Tinder: cómo sobrevivir a la revolución de las citas, mentiras y machismo

Fotografía: HBO

Una de cada cinco relaciones hoy comienzan en línea. Nuevo documental de HBO que indagó en cómo es usada por jóvenes, advierte que los estereotipos y violencia de género, así como existen en el contacto cara a cara, también están en el mundo de las citas en línea e incluso se exacerban. El engaño tampoco es ajeno.


Una fiesta, círculos sociales o en algún lugar académico, entre otros, eran los espacios usuales en que se podían conocer a futuras parejas, pololos o citas. Hoy también. Pero la diferencia es que esos encuentros no se limitan solo a los métodos tradicionales. Cada vez es más extendido que ese nexo sea on line, a través de una app de citas.

Una de las aplicaciones más populares en el mundo, es Tinder, con un número de descargas que supera los 100 millones. Lanzada en el año 2012, ya está presente en 196 países. Su funcionamiento es simple, de una serie de perfiles, las personas deslizan hacia la derecha para conectarse con otros o indicar que le parece atractivo/a, y a la izquierda si no existe tal interés. Luego si entre ambos coinciden, es decir hacen match, pueden iniciar una conversación.

Cada día en Tinder hay más de 26 millones de coincidencias. Y entre los jóvenes es muy popular. Pero no está orientada para menores. La edad mínima que la app exige es 18 años de edad. Si detectan que alguien menor de esa edad abre una cuenta, es bloqueada.

La primera impresión, y porque no, prejuicio, es que las app de citas son lugares de solo sexo casual. Pero más que eso, han tomado el sitial de uno de las principales modos en que las personas conocen a posibles compañeros.

Y el impulso está dado principalmente por un factor cada vez más relevante: la falta de tiempo. El mundo académico ya habla de “pobreza de tiempo”, como un factor que afecta el bienestar, el cómo y dónde conocer a otra persona, se vuelve complejo. Por eso la app se vuelve atractiva en públicos de todas las edades: estudios en EE.UU. indican que aproximadamente 1 de 5 relaciones comienzan en línea.

Incluso ante la posibilidad de múltiples candidatos y candidatas, es más factible tener elecciones más “juiciosas” , es lo que dice un estudio de la Asociación de Ciencias Psicológicas de EE.UU., que indica que en ese contexto es más fácil no continuar con un posible nexo en poco tiempo, más que en una reunión cara a cara.

No todo lo que brilla…

Pero también existen aspectos que no ven de las app de citas. Así lo resalta la periodista Nancy Jo Sales, de destacada trayectoria en medios como Vanity Fair, New York Magazine, Harper’s Bazaar, The Guardian, entre otros, quien investigó cómo es el mundo de las citas en tiempos de las redes sociales, enfocado principalmente los jóvenes.

La periodista muestra su investigación en el nuevo documental de HBO titulado Swiped: Enganchándose en la era digital, en el que resalta que hay elementos que no están siendo reconocidos como verdaderos problemas en Tinder y que no se tratan de la forma que deberían. Uno de entre ellos, dice, es la violencia: “Existe mucha violencia sexual vinculada con las app de citas. Lo escuché una y otra vez de parte de mujeres que entrevisté. Un estudio llevado adelante en Gran Bretaña reveló un aumento del 450 por ciento en violencia sexual vinculada a citas online en el lapso que va entre 2009 y 2014″, indica. Tampoco Tinder se escapa a los roles de género y al machismo.

El psicólogo Patricio López Salazar, investigador sobre redes sociales y ansiedad del Instituto de Ciencias Sociales y Disciplinas Proyectuales de la Universidad Argentina de la Empresa, indica al respecto, que los estereotipos de género así como existen en el mundo real, en este espacio también existen. Y se exacerban, aclara. Ello principalmente porque tiene un componente visual muy manifiesto: la elección es en base a una foto.

De ese modo, tienen mucha preponderancia los estereotipos tradicionales. Los hombres están concentrados en mostrar señales de estatus a través del atractivo físico, y  algunas mujeres, dice López, porque todo es muy visual, están en carrera por ver quién es más atractiva y sensual. “No es el caso de todas, porque muchas mujeres no saben cómo presentarse en una app de citas, porque quieren transmitir un mensaje diferente, lo que también tiene que ver con el empoderamiento femenino actual”, aclara.

Y el rasgo del machismo social está presente tanto en hombres como en mujeres., indica el psicólogo: “Siempre digo que el machismo no solo le pasa a los hombres, muchas mujeres son muy machistas y consideran que todo pasa por lo físico o que el hombre tiene que venir con una buena billetera, por ejemplo”.

El inicio y formación de vínculos a través de la tecnología está también cambiando las reglas del juego, dice López, pero aún “se dan los viejos problema con un nuevo maquillaje”. Efectivamente se pueden conocer a otras personas que posiblemente nunca hubieran tenido otra posibilidad de conocer, explica, pero las mujeres se exponen a recibir mensajes groseros o solicitudes sexuales.

En ese sentido, indica, queda pendiente que redes sociales y app de este tipo habiliten servicios para evitar conductas inapropiadas. “Las app de citas no están protegiendo contra acoso verbal, muchos de mis pacientes que entraron con las mejores intenciones, cuentan que de repente en dos tres segundos, las están invitando a tener sexo”, dice López. Pensar en un sistema de clasificación como Uber, sería una alternativa para “privilegiar una experiencia más sana del cortejo y conocer gente”.

No es un juego

Una de las cosas que López dice incorporó en la práctica clínica, en tiempos de las nuevas formas de hacer pareja, es recalcar que pese a que lo vean como un juego, no es como un juego. “Todos los ambientes de socialización on line son igual o más complejos que el cara a cara”

¿Cómo manejarse? El primer paso que las personas sean honestas con respecto a sus intenciones dentro de las app de citas. “Los hombres mienten mucho más respecto a las mujeres al inicio de la relación, dicen que están más involucrados de lo que están para tener relaciones sexuales”, indica López. Ellas en cambio, suelen mentir, dice con las fotos que suben en las aplicaciones, “esa eterna preocupación de que piensa el otro de mí, y no privilegiar que quieren ellas de ese espacio”.

Un total del 53% de los participantes de un estudio a mil participantes de citas en línea admitió mentir en ese contexto, indica un estudio en EE.UU. y el Reino Unido de la agencia de investigación global OpinionMatters. Las mentiras más comunes fueron sobre su situación financiera y el tener un mejor trabajo del que realmente tenían. Táctica empleada por más del 40% de los hombres y casi un tercio de las mujeres.

De la misma si hombres y mujeres buscan encuentros sexuales, deben explicitarlo. “El feminismo recalca la liberación sexual y salir del estereotipo de esperar que llegue el príncipe azul, entonces para una mujer declarar que quiere encuentros sexuales y está bien, y es bueno que tengan en claro eso”.

De igual forma, dice el psicólogo, aquellas personas que dicen que quieren ver o probar, pero en realidad buscan es una relación a largo plazo, deben ser honestas con sus intenciones. “Es muy distinto cómo vas a llegar a ese encuentro, en qué se va a fijar, cuando va a decir que si o que no, si ese es el objetivo”.

Para evitar episodios de pornovenganza, se debe asumir que es una posibilidad tanto para mujeres como hombres. La persona que tienen que estar atenta a este peligro e ir desarrollando nuevas normas de convivencia. “Les digo a los pacientes que tengan ojo con lo que mandan por un chat y a través de estas aplicaciones, vivimos en un mundo en que las conversaciones no son privadas, si se saca foto a la pantalla, se viraliza en dos segundos, si un hombre comparte con su grupo de amigos.  El documental muestra ese cambio cultural, de cómo esa información cualquiera la puede tener y que detrás hay personas que pueden sentirse muy afectadas, porque la barrera de lo intimo está muy borrosa“.

Se debe considerar además que un tercio de todas las personas que usan sitios de citas en línea nunca han tenido una cita con alguien que conocieron en línea, según una investigación realizada por la Universidad del Estado de Michigan. Del mismo modo que muchos encuentros no prosperan en el cara a cara, dice el psicólogo. “Siempre ha sido difícil construir una relación y eso también se da en la plataforma tecnológica. Hoy la gente tiene muchas más relaciones y compañeros sexuales antes de establecer una pareja definitiva, algo inédito en la historia de la humanidad. Hoy en  Europa y EE.UU, es normal la donde la cultura de citas, donde un tercio de los matrimonios empezaron en el mundo on line“.

Se tiende a tener cierta nostalgia de tiempos en que se conocía a personas en un cumpleaños, acota el psicólogo, “pero tenemos que tener una escucha genuina de cómo las nuevas relaciones se están relacionando, en vez de connotar de manera negativa que lo que está pasando. Por eso ver qué les hace bien, aconsejar dese la experiencia y considerar que el fenómeno va a seguir creciendo”.

 



Seguir leyendo