Tips para manejar el estrés del cierre del año

Ilustración: Sandrine Anne.

Ritos y símbolos, como un asado o una tarjeta personalizada, son algunos de los consejos que un experto entrega para el final de un año especialmente difícil para emprendedores.


El cierre de año suele asociarse a fiestas y celebraciones, tanto en casa como en el trabajo. Pero luego de meses tan complejos, este fin de ciclo puede convertirse en una experiencia compleja, especialmente para aquellos emprendedores que tuvieron que tomar decisiones difíciles en este período.

Desde la Universidad de Chile, Iván Gezán, docente del curso “Innovación y emprendimiento ¿Cómo reinventar (se) en tiempos difíciles?”, entrega recomendaciones especialmente pensadas para el cierre de 2021 de emprendedores y sus colaboradores.

Gezán afirma que estamos sometidos a niveles de estrés permanentes. “Según un estudio del experto en coach Richard Boyatzis en 90 países, entre 12 y 18 veces al día nos llega alguna situación que nos estresa (un email que no queríamos, un casi choque en auto, un empujón en la calle, etc.)”, cita el académico.

“A eso se suman situaciones puntuales que son ‘puntas adicionales’ que nos estresan profundamente, como la pérdida de un ser querido, el no pago de una factura de la que depende nuestra empresa, la pérdida de clientes por la pandemia o tener que despedir gente que depende de ti. Ambas cosas nos complican a un nivel que ya sin pandemia se nos hace difícil de sostener, y la pandemia solo lo complica más aún”, agrega, y entrega algunas claves para cerrar este complejo período:

Conversa con tu equipo: Un gran error que cometen muchos emprendedores es creer que tienen todas las respuestas. En innovación se usa la observación y las entrevistas para detectar las necesidades de tus clientes y poder sorprenderlos con soluciones que les permitan resolver sus problemas. La propuesta es hacer lo mismo, pero con tus colaboradores. Así que para reducir el estrés, pregúntale a quienes trabajan contigo qué es lo que necesitan (ojo, no es qué quieren, sino lo que necesitan y no es una encuesta, es una entrevista).

Puedes pedir ayuda: Es clave que si tienes una opinión muy fuerte sobre tu gente (más aún si crees que pueden tenerte un poco de temor), lo mejor es que le pidas a alguien de tu confianza que haga estas preguntas a los demás. Puede que alguno necesite estar los jueves a las 18 horas en casa, porque es la única posibilidad que tiene de ver a sus hijos más tranquilo, después de una difícil separación. Quizás otro quiera juntarse con sus amigos el martes al almuerzo y poder estar tranquilo con ellos, porque no los ve hace tiempo. O que una diga: “Yo me siento en conexión acá en el trabajo y no tengo problemas de suplir a alguno de mis compañeros” y recibir una felicitación por ello.

Celebra con tus colaboradores: No cabe duda que celebrar con los colaboradores es más importante que nunca. Y una muy buena alternativa es hacer ritos de celebración y símbolos de reconocimiento.

Rito: Puede ser tan simple como hacer un asado, tomando en cuenta las diversidades, es decir, si hay vegetarianos agregar productos para que ellos también sean parte.

Símbolo: En esa misma celebración, puedes entregarles a tus colaboradores un símbolo de agradecimiento, como una tarjeta a cada persona, que la hayan escrito entre todos los demás, reconociendo sólo los aspectos positivos de esa persona. “No es una actividad de feedback o retroalimentación de mejora, es una actividad de reconocernos, de remirarnos desde un lugar diferente”, destaca Gizán.

Que todos participen: “No recomiendo que sea solo un reconocimiento de la ‘jefatura’, pues eso le puede quitar fuerza a un reconocimiento más transversal. La reunión y las actividades simbólicas deben ser con apertura genuina y no como un acto de obligatoriedad”, dice el experto. “Si no se hace en forma abierta, la probabilidad de que se considerare una actividad hipócrita y obligada crece y el efecto es el contrario al que se quiso conseguir originalmente”, añade.

Sí a los regalos, pero personalizados: Si quieres regalar algo físico simple, como una canasta familiar, haz una distinta por colaborador y con una tarjeta tuya de puño y letra (no escrita por algún ayudante). Si la gente tiene pareja, bueno, que tenga productos para ambos; si es una familia, entonces incluye dulces y cosas pequeñas para los niños. Si los hijos son grandes, entonces puedes incluir cosas para picar en vez de dulces.

Ordena la casa (o la Pyme): Uno de los factores críticos de estrés es la incertidumbre. Y un amigo muy cercano de la incertidumbre es el desorden. De hecho, trabajar con un escritorio desordenado es mucho más estresante que con uno en el que solo esté arriba lo que necesitas. “¿Tu escritorio está permanentemente lleno de pendientes con infinitas carpetas que te recuerdan lo que no has hecho?”, se pregunta Gizán. Y se responde: “Apuesto a que avanzas 2 minutos en una cosa y cambias de tema porque viste una carpeta que tienes que revisar y el día se te va sin haber terminado”.

Lo mismo ocurre en términos generales en la empresa. Así que comenzar un 2022 con el “escritorio ordenado” es tan importante como empezar el año con la “casa ordenada”. Lo importante es no ordenar solo.

Recomendaciones en cuatro aristas (con ejemplos de preguntas):

· Gestión de ventas: ¿Cuánto de ingresos entrará este año por ventas pendientes? ¿Qué necesitas hacer para cumplir con esta estimación?

· Gestión de operaciones: ¿Qué estás haciendo en tus procesos que no son necesarios? ¿Estás siendo tú el freno de mano para avanzar más rápido, porque te sumas muchas actividades y finalmente retrasas a todo el mundo?

· Gestión de finanzas: ¿Armaste un balance anticipado del año?, ¿Cuánto tienes en caja? ¿Cómo entras al próximo año? ¿Qué tan controlados están tus gastos? ¿Cómo te influirá el pago de impuestos, sueldos, gastos y los cambios que pueda tener el aporte del Estado?

· Gestión de personas. ¿Qué necesita tu gente?, ¿Cómo puedes darle un espacio de mayor comodidad?, ¿Cómo pueden trabajar mejor? Y la más importante: ¿Qué necesitas tú para trabajar con más tranquilidad y mejorar tu capacidad de liderazgo?

Aplica el Start-Stop-Continue: Al revisar cada uno de las anteriores aristas, puedes hacer tres columnas para cada una, con tres preguntas que respondan al Start-Stop-Continue:

· Start ¿Qué debo comenzar a hacer?

· Stop ¿Qué debo dejar de hacer?

· Continue ¿Qué debo seguir haciendo?

Proyecta 2022: El experto de la Universidad de Chile recomienda hacer un ejercicio que ubique a tu emprendimiento en 3 posibles escenarios, conclusión que saldrá al revisar las 4 aristas anteriores.

Escenario 1. Prueba ácida: Proyecta un escenario que te mantiene muy en el límite, que te deja en situación de supervivencia que -aunque no sea ideal- te pone en posición de sostener. Por ejemplo, si tu nivel de ventas está muy ajustado y estás en términos financieros complejos, ¿debo pedir un préstamo? En el fondo es ponerte en una situación difícil, pero sostenible.

Escenario 2. Tranquilo-nervioso. Visualiza un escenario en el que estás más tranquilo, pero no puedes tirar la toalla. O sea, mejores ventas, más tranquilidad financiera, eso te permite invertir un poco en tu operación y tus personas ¿qué decisiones tienes que tomar frente a este escenario y que te permiten proyectarte mejor?

Escenario 3. Tranquilo-feliz. El mundo se transformó y las cosas están fluyendo. Parecía imposible pero ya estamos en un camino incluso mejor que el de prepandemia. ¿Qué decisiones tienes que tomar frente a este escenario? ¿En qué puedes invertir ahora?

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.