Cinco claves para transformar tu Instagram en un imán de clientes ideales

Foto: REUTERS/Dado Ruvic

Crear un perfil adecuado, analizar métricas, utilizar herramientas para conocer a tu audiencia y no obsesionarse con la cantidad de seguidores son algunas de las recomendaciones que entrega una experta para tener éxito con tu emprendimiento en esta red social.


Los emprendedores están utilizando Instagram como plataforma para su negocio, ya sea de productos o servicios. Pero antes de comenzar a trabajar en esta red social y tener éxito, los usuarios deben tener en cuenta una serie de factores que los ayudarán a llegar a sus clientes ideales.Fernanda Gil, experta en marketing digital para startups y pymes y dueña de la agencia digital Wilov Mktg, entrega cinco claves para que tu Instagram sea un imán de potenciales compradores.

1. Perfil optimizado

  • Foto de perfil clara: “Si la imagen es un logo, hay que preocuparse de que se lea bien, y si es la foto de una persona, que la cara ocupe el 80% del espacio. Muchas veces veo errores de que ponen un logo con una letra que no se ve ni con lupa y, como ese círculo no se puede agrandar, da mala impresión y tu imagen parte perdiendo”, dice Gil.
  • Al lado del nombre de la marca o persona agregar una o más palabras clave: “Por ejemplo, si vendo ropa para guaguas, poner el nombre de la tienda y al lado ‘ropa de bebé’. Hay que pensar qué tipo de palabras clave buscarían nuestros potenciales clientes en Google y eso agregarlo al lado como una categoría”, puntualiza.
  • En la biografía decir en tres líneas qué ofreces o cómo ayudas, a quiénes, y cómo lo haces, y luego hacer un llamado a la acción con la web o enlace personalizado: “De repente veo que se escribe prosa y se trata de transmitir como un lema o como una cosa medio inspiradora, pero la verdad es que ahí lo que necesitamos es entender qué es lo que ofrece esa persona o este negocio. Ese texto puede ir acompañado por emojis, que siempre hacen más fácil y más amigable la lectura. La gente en Instagram no lee, son dos segundos en que escanean, así que hay que tratar de ser muy conciso con la información. Y la biografía tiene que terminar con un llamado a la acción: ‘Revisa nuestra web’ o ‘entra a este link’. No tenemos que pensar que porque abajo aparece un sitio web la gente va a entrar. Puede que algunos entren a cachurear, pero lo que nosotros pensamos que es lógico, no lo es”, explica la especialista.
  • Historias destacadas que ayuden a complementar la biografía y aporten conocimiento sobre el trabajo, producto o servicio que se vende: “Es súper importante ocupar estas portadas de historias destacadas que también hagan que visualmente sea mucho más atractivo y amigable. Yo sugiero no poner más de cinco en las que, por ejemplo, se cuenten testimonios de clientes, haya explicación un poquito más larga de qué es lo que hacemos o se muestren procesos de trabajo”, agrega.

2. Estrategia de comunicación en RR.SS.: “Sin estrategia se pierde tiempo, energía y probablemente plata también tratando de achuntarle a qué contenidos compartir. Pero al tener una vamos a tener todo más claro y no vamos a tener que estar cabeceándonos todos los días con qué compartimos. Una estrategia se ve como algo muy elevado, pero también se puede hacer en versión homemade, la puede hacer un dueño de emprendimiento que no tiene todavía los medios para invertir, porque es preguntarse dónde estoy, dónde quiero llegar y cómo voy a hacerlo. Es cómo voy a lograr pasar desde el punto A al B”, dice Gil y detalla que, para esto, hay que hacer dos pasos fundamentales:

  • Definir el público objetivo: “Decidir a quién queremos llegar y que nos compre es algo mucho más desarrollado que ‘mujeres y hombres de 20 a 35 años que vivan en tal comuna’. Es decir, ojalá entender por qué nuestra solución les sirve, cómo estamos ayudando a esa persona, qué valores tiene”, sostiene.
  • Definir los pilares de comunicación que compartirá el negocio en RRSS: este punto, señala Gil, tiene que ver “con qué temas podemos adornar nuestra comunicación. Las redes sociales no se hicieron para vender, por más que las usamos para eso, pero no están hechas para colgar puros afiches de 2x1, promociones y descuentos, para eso se ocupan las campañas en redes sociales. Por eso el contenido es la forma de atraer más gente. Para ser un imán hay que ayudar, compartir conocimiento, apoyar desde tu expertise a la audiencia. De esa forma uno se transforma en una autoridad en su tema y se pueden atraer potenciales nuevos clientes. Esto no quiere decir que no vamos a compartir nada comercial, pero hay que balancearlo”.

3. Plan de contenidos:

  • No abusar de contenido comercial, hacer 80% - 20% entre comunicación de valor y comercial, respectivamente.
  • Planificar el contenido, calendarizar, y dejar un espacio para la improvisación, pero no todo.

4. Interactuar con la audiencia en Instagram: “Las redes sociales se hicieron para interactuar y no para vender. Es muy importante interactuar con los que te siguen y con los que no te siguen también. Contestar siempre todos los comentarios, todos los DM. Nos interese o no nos interese, pero eso es básico para crear una comunidad. Interactuar con la audiencia, reconocer a los que son más fieles y que siempre están tirando buena onda y devolver esa buena onda. También hay que aprovechar las herramientas de las historias de Instagram, como las preguntas y encuestas, para conocer mejor a la comunidad. Al saber mejor quién es la contraparte vamos a poder afinar mucho nuestra comunicación y también nos puede abrir nuevas líneas de negocios o de servicios”, comenta Gil.

5. Medir: Es importante usar las métricas desde la App u otras plataformas como Metricool, ver qué contenidos funcionan mejor que otros y cuáles generaron más interacción, qué horarios son los mejores —no existe un mejor horario transversal para publicar, depende de cada cuenta—, qué formatos funcionan mejor, y, en base a estas métricas, mejorar mes a mes. Para tener acceso a estos números es fundamental utilizar una “cuenta profesional” o “cuenta creador”.

Bonus:No obsesionarse con la cantidad de seguidores: “No sirve de nada tener un millón de seguidores si es que no generamos ningún impacto en ellos: no interactúan, no comentan, no ponen like. Mucho mejor tener una comunidad más acotada, pero que realmente se interese en lo nuestro”, dice la experta. Y luego añade: “Es mejor obsesionarse con atraer a los que realmente nos van a querer y que le vamos a ser relevantes y van a participar y van a ser súper fieles. Está súper dicho que, por favor, no hay que comprar seguidores: mal ese error, antiguo. Mejor tener poquitos e ir creciendo orgánicamente”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.