Francisco Melo: “Practico el levantarme en la mañana, ordenar el esqueleto y vivir a concho”

Foto: Pablo Wilson

En la Sección Yo el actor de teatro y televisión. Será parte del nuevo estreno teatral de Alfredo Castro, La clausura del amor, que se presentará en el Festival Santiago a Mil.




* Leo

Hoy leo sin cesar La clausura del amor, de Pascal Rambert, la próxima obra que estrenaremos junto a Millaray Lobos y Alfredo Castro, porque no sólo tengo que memorizarla, sino también porque cada día me sorprende su crudeza, realidad y poesía. Para escapar, de vez en cuando me reencuentro con De animales a dioses, de Yuval Noah Harari, sólo por el placer de impactarse y entender cómo llegamos hasta aquí.

* Veo

Mr. Inbetween, serie australiana sobre la vida de un sicario, porque tiene una mirada muy particular de la vida y la muerte, llena de humor negro y una gran música. Long Way Up, un viaje de Ewan Mc Gregor junto a un amigo en moto, porque no sólo me gusta andar en moto, sino también porque me encontré con la tremenda simpatía de este realmente famoso actor.

* Admiro

A Daniela Lhorente, por su talento, coraje y valentía en todo, especialmente en aguantarme.

* Creo

Que el cuerpo habla, incluso a veces grita. Hay que aprender a escuchar al cuerpo, nuestro cuerpo.

* Uso

La cafetera francesa, porque es fácil, rápida y el café en grano no sólo es rico, sino que hace bien, incluso para la próstata.

* Viajo

A Laguna Verde cuando puedo, porque ahí hay un refugio para el cuerpo, el alma y el espíritu… no tan santo...

* Escucho

Listas interminables de “Música para estudiar”, de Spotify, que me ayudan mucho en la concentración. También un podcast llamado Caso 63, donde Antonia Zegers y Néstor Cantillana me atraparon magistralmente con una historia de locura y ciencia ficción.

* Tomo

Vino tinto, porque tengo un buen abastecedor cerca de mi casa y me encanta el vino.

* Compro

Herramientas para maderas, serruchos japoneses, cepillos, formones, escuadras, prensas porque en el fondo quiero ser carpintero.

* Practico

Levantarme en la mañana, ordenar el esqueleto y vivir a concho… no vaya a ser que sea el último.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.