Tomás Recart (Ind): “Me preocupa que la discusión esté centrada en cuál es la lista de derechos que pondremos”

Tomás Recart, candidato independiente por el distrito 11 (Las Condes-Peñalolén)

El director ejecutivo de la fundación Enseña Chile es candidato independiente por el distrito 11 y tanto la distribución del poder como el acceso a derechos son parte de sus ejes de campaña.




Candidato pero sin abandonar la fundación Enseña Chile. Ese fue uno de los requisitos que se impuso Tomás Recart (43) director ejecutivo de esa organización desde hace 12 años y uno de sus fundadores.

El ingeniero en transportes con un máster en Harvard competirá por obtener un escaño de la convención constitucional y su desafío no es fácil es candidato por el distrito 11 que comprende las comunas de Las Condes, Peñalolen, La Reina, Vitacura y Lo Barnechea.

Recart es parte de la lista “Independientes con Chile” compuesta por algunos exDC como Mariana Aylwin y Clemente Pérez. Para Recart si bien es relevante la discusión sobre los derechos sociales en la nueva Constitución cree que el tema “más importante” es la modernización del Estado.

¿Cuál cree que será el rol de los independientes en la convención?

Soy de los independientes que sigue creyendo en los partidos y en la política pero es muy importante nuestro rol porque gran parte de la Constitución es sobre cómo se distribuye el poder y es clave contribuir a esa discusión no estando en el poder.

¿Cuáles son sus principales banderas para el debate en la convención?

Que tu origen no determine tu futuro. Hay algo básico que debemos tener para la igualdad de oportunidades, que es el acceso a bienes públicos. Responsabilidad, estructura, incentivos, flexibilidad y no captura, se deben considerar. Cambiar una Constitución no solo es cosa de plasmar un derecho como hoy se está escuchando, hay que trabajar en la arquitectura del Estado. Me preocupa que hoy la discusión esté centrada en cuál es la lista de derechos que pondremos en la primera parte.

¿Qué derechos se deben agregar?

El derecho y acceso a la vivienda y a tener una mínima pensión. Cuando digo acceder esto puede tener distintas modalidades. Pero el tema más importante es modernizar el Estado, que se haga responsable de las necesidades, siendo flexible y permitiendo la colaboración. Ni el Estado, ni el privado, ni las ONG por si solos van a resolver los problemas. El Estado tiene que ir a buscar a ese 15% de pobreza y desde ahí ver cómo y quién gestiona.

¿Qué plantearía sobre el derecho a la educación?

Debe ser un derecho fundamental, un derecho anterior al resto incluso, debe ser la base de todo. Además, educación de calidad en el barrio, que también es una medida de descentralización.

¿Qué propondría en educación terciaria (técnica o universitaria)?

El igual acceso que para unos puede significar cero pesos y para otros puede significar 100% del pago. Cuando hablamos del concepto de libre acceso tienes que haber un Estado mucho más flexible. Tenemos que tratar de que todos puedan acceder a bienes públicos de calidad.

¿Da lo mismo si estos bienes se pagan o no?

Creo en el libre mercado pero no en una sociedad de mercado. Tu capacidad de pago no puede afectar tu acceso a bienes públicos y cuando digo bienes públicos mi lista es grande, son nueve, no solo educación, salud o seguridad. El Estado debe ser responsable y es imposible dar gratuidad a estas nueve cosas, ni el país más desarrollado del mundo lo hace. Ahí es la noción de realidad no es el concepto de gratuidad, el concepto es igual acceso.

Ha dicho que el principal problema de los poderes del Estado está en el Congreso. ¿Por qué y qué modificaría de este?

Tenemos un sistema electoral que no privilegia los acuerdos ni a la mayoría. Se necesitan incentivos para que cada uno busque acuerdos con los de al lado. Debe haber menos diputados y un sistema de elecciones que apunte a que salga electa la mayoría y no una minoría.

Uno de sus ejes programáticos es “tener menos partidos políticos”. ¿Por qué?

Más que reducir partidos es poner incentivos para los acuerdos. Ojalá los partidos antes de discutir una ley, puedan estar medianamente de acuerdo para no demorarnos en resolver. Hay partidos que en sus elecciones internas tienen menos de cuatro mil votantes. Soy partidario de exigir cierto nivel de participación, probidad y cumplimiento de la actitud democrática.

¿Qué tipo de régimen político debería existir?

Hay que seguir con un régimen presidencialista pero más atenuado.

Algunos plantean quitarle atribuciones al Presidente…

Más que que eso, abogaría para que haya más canales de participación. Por ejemplo, gente que no está en partidos pueda proponer proyectos de ley. El Tribunal Constitucional tiene que ser autónomo e independiente y sus miembros deben ser elegidos más por mérito que por afinidad política. Esa facultad se la quitaría al Presidente y al Congreso.

Usted plantea “regular el poder de los gremios que afectan lo público”. ¿De qué forma?

Por ejemplo, el Colegio de Profesores tuvo presidentes en el pasado, me refiero a (Jaime) Gajardo, que era de un partido. Es fundamental realzar que en los gremios esto no pase porque se mezclan las agendas, hay conflictos de interés. El presidente del Colegio de Profesores fue electo con alrededor de 5 mil votos. Propongo que la mayoría elija a su presidente, no un grupo pequeño.

Dice que abogará por el derecho del que está por nacer. ¿Está abierto a discutir sobre el aborto y los derechos reproductivos?

Estoy en contra del aborto porque creo que en el útero hay una persona, que ese es otro cuerpo pero en una democracia gana la mayoría. Yo abogo por la buena discusión, diálogo y debate.

En cuanto al reglamento que se debe elaborar. ¿Cuáles temas cree indispensables?

Encontrar un equilibrio entre transparencia y la seguridad física- intelectual de los convencionales. Tiene que haber un anonimato, por cierto tiempo al menos, en nuestras votaciones porque o si no nunca vas a poder votar ni pensar libremente.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.