que la comercialización de alimentos poco saludables, la abundancia de alimentos ultra procesados y el aumento del acceso a la comida rápida y bebidas altamente azucaradas, están impulsando el sobrepeso y la obesidad.

"Para muchas familias que viven en pobreza, tener comidas nutritivas cada día sigue siendo incosteable o inaccesible", dijo el director regional de Unicef para América Latina y el Caribe, Bernt Aasen.

"En América Latina y el Caribe, demasiados niños y niñas comen muy poca comida saludable y demasiada comida poco saludable. En toda la región, el retraso en el crecimiento, la emaciación y la obesidad afectan a las mismas comunidades y a veces al mismo hogar", señaló Aasen.

Comenta