¿Se contagió de Ómicron? Estudio dice que mutación “fantasma” podría hacer que se infecte nuevamente

Un estudio descartó que las personas que contrajeron Ómicron original no vuelvan a contraer Covid-19 pronto. Las mutaciones están evadiendo las vacunas.


El coronavirus mutante que ahora domina en Estados Unidos es miembro de la familia Ómicron, pero los científicos dicen que se propaga más rápido que sus variantes predecesoras, porque es un experto en escapar de la inmunidad y posiblemente podría causar enfermedades más graves.

¿Por qué? Porque combina propiedades de Ómicron y Delta, la variante dominante del país a mediados del año pasado.

Un rasgo genético que se remonta al pasado de la pandemia, conocido como “mutación delta”, parece permitir que el virus “escape a la inmunidad preexistente de la vacunación y la infección previa, especialmente si se infectó en la ola Ómicron”, dijo el Dr. Wesley Long, patólogo de Houston Methodist en Texas. Eso se debe a que la cepa Ómicron original que arrasó el mundo no tenía la mutación.

La “subvariante” Ómicron que gana terreno en EE.UU., conocida como BA.2.12.1 y responsable del 58% de los casos de Covid-19 en EE.UU. la semana pasada, no es la única afectada por la mutación Delta. El cambio genético también está presente en los parientes Ómicron que juntos dominan en Sudáfrica, conocidos como BA.4 y BA.5. Esos tienen exactamente la misma mutación que Delta, mientras que BA.2.12.1 tiene uno que es casi idéntico.

Este cambio genético es una mala noticia para las personas que contrajeron el Ómicron original y pensaron que era poco probable que volvieran a contraer Covid-19 pronto. Aunque la mayoría de las personas no saben con certeza qué variante causó su enfermedad, el Ómicron original provocó una ola gigante de casos a fines del año pasado y principios de este año.

Long dijo que los datos de laboratorio sugieren que una infección previa con el Ómicron original no protege mucho contra la reinfección con los nuevos mutantes, aunque el verdadero riesgo de ser reinfectado sin importar la variante es único para cada persona y situación.

Imagen microscópica del Sars-CoV-2. Foto: AP

Sin embargo, en un giro, aquellos enfermos por Delta anteriormente pueden tener una armadura adicional para protegerse de los nuevos mutantes. Un estudio publicado antes de que fuera revisado por otros científicos y realizado por investigadores de la Universidad Estatal de Ohio, encontró que los pacientes con Covid en cuidados intensivos con infecciones Delta inducían anticuerpos que eran mejores para neutralizar los nuevos mutantes que los pacientes que contrajeron el Ómicron original.

“El anticuerpo contra la infección por Ómicron no parece proteger bien contra las subvariantes en comparación con Delta”, dijo el Dr. Shan-Lu Liu, autor del estudio que codirige el programa de virus y patógenos emergentes en el estado de Ohio.

Pero Liu dijo que el nivel de protección que brinda una infección delta depende en parte de cuánto tiempo hace que alguien estuvo enfermo. Eso es porque la inmunidad disminuye con el tiempo.

Las personas que se enfermaron con Delta no deberían pensar en sí mismas como invulnerables a las nuevas subvariantes, especialmente si no están vacunadas, dijo Long. “No diría que nadie está a salvo”.

¿Un punto brillante? Las inyecciones de refuerzo pueden proporcionar una fuerte protección contra los nuevos mutantes, dijo Liu. En general, las vacunas y la infección previa pueden proteger a las personas de los peores resultados de la Covid-19. En este punto, dicen los científicos, es demasiado pronto para saber si el nuevo mutante que gana terreno en los EE.UU. causará un aumento significativo en los nuevos casos, hospitalizaciones y muertes.

Foto: AP

Los científicos todavía están tratando de averiguar qué tan virulentos son estos nuevos mutantes. Long dijo que no ha visto nada que responda esa pregunta para él, pero Liu dijo que los datos emergentes apuntan hacia una enfermedad más grave. Liu dijo que las subvariantes tienen propiedades que sugieren que se propagan más eficientemente de célula a célula.

El virus “simplemente se esconde en la célula y se propaga a través del contacto de célula a célula”, dijo Liu. “Eso da más miedo porque el virus no sale para que el anticuerpo funcione”.

El Dr. Eric Topol, director del Scripps Research Translational Institute, dijo que los nuevos mutantes ciertamente no parecen menos virulentos que las versiones anteriores de Ómicron, y si son más virulentos o no “se aclarará en los próximos meses”.

Mientras tanto, los científicos esperan que los últimos mutantes poderosos se propaguen rápidamente, ya que son más transmisibles que sus predecesores.

Aunque las pruebas en el hogar dificultan el seguimiento de todos los casos de Covid en EE.UU., los datos de la Universidad Johns Hopkins muestran que los casos tienen un promedio de casi 107.000 por día, frente a los 87.000 de hace dos semanas. Y las nuevas admisiones hospitalarias de pacientes con Covid-19 han tenido una tendencia al alza desde mediados de abril,de acuerdo a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

“Tengo la esperanza de que no veamos un aumento similar en las hospitalizaciones que hemos tenido en oleadas anteriores”, dijo Long. “Pero con Covid, cada vez que hay muchas personas infectadas, es solo un juego de números. Algunas de esas personas van a ser severas. Algunas de esas personas van a necesitar hospitalización. Algunos de ellos, lamentablemente, van a fallecer”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Se trata de un estudio del Instituto de Investigación del Cáncer de Londres, que demostró que el virus del herpes es muy efectivo para tratar cánceres avanzados. La investigación descubrió que RP2, una versión modificada del virus, eliminó las células cancerosas en una cuarta parte de los pacientes que se sometieron al tratamiento.