Un joven fue ejecutado públicamente en Corea del Norte por distribuir K-pop, según un informe de desertores

Un joven fue ejecutado públicamente en Corea del Norte por distribuir K-pop, según un informe de desertores. Foto: referencial / Kim Jong Un.

El documento reúne los testimonios de 649 desertores norcoreanos. Desde el régimen de Kim Jong Un prohíben “la ideología y la cultura reaccionarias”.


Un joven de 22 años fue ejecutado públicamente en Corea del Norte por ver y distribuir películas y música —K-pop— de Corea del Sur.

Los hechos se dieron a conocer en el reciente Informe 2024 sobre los Derechos Humanos, publicado por el Ministerio de Unificación surcoreano.

El documento recoge los testimonios de 649 desertores norcoreanos.

Según el relato de uno de ellos, el joven de la provincia de Hwanghae fue condenado en 2022 por escuchar 70 canciones surcoreanas, ver tres películas de dicho país y distribuir el contenido.

Aquello incumple una ley vigente en el territorio dirigido por Kim Jong Un, la cual prohíbe “la ideología y la cultura reaccionarias”.

En el informe se detallan medidas que ha tomado el régimen para controlar los flujos de información con el exterior.

Otros casos de represión incluyen castigos por efectuar prácticas que las autoridades locales consideran extranjeras, tales como que las novias lleven vestidos blancos, que los novios las lleven en brazos y que beban alcohol en copas de vino.

Según el documento, también se hacen inspecciones frecuentes en teléfonos móviles, para así encontrar términos y expresiones que se puedan vincular con Corea del Sur.

Un joven fue ejecutado públicamente en Corea del Norte por distribuir K-pop, según un informe de desertores. Foto: referencial / Kim Jong Un.

Qué dicen los testimonios de los desertores de Corea del Norte

Como es de suponer, el K-pop está prohibido en Corea del Norte.

De hecho, según informaciones rescatadas por The Guardian, dicha medida forma parte de una campaña que busca “proteger” a los ciudadanos de la influencia “maligna” de la cultura occidental.

En 2022, la Radio Free Asia —financiada por el gobierno estadounidense— afirmó que el régimen de Kim Jong Un también ha adoptado represalias contra los peinados “capitalistas”, los jeans ajustados, las poleras con palabras extranjeras y el pelo teñido o más largo de lo que esperan.

Los expertos en esta materia han asegurado que tales imposiciones son una forma de evitar que la cultura surcoreana entre en su sociedad, la cual exige lealtad “infalible” hacia su supremo líder y la dinastía Kim.

Pero a pesar de los actos represivos, una desertora norcoreana de unos 20 años aseguró a la prensa en Seúl que “la influencia de la cultura surcoreana en Corea del Norte es muy rápida”.

“Los jóvenes siguen y copian la cultura surcoreana, y les encanta todo lo que sea surcoreano”, enfatizó en declaraciones rescatadas por el periódico británico.

Aquello ha sido posible a través de vías informales.

Por ejemplo, recientemente Corea del Norte ha enviado miles de globos con basura y desechos hacia la frontera, como una respuesta a activistas surcoreanos que han mandado globos con propaganda contra el régimen, memorias con K-pop y K-dramas, dólares y alimentos prohibidos en su país.

La desertora que habló con la prensa dijo que después de ver esos contenidos, muchos jóvenes se cuestionan: “¿Por qué tenemos que vivir así?”.

“Pensé que prefería morir a vivir en Corea del Norte”, enfatizó.

Para escapar del territorio en octubre de 2023, la joven recurrió a un barco de madera.

“(En Corea del Norte) por supuesto que no podemos decir nada malo contra Kim Jong Un públicamente, pero entre amigos íntimos, amantes o familiares, sí decimos esas palabras”, sentenció.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbete aquí.