¿Por qué hay personas que siempre llegan tarde?

¿Por qué hay personas que siempre llegan tarde? Foto: Getty Images.

La impuntualidad es un comportamiento que presentan algunas personas y que, si no se mantiene bajo control, puede llegar a afectar de forma negativa sus deberes o compromisos personales. ¿A qué se debe esto? ¿Qué han podido hallar los especialistas sobre la percepción del tiempo en las personas?


Es más que seguro que conoces a alguien que le cuesta ser puntual a la hora de cumplir sus compromisos diarios y que, por más que lo quiera, llega tarde a casi todas las instancias.

De acuerdo a una investigación del sitio YouGov realizada en 2014, 1 de cada 5 estadounidenses llegaba tarde a su lugar de trabajo por lo menos un día a la semana.

Pero, ¿por qué sucede esto? ¿Qué dice la ciencia sobre las personas que llegan tarde? ¿La impuntualidad es un comportamiento que puede cambiar?

Una de las personas que ha indagado en este tema es la autora británica Grace Pacie, quien a partir de su propia experiencia personal de llegar a todos lados fue dejando plasmados sus hallazgos en el libro Late!: A Timebender’s Guide to Why We Are Late and How We Can Change.

Foto: Getty Images.

En palabras de Pacie, “en cuestión de personalidades, hay una curva de campana. En un extremo de la escala están los que yo llamo ‘protectores del tiempo’, que están ansiosos por llegar temprano”.

Al mismo tiempo, dice la autora, están los denominados “flexores del tiempo” (timebenders en inglés), que vendrían a ser aquellas personas que les cuesta ser puntuales.

“A los timebenders no nos gusta la rutina. No nos gustan las tareas que nos son conocidas, y nos aburrimos fácilmente”, comentó Pacie en conversación con el medio BBC. “Nos podemos enfocar muy bien cuando tenemos interés en algo, y si el tiempo es corto, podemos trabajar de una manera muy efectiva”, agrega.

Para la escritora, identificar a un timebender de nuestro alrededor es muy sencillo. En el caso de las oficinas de trabajo, basta con buscar los escritorios más caóticos: “No hemos terminado algo, cuando ya estamos empezando otra cosa”.

Qué motiva el llegar tarde

¿Por qué algunos llegan a tiempo y otros no? ¿Qué es lo que distingue que unos hagan esta práctica más seguido?

Esas aristas quiso descubrir el escritor científico David Robson a través de su libro The Expectation Effect. En entrevista con BBC, el autor explicó que el no llegar a tiempo a los lugares tiene una estrecha relación con “el rasgo de la personalidad de la conciencia”.

“Puedes medir este rasgo a través de preguntas como ¿qué tan organizados y ordenados son? o ¿es una persona puntual?”, dice Robson.

Foto: Pixabay.

En esa misma línea, Grace Pacie argumenta en que los timebenders poseen una percepción diferente del tiempo en comparación a otras personas: “No todos los minutos tienen la misma duración para nosotros”.

“El tiempo puede acelerarse o desacelerarse, podemos perdernos totalmente en algo y perder completamente la noción del tiempo. Por otro lado, si tenemos una hora de entrega, podemos trabajar de manera muy efectiva”, explica la autora británica.

La explicación de la ciencia

En 2016, un grupo de psicólogos de la Universidad de Washington también quiso entender mejor la percepción del tiempo en los seres humanos y decidió hacer un estudio sobre el tema.

Una de las pruebas de la investigación consistía en que a los participantes se les encargaba una tarea, y para ello, se les daba un tiempo específico. Los especialistas a cargo dejaban mirar el reloj, en caso de que los sujetos lo necesitaran.

Sin embargo, la actividad era planeada para cautivar tanto a quien la hacía, que se olvidara de mirar la hora.

Finalmente, las conclusiones del estudio dejaron en claro que a algunos participantes se les daba con facilidad calcular y experimentar el paso del tiempo, usando eso a favor al momento de llevar a cabo sus actividades.

¿Los timebenders llegan tarde a todo?

En palabras de la autora británica Grace Pacie, hay que aclarar que los timebenders no necesariamente llegan tarde a todas las instancias.

De hecho, advierte que este grupo de personas sí puede llegar a tiempo cuando es algo que realmente les importa, entendiendo que si no lo hacen, podrían existir consecuencias negativas.

“Los momentos en los que más estiramos el tiempo es cuando no hay fechas u horas límite y no hay consecuencias, lo que muchas veces coincide con eventos sociales”, apunta.

Foto: Getty Images.

Pacie también hace hincapié en que existen instancias en que los timebenders podrían tener problemas con sus familias o amigos, al dar a entender de que no tienen tanto interés en llegar a la hora y quedar bien frente al resto.

“Creo que es muy útil reconocer el poder de las horas y fechas límite, y que sean reales, externas a nosotros y que tengan consecuencias”, indica.

¿Se puede cambiar y dejar de llegar tarde?

Para el escritor David Robson, probablemente una de las más grandes disyuntivas en este tema es que algunos suelen pensar que la impuntualidad es algo propio de la personalidad y los genes, que “ni siquiera hacen el intento de corregir ese comportamiento”.

“Es así como las narrativas que tenemos de nosotros mismos pueden convertirse en una profecía que se cumple sola”, dice.

Por ello, el autor sugiere que si una persona quisiera cambiar pequeños hábitos en el día a día, eso podría impactar en mejorar un poco su percepción del tiempo.

“Pueden hacer cosas como un horario detallado todos los días o reservar tiempo para organizar su escritorio o su habitación si están desordenados. Cosas que sabemos que hacen personas muy conscientes”, recalca Robson.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.