“Sustracción forzada de órganos”: asesinato de presos para trasplantes, una terrorífica práctica que se masifica

Aunque fenómeno se da en muchos países, la situación en China es particularmente preocupante. Es el único país del mundo que tiene una política de tráfico de órganos a escala industrial que extrae órganos de presos de conciencia ejecutados.




El trasplante de órganos es una terapia que salva la vida de millones de pacientes y uno de los mayores éxitos de la medicina moderna. Sin embargo, un suministro limitado de órganos de donantes, junto con una demanda masiva de trasplantes, ha alimentado la industria mundial del tráfico de órganos que explota a los miembros pobres, desfavorecidos y perseguidos de la sociedad como fuente de órganos para ser comprados por turistas adinerados que realizan trasplantes.

Aunque esta práctica se da en muchos países, la situación en China es particularmente preocupante. China es el único país del mundo que tiene una práctica de tráfico de órganos a escala industrial que extrae órganos de presos de conciencia ejecutados. Esta práctica se conoce como sustracción forzada de órganos.

Para comprender la sustracción forzada de órganos, es útil considerar un escenario hipotético: un paciente en Canadá con una enfermedad cardíaca en etapa terminal necesita un trasplante cardíaco que le salve la vida.

Los médicos en Canadá le dicen al paciente que debe estar en una lista de espera hasta que muera un donante compatible en condiciones adecuadas. Este proceso puede llevar semanas, meses o incluso años. Luego, el paciente encuentra un programa de trasplante en China que puede programar un trasplante cardíaco de un donante compatible con semanas de anticipación.

Esto plantea varias preguntas importantes. El trasplante cardíaco solo puede provenir de donantes fallecidos, entonces, ¿cómo puede el hospital emparejar a este paciente con un posible donante “fallecido” con semanas de anticipación? ¿Cómo encontró el hospital a este donante? ¿Cómo saben cuándo morirá ese donante? ¿El donante ha dado su consentimiento para que se extraigan sus órganos?

Trasladan-órganos-dona-2611098.jpg

Hechos angustiantes

Las respuestas a estas preguntas son extremadamente angustiosas. China utiliza a los presos de conciencia encarcelados como grupo de donantes de órganos para proporcionar trasplantes compatibles a los pacientes. Estos presos o “donantes” son ejecutados y sus órganos extraídos en contra de su voluntad, y utilizados en una prolífica y lucrativa industria de trasplantes.

Como nefrólogos especialistas en trasplantes y profesionales médicos, nuestro objetivo es crear conciencia sobre el tráfico de órganos, en particular la sustracción forzada de órganos, entre colegas, instituciones, pacientes y el público. Estamos involucrados con organizaciones como Médicos contra la Sustracción Forzada de Órganos y la Coalición Internacional para Terminar con el Abuso de Trasplantes en China, que han realizado un trabajo considerable en esta área durante más de una década.

China tiene actualmente el segundo programa de trasplantes más grande del mundo. Las operaciones de trasplante aumentaron rápidamente a principios de la década de 2000 sin un aumento correspondiente en los donantes de órganos voluntarios, lo que generó dudas sobre el origen de los órganos.

Un grupo de personas caminando en Beijing, China. Foto: Reuters

Durante este período de rápido crecimiento de trasplantes, el gobierno chino detuvo, persiguió y asesinó a un gran número de practicantes de la disciplina budista Qi gong conocida como Falun Gong. De manera similar, China en 2017 inició una campaña de detención masiva, vigilancia, esterilización y trabajos forzados contra el grupo étnico uigur de Xinjiang.

Investigaciones de derechos humanos

Las preocupaciones sobre la sustracción forzada de órganos comenzaron a surgir en 2006-7 por el trabajo de dos abogados internacionales de derechos humanos, David Kilgour y David Matas, quienes luego fueron nominados para un Premio Nobel de la Paz por su trabajo. El Tribunal de China , dirigido por el abogado de derechos humanos Sir Geoffrey Nice, se formó en 2019 para investigar de forma independiente las denuncias de sustracción forzada de órganos.

El abogado candiense David Kilgour. Foto: Reuters

El Tribunal examinó múltiples líneas de evidencia, incluidos números de trasplantes, pruebas médicas de prisioneros detenidos, llamadas telefónicas grabadas a hospitales de trasplantes, así como testimonios de cirujanos y prisioneros. La conclusión final se emitió en marzo de 2020 y " confirmó más allá de toda duda razonable” que China había estado utilizando prisioneros de conciencia ejecutados como fuente de trasplantes de órganos durante muchos años.

A pesar de que los funcionarios chinos de trasplantes afirman que se ha llevado a cabo una reforma significativa de los trasplantes desde 2015, la evidencia reciente sugiere que la práctica bárbara de la sustracción forzada de órganos ha continuado. El American Journal of Transplantation, la revista de trasplantes líder en el mundo, publicó un artículo en abril que encontró que la muerte cerebral no había sido declarada en muchas recuperaciones de órganos en China, y que la recuperación de los órganos vitales del donante era la causa real de la muerte. En otras palabras, estos presos estaban siendo ejecutados mediante la extracción de sus órganos con fines de trasplante.

La Sociedad Internacional de Trasplante de Corazón y Pulmón emitió una declaración de política en junio que excluye las presentaciones que están “relacionadas con el trasplante y que involucran órganos o tejidos de donantes humanos en la República Popular China“.

Sensibilización

Desafortunadamente, el uso de prácticas médicas poco éticas contra grupos marginados no es nuevo. Los nazis llevaron a cabo horribles experimentos con víctimas judías en campos de concentración. Los psiquiatras soviéticos crearon un término conocido como esquizofrenia lenta para etiquetar a los disidentes políticos, privándolos de derechos cívicos, empleo y credibilidad. Investigadores estadounidenses estudiaron los efectos de la sífilis no tratada en afroamericanos en el estudio de Tuskegee.

Dirigentes del Partido Nazi en 1938.
Dirigentes del partido Nazi en 1938.

China lleva décadas ejecutando a presos de conciencia y utilizando sus órganos para trasplantes. Los médicos especialistas en trasplantes, los profesionales médicos y la comunidad mundial deben generar conciencia y presionar a los gobiernos, las instituciones y los hospitales para que tomen medidas.

Es fundamental que actuemos con la debida diligencia y evitemos colaboraciones en las que no se pueda garantizar la transparencia sobre el origen de los órganos. Debemos protestar por el encarcelamiento y la opresión injustos e inhumanos de los uigures y los grupos marginados en todo el mundo.

Debemos fomentar el registro de donantes de órganos y apoyar iniciativas que aumenten la donación para, en última instancia, frenar la demanda de tráfico ilegal de órganos.

*Alí Iqbal, nefrólogo de trasplantes, profesor asistente de medicina, Universidad McMaster

**Aliya Khan, profesora clínica, Facultad de Ciencias de la Salud, Universidad McMaster

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

La entrenadora Amanda Caprito, experta en vida saludable, explicó en un medio de Estados Unidos, cuáles son los principales motivos por los que se fracasa a la hora de emprender un plan de reducción de peso