La verdad del berlín chileno: ¿Cuántos hay que comer para que sea cancerígeno?

Autor: Daniela Silva

Ayer un estudio resaltó que el berlín contenía altos niveles de acrilamida, un compuesto cancerígeno que daña el ADN, sin embargo el pan tostado, el queque, las papas fritas y las croquetas también tienen este compuesto.


El día de ayer un estudio de la Universidad Católica dio a conocer que el berlín chileno lideraba entre la pastelería chilena como aquel con el contenido más alto de acrilamida, un compuesto potencialmente cancerígeno. Hoy sin embargo, Gabriel León, científico y autor de los libros Ciencia Pop y Ciencia Pop 2, entregó un nuevo alcance del estudio.

Según explicó el experto mediante su cuenta de Twitter, todos los alimentos que durante el proceso de cocción a alta temperatura (como las frituras o el horneado) que se ponen de color café han pasado por un proceso conocido como la Reacción de Maillard. Uno de los productos químicos derivados de ésta reacción, señala, es la acrilamida, compuesto que además de ser cancerígeno, es genotóxico (es decir, daña el ADN).

Sin embargo, indica, hay muchos productos que tienen acrilamida, tales como el pan tostado y las papas fritas. La clave es la cantidad que se consume.

Según los cálculos del experto, una persona de 70 kilogramos debería comer 1.160 berlines al día (o sea, 116 kilos de berlines) para recién estar en el límite mínimo desde el cual se pueden producir daños medibles.

De acuerdo a Gabriel León, la mayor exposición que tienen los adultos con la acrilamida es con el consumo de derivadas de papas (fritas, asadas, croquetas, etc), que aportan con el 49% de la exposición, seguida del café (34%) y el pan (23%). Luego de esto, señala, viene el consumo de galletas, donas y berlines.

A continuación dejamos el tuit original para seguir el hilo:

 

#Tags


Seguir leyendo