Juan Enrique Pi (Ind-DC):“La Constitución debe decir que el Estado considera diversos tipos de familia y que todas merecen igual reconocimiento y protección ante la ley”

Juan Enrique Pi, candidato a constituyente por el distrito 11.

"Muchos sectores dicen que (esa definición) no es necesaria porque la Constitución no define la familia y eso es cierto. Sin embargo, por mi rol en defensa de las familias diversas sé que muchos sectores conservadores sostienen que la Constitución de 1980 se refería exclusivamente a la familia como heterosexuales y casadas", argumenta el abogado.




“Dialogar para lograr las mayorías, poder entendernos y no dramatizar nuestras diferencias es fundamental para poder llevar a buen puerto este proceso”. Ese es uno de los desafíos que visualiza el candidato a constituyente por el distrito 11 (Las Condes-Peñalolén) Juan Enrique Pi. Abogado y activista de los Derechos Humanos, su nombre estará en la papeleta en la Lista del Apruebo. “Los constituyentes tienen que ir de vuelta a sus territorios para conversar con sus vecinos, rendir cuentas y recibir opiniones”, subraya el candidato.

¿Por qué se presenta por el distrito 11?

Porque es el distrito en el que vivo y creo que las personas que aspiramos a ocupar cargos de representación popular tenemos el deber de tener un vínculo con el territorio, con los vecinos y vecinas que queremos representar. Mi única condición cuando surgió la posibilidad de ser candidato, que estaba encantado, era que yo tenía que ser candidato por mi distrito porque no iba a hacer turismo electoral.

¿Y por qué con cupo de la DC, se lo propusieron?

Sí. Cuando pasó el estallido social yo había salido de Iguales hace dos semanas porque mi idea era estudiar en el extranjero y cambie mi plan porque algo muy importante estaba pasando en Chile. Una semana después del estallido, la DC me invitó como representante de la sociedad civil a exponer en su Consejo Nacional sobre lo que yo creía que estaba pasando, luego me invitaron cuando lanzaron el comando del Apruebo y recorrí el país para hacer diálogo constitucional. Fueron dos meses muy lindos porque escuché los anhelos constantes de las personas y en este proceso surge la idea.

Como expresidente ejecutivo de la Fundación Iguales, ¿qué debate se debe dar en torno a la diversidad sexual y de género?

La Constitución debe decir que el Estado de Chile considera que existen diversos tipos de familia y que todas ellas merecen igual reconocimiento y protección ante la ley. Muchos sectores dicen que no es necesario porque la Constitución no define la familia y eso es cierto, sin embargo, por mi rol de abogado litigante en defensa de las familias diversas sé que muchos sectores conservadores sostienen que la Constitución de 1980 se refería exclusivamente a la familia como heterosexuales y casadas. Segundo, elevar a rango constitucional el mandato de no discriminación que hoy en día está contenido en la ley 20.609 -Ley Zamudio- porque la Constitución dice que somos iguales ante la ley pero la verdad es que no es así, y que a propósito de la igualdad no se puede discriminar. Tercero, se debería establecer el compromiso irrestricto del Estado con los derechos humanos de todos y todas.

A propósito de los derechos humanos, ¿qué más se tiene que abordar desde ese punto de vista?

La Constitución debería zanjar cuál es el rango constitucional que tienen los tratados de DD.HH en el ordenamiento jurídico. Se debería establecer expresamente que los tratados internacionales son un límite a la hoja en blanco, que para la comisión constitucional tienen rango constitucional y, por lo tanto, deben interpretarse junto con la Constitución como único cuerpo y tratar de armonizar sus disposiciones. Y es importante consagrar a nivel constitucional la institucionalidad de DD.HH y me refiero principalmente a 3 instituciones: el Instituto Nacional de Derechos humanos, el Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura y la Defensoría de la niñez. No sé si todas por separado o generar un gran órgano de DD.HH, hay que discutirlo.

Uno de los puntos más importantes tiene relación con el derecho a la educación y la libertad de enseñanza, ¿qué opinión tiene al respecto?

Ambos son fundamentales para la democracia. Yo creo que el debate que deberíamos tener respecto del derecho a la educación son las características que vamos a mandatar al Estado sobre la educación que debería entregar como fundamento principal para el progreso del país y de superación de la pobreza. También que debe existir un sistema gratuito de educación primaria y secundaria y que tiene relación con la calidad de educación.

¿Qué características debería tener el sistema político que quede estipulado?

Tenemos que abandonar el hiper presidencialismo y avanzar a un sistema semi presidencial que permita a otros actores políticos ser partícipes de las soluciones a los problemas sociales y donde el Congreso tenga un mayor peso político. Segundo, creo que se debe mantener un Congreso bicameral porque permite madurar muchos debates políticos, si bien hay problemas en los tiempos legislativos no creo que la única solución sea consagrar una única cámara. Finalmente hay que conversar sobre el rol del Tribunal Constitucional porque no debería ser un actor político sino que debería ser un actor jurídico técnico.

Algunos candidatos creen que se debe cambiar el quórum de los 2/3 y que se deberían plebiscitar discusiones que tengan mayoría, pero no alcancen el quórum. ¿Qué opina al respecto?

La única forma de modificar el quórum es a través de una reforma constitucional que con 2/3 del Congreso permita cambiarlo porque eso es un acuerdo político que está además escrito en la Constitución vigente. Si la convención acuerda a través de 2/3 plebiscitar ciertos temas me parece que es una salida muy razonable, pero se requiere un acuerdo.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.