Tuntou: el pueblo que fabrica las lámparas del Año Nuevo Chino

Con el inicio del año del Cerdo, el pueblo de Tantou se prepara para fabricar las miles de lámparas que adornarán de rojo y dorado a toda China, y más allá.

Entre brillantes faroles rojos y dorados, los trabajadores de la aldea china de Tuntou se preparan para las celebraciones del Año Nuevo Lunar. Tuntou, en la provincia de Hebei, es famoso por la tradición de 500 años de hacer a mano estas decoraciones, que la gente usa para colgar en sus hogares, calles y negocios para obtener buena suerte, fortuna y prosperidad.

Las miles de linternas fabricadas en el pueblo, en rojo, el color de la suerte y la felicidad, suministran al resto de China, así como a Asia e incluso más lejos. El Año Nuevo Lunar o el Festival de Primavera se celebra el 5 de febrero y marcará el inicio del año del cerdo, un animal que es un símbolo de riqueza.

Una fiesta pública de al menos siete días marca una migración masiva de ciudadanos que recorren el país para celebrar con sus familias. Los chinos se preparan para el evento una semana antes, con un barrido de la casa para sacar la mala suerte. Además, se preparan con anticipación para comprar comida y ropa nueva.

En la víspera de Año Nuevo, las personas barren las tumbas de sus antepasados y decoran sus casas, incluso con las linternas, y se celebra una gran fiesta de reunión familiar antes de los grandes espectáculos de fuegos artificiales. A menudo, el primer día del año nuevo se pasa en casa con la familia, los sobres rojos (que contienen dinero “afortunado”) y los regalos se intercambian y algunos visitarán los templos. Durante los próximos días, los residentes visitan a la familia, comen y juegan.



Seguir leyendo